Propósitos perversos para el año nuevo

Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

imagen tomada de elmunicipiotoledo.blogspot.mx

imagen tomada de elmunicipiotoledo.blogspot.mx

.

En la parroquia de moda en la ciudad, al concluir la “misa de gallo” para agradecer a Dios el fin de año y el comienzo del nuevo, el ángel dorado del nacimiento, que sostenía un listón con la palabra Gloria, le decía al ángel blanco que señalaba, con el índice derecho, el camino a seguir por los pastores: “¡De veras que el párroco se lució esta vez! Hasta yo me conmoví con sus palabras y su elocuencia. Y esa idea de repartir a todos los fieles una hojita con los propósitos de la comunidad para este año, es de verdad ingenioso”. El ángel blanco asentía emocionado: “Sí, en tantas navidades y fines de año que hemos estado aquí, nunca me había emocionado tanto”.

Otro ángel, el que estaba atrás de José, de María y del niño Jesús interrumpió: “Hablen más bajo, o despertarán al Niño. Miren, aquí dejaron una hojita de los propósitos comunitarios”. El ángel comenzó a leer:

“Propósitos comunitarios para el año nuevo. Enero: Oraré a Dios para que toque el corazón de los gobernantes y llegue el fin de la guerra y la obtención de la paz en lugares de conflicto;

Febrero: Con motivo de la cuaresma, oraré para que Dios conceda la conversión de los narcotraficantes y delincuentes;

Marzo: Con motivo de la pascua, oraré para que Dios conceda al mundo su gracia y puedan conocer su amor aquellos que aún no le conocen;

Abril: oraré a Dios por los niños que son explotados y tienen que trabajar, para que el Señor Dios les conceda una niñez alegre y feliz;

Mayo: Oraré a Dios por las personas que emigran en busca de trabajo, para que sean respetadas en sus derechos;

Junio: pediré a Dios por quienes padecen la pobreza, para que les conceda, en medio de su necesidad, el amor y la alegría y el remedio de sus sufrimientos;

Julio: pediremos a dios por nuestro planeta, para que se conserve en él la vida;

Agosto: pediremos a Dios para que les conceda a nuestros niños y jóvenes tener educación de calidad que los haga mejores;

Septiembre: oraré para que Dios de al país gobernantes responsables y honestos que lo hagan crecer y progresar;

Octubre: oraré por los países que padecen hambre, para que Dios tenga misericordia y les conceda bienes y alimentos;

Noviembre: pediré a Dios por los ancianitos, para que les conceda alegría y amor, especialmente a los que viven solos y abandonados;

Diciembre: .

“¡Excelente!” dijeron los tres ángeles con rostro alegre y satisfecho. Un lloriqueo los hizo voltear. El niño Jesús lloraba. “¡Señor!”, exclamaron los tres ángeles, “te hemos despertado con nuestras charlas”. “Nada de eso”, dijo el niño Jesús sorbiendo la nariz y con los ojos rojos, “no he podido dormir desde que escuché el sermón de esta noche. Fue terrible, o ¿es que no se dan cuenta de lo perverso de todos esos propósitos que leyeron?” Los tres ángeles se miraron perplejos. “Pero todo esto son muy buenos deseos Jesús”, dijo el ángel blanco, “no entiendo el por qué sean perversos”. “Sí, explícanos, Señor”, dijeron los otros dos.

“Pues bien”, dijo Jesús, “no dudo de la buena intención con que se hacen estas cosas, pero es señal que no han entendido nada, empezando por su elocuente párroco”. Jesús se acomodó en el pesebre. “Es muy lindo y sencillo pedirle a Dios todas esas cosas, pero piénsenlo bien: ¿Habrá que decirle al Padre Dios que tenga misericordia de sus hijos que tienen hambre, como piden en octubre? ¿Qué el Padre Dios no está enviando el Espíritu al mundo para guiarlo? El que yo haya nacido igual a todo ser humano, haya padecido el frío, el calor, el hambre, la sed, el que yo haya trabajado con mis manos, el que haya tenido amigos y enemigos, el que haya muerto en la cruz no es acaso el signo más claro de que Dios está de parte del ser humano?” La voz de Jesús se endureció. “¿Es que me faltó algo por hacer? ¿Es que tampoco ustedes han entendido lo que significa el Evangelio?”

Los ángeles estaban cabizbajos. Jesús continuó: “No es a Dios a quien hay que pedirle todo eso. No es al Padre Dios, no es a mí a quien tienen que mover a compasión. Son los mismos seres humanos quienes tienen que rogarse unos a otros. No soy yo quien va a las urnas a votar o quien se queda en casa, no soy yo quien decide pagar o no pagar impuestos, no soy yo quien se preocupa primero por el dinero antes que por mi hermano o hermana, no soy yo ni mi Padre quienes no producen empleos y provocan la inmigración ¿o ya se les olvidó que yo fui un inmigrante en Egipto? No somos nosotros quienes impedimos que el amor y la felicidad crezcan en el corazón de los niños, de los ancianos o de los pobres”.

Jesús prosiguió: “por muy buenas intenciones que tengan esos propósitos, son perversos porque desfiguran el rostro de mi Padre, lo hacen aparecer como alguien indiferente al dolor, al sufrimiento, a todo lo que ocurre en el mundo. Son perversos porque hacen a cada persona renunciar a su libertad y a su compromiso por el otro, y lo dejan todo en manos de Dios, cerrando su corazón al mensaje del Evangelio: ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Los ángeles miraban a Jesús. No sabían que decir. Jesús dijo: “El mejor propósito para el año que inicia es hacer el bien a quien pueda hacerlo y en el momento que me necesitan, ser responsable en mi escuela, trabajo y familia, ser conciente que el bien que no haga nadie más lo hará y que el daño que haga a otro, tarde o temprano recaerá en mí. El mejor propósito es vivir como el Evangelio lo pide”.

Los ángeles se miraban tristes. “No estén tristes”, dijo Jesús, “no es imposible, pues mientras exista amor, por pequeño e ingenuo que sea, existe la esperanza para todos. Y Dios es amor. Feliz año nuevo”. Los ángeles volvieron a sonreír. Esa noche, un indigente compartió con otro el pan que encontró en la basura.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a

gabrioignaz@yahoo.com

Anuncios

4 pensamientos en “Propósitos perversos para el año nuevo

  1. Gracias por lo escrito, hare todo lo posible por poner en práctica lo que Jesús nos ha pedido desde su nacimiento y así dar testimonio de que Dios vive en cada uno de nosotros y un mundo nuevo es posible.
    Lo mejor para este año…

  2. TOTALMENTE DE ACUERDO, EL AMOR TODO LO PUDE, POR LO TANTO TENDREMOS ESPERANZA EN UN MUNDO MEJOR, HECHO POR LOS HOMBRES, DONDE SE DEJE HABLAR Y ESCUCHAR MAS AL CORAZON.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s