Sin Título (III)

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

V

Después  de  charlar  con  el  sacerdote,  nos  confirma  que  el  aceite  que  usan  para la  unción  para  los  enfermos,  es  de  oliva,  uso  exclusivo  de  los  curas  para  ese  rito,  tal  vez,  el asesino  lo  consigue  no  necesariamente  de  alguna  parroquia,  también  nos  confirma,  que  se  pone  en  las  muñecas  y  en  la  frente  del  enfermo,  pero  no  nos  lleva  a  nada,  aún.

En  un  café,  viendo  a  Patricia,  platica  con  su  pareja,  justificándole  tal  vez,  estemos   más  días  de  los  acordados.  Siempre  me  encantó  Patricia, pero  no  entro  en  sus  preferencias,   es  lesbiana,  suspiro,  por  la  maldita  razón  de  no  ser  mujer,  así  podría  ser  su  pareja  en  estos  momentos.   El  consuelo  que  tengo,  la  puedo  ver  salir  de  la  ducha  completamente  desnuda,  ella  ni  se  inmuta  cuando la  veo,  no  le  importa.

Tomando  café  con  tequila,  no  hay  duda  que  estamos  frente  a  un  <<asesino  serial>> el  perfil   de  éstos  individuos,  es  cuando  comete  dos  o  más   asesinatos   en  un  lapso  no  mayor  a  30  días,  incluido  el  período   de  enfriamiento   entre   uno  y   otro,  cuya   motivación  es  la  gratificación  psicológica  o  sexual  que  dicho  acto  le  proporciona.  No  hay  que  confundirlo  con  el  asesino  múltiple  o   multiasesino,  éste  comete  el  asesinato  de  más  de  una  víctima  en  un  solo  evento.

Desde  hace  siglos,  se  ha  intentado  establecer  un  patrón  psicológico  o  perfil  de  los  asesinos  seriales,  recordemos  al  famoso  <<Jack  El  Destripador>>  que  data  del  año  1888.  Un  asesino  serial   es  resultado  de  un  proceso  complejo  que  involucra   factores  biológicos,  sociales  y  de  su  entorno  ambiental;  hasta  la  fecha  no  ha  sido  posible  identificar   cuáles  influyen    en  un  individuo   para  que  se  convierta  en  un  asesino  en  serie.   Tampoco  es   posible  buscar  una  combinación  específica  de  antecedentes  o  un patrón  genérico   del  asesino  en  serie.

Podemos  descubrir  algunas  de  ellas:  sus  motivaciones  son  siempre  individuales;  tienen   predisposición  biológica,  una  anomalía  fisiológica  del  cerebro  por  dar  un  ejemplo,  moldeada  por  su  carácter  psicológico  y  que  se  hace  presente  durante  una  fase  crítica  de  su  desarrollo   humano,  familiar  y  social.

Cuando  en  sus  crímenes  involucran  sexo,  como  es,  en  éste  caso,  significa   que  en  algún  punto  de  su  desarrollo  psicológico,  erotizaron    la   violencia,  la  cual   queda  inexplicablemente   asociada  a  la   gratificación   sexual  de  su  psique.  Tal  vez,  una  iniciación  sexual  por  parte  de   la  madre  o  familiar  cercano a  temprana  edad.

Sus  motivaciones  pueden  ser  diferentes  y  pueden  cambiar  durante  la  serie  de asesinatos  que  cometan  y  en  último  caso,  los  cometen  porque  desean  hacerlo,  simplemente,  así  sin  más   lógica  alguna.

Por  lo  regular  tienen  un  comportamiento  depravador,  valoran  poco  la  vida  humana,  y  a  menudo  padecen  de  alguna  psicopatía,  puede  ser  interpersonal,  casi   siempre   tienen   una   falsa  apariencia   encantadora – manipuladora,  no  sienten   ningún  remordimiento,  tienen  traumas   por  la  manera  que  fueron   conducidos  en  su  infancia.

1999.

Diócesis  de   Chilpancingo,  Guerrero.  Escándalo    entre  la  feligresía  católica:  descubren  sacerdote  que  abusa  de  tres  menores;  dos  niños  y  una  niña,  sus  edades  oscilan   entre  los  10  y   12  años.

La  Diócesis  decide   ocultar  los  hechos  y  no  permite  que  el  sacerdote  sea  juzgado  por  las  leyes  civiles.

Del  sacerdote  paedofílico   ya  no  se  supo  nada,  desapareció,  la  Diócesis  no  tomo  el  asunto  como  algo   grave,  ni  le  retiro  el  ministerio  sacerdotal.

12 de diciembre  del  2012.

Otro  asesinato,  ahora  fue  en  una  colonia   popular  Valle  Verde,  sólo  han  pasado  17  días,  desde  el   primer  asesinato.

Son  perfectos   sus  crímenes,  no  encontramos  nada  que  nos  lleve  a  él,   aunque  encontráramos  un vello  púbico  del  asesino,  no  contamos  con  el  ADN  de   todos  los  seres   humanos  registrados  y  menos  en  el  norte  de  México.

Ahora   el  bebé,  fue  una  niña,  los  anteriores   fueron  niños.  Una  vecina  que  vende  periódico  a   hora  temprana,  da  el  aviso  a  la  policía,  pues  vio  la   puerta  de  la  humilde  casa  abierta.   Cuando   entro  se  dio  cuenta  del  hallazgo   espeluznaste,  no  tardo  en  correr  la  voz  más  rápido,  que  el  envío  de  un  mensaje  por correo  electrónico.   Tomaron   el   frente   de  la casa  con  teléfonos  celulares  que  ya   corre  el  vídeo  en  You  Tube;  por  Fecebook   y  Twitter.   No  tardaron  en llegar  los  periódicos   amarillistas, la  noticia  se  propago   como   fuegos  pirotécnicos.

En   toda  la  ciudad   corría  el  rumor  de  un <<Asesino  Satánico>>.  A  las  autoridades  no  les   quedo  de  otra,    que  dar  un  conferencia  de  prensa,  para  calmar  la   psicosis   colectiva  que  estaba  por  nacer,  no  les  convenía  con  tantos  escándalos,  que  ya  tenía  el  gobierno   local.

VI.

-Padre  Miguel,  le  buscan.

-¿Quién  Arnulfo?

-Un  señor,  requiere  de  hablar  con  usted,  para  lo  de  un  permiso.

-Déjalo  pasar,  aquí  estoy  en  la  oficina.

-No  le  quitaré  mucho  tiempo  padre.   Solamente  pedirle  permiso,  para   poder  vender,  algunas  imágenes  de   niños  Dios,  afuera  de  su   templo,  al  terminar   la  misa.

-Solamente   requiere  de  eso,  no  va  a  pedir  limosna ¿verdad?

-No,  cómo  cree  padre,  vivo  de  hacer  éstas  imágenes,  las   hago    yo  mismo.

-Pues,  cuente  con  ello.

-Gracias,  padre.

-¿Puedo  ver  una  de  ellas?

-Si  usted  gusta  padre,  mire.

-Tienen  algo  especial  éstas  imágenes,  realmente  parecen  de  verdad. . . Sus. . .  Sus  ojos,  son  los  que  más  me  impactan,  hay  ternura  y  al  mismo  tiempo  es como  si  gritaran  una  violencia  no  humana.  Sus  ojos. . .  Parecen  de. . .   Como  si  fueran   de  niños  recién  nacidos.

-Son  muy  especiales,  cada   imagen  de  niño  de  Dios  que  hago.  Lo   heredé  de  mi  madre,  ella  me  enseñó  un  cariño   muy  especial  a  los  niños,  digo,  a  estas  imágenes.

-Pues,  se  te  van  a  vender  rápido.

-Con  permiso  padre,  gracias.

VII.

Toda  la  ciudad  se  respira  un  tedio,  un  hartazgo,  así  será   ésta  ciudad,  el  frío  cada  vez  cala  más  en  los  huesos.

Tres  asesinatos  en  un  lapso  de  17   días,  las  autoridades   ya  nos  presionan,  para  dar  con   el  asesino.

Patricia  me  comenta  que   recibió  una  llamada  del    padre  que  fuimos  a  ver,  a  que  nos  aclarará   lo  del  aceite   que  encontramos  en   las  víctimas,  la  última  también  lo  tenía.   Me  comenta  que  nos  invita  a  su  parroquia,   que  vayamos   lo  más   pronto   posible.

Estamos  por  terminar  de  comer   huevo  con  machaca,  así  le  llaman  por  acá  a  la  carne  seca,  que  la  traen  de  un   municipio  llamado  Múzquiz,   con  frijoles  con  chorizo  de  Nueva  Rosita,  y  con  tortillas  de  harina  que  nos  preparo  la  señora   Yolita,   me  están   gustando  las   gordas  de  harina,  como  las  llaman  por  acá.  En  el  D.F.  casi  no  comemos  tortilla  de  harina,  no  me  gustaban,  pues  las  que  conocía  eran  de  la  Tía  Rosa,  y  esas   están  muy   pinches,  pero  estás,  sí  que  son  un  banquete  disfrutarlas.   Supongo  que  después  de  comer,  iremos  con  el  pinche  padre.

¿Qué  tal  padre. . .?  Soy  el  Padre  Armando,  creo  que  la  última  vez,  ni  nos  presentamos,  pero soy  Armando  simplemente,  pueden  llamarme  por  mí  nombre.

Le  hable  a  tu  compañera,  a   Patricia,  si  a  ella.

Después  del  último  suceso   que  ha  conmocionado  a  “las  buenas  conciencias  saltillenses”.

El  pasado  domingo,  en  misa  del  medio  día,  me  tocó  confesar,  al  escuchar  a  ese  hombre,  quede  intranquilo.

Le  calculo  la  edad  de  más   30 años  o  40  años,  me  llamó  la  atención  su  confesión,  no   tiene  caso   que  repita  lo  que  escuché,  además  para  no   violar  el  sigilo,  con  esto  que  les  voy  a  compartir,  no   lo  violo.    No  pude  quedarme  en  el  confesionario,  después  de  lo  que  escuché,  salí  a  buscarle,  pero  lo  perdí,  pues  a  esa  misa  viene  mucha  gente,  no  era  una  confesión  ordinaria,  al  instante  deducía  que  ese  hombre  necesitaba  ayuda   psicológica  y  más  especializada,  no  una  simple  confesión,  pues  en  esa  persona  se escuchaba  algo  obsesiva.

¿Y,  eso  qué  Armando?  No  les  hubiera  llamado  para  quitarles  su  tiempo,  pues  sé  que  esto,  ya  está   fuera  de  control  y  me  imagino   que  los  están  presionando,  para  que  ya  no suceda  otro  crimen,  como  el  que  hemos  sido  testigos   en  esta  ciudad,  que  de  6  años  para  acá,  ha  perdido  su  tranquilidad  pueblerina.  Creo  que  es  el  precio   que  se  paga  por  empezar  a  ser  una  ciudad   grande.

No  les   he  ofrecido  nada,   les  voy  a  servir  un   vino  dulce,  no  es  el  del  para  consagrar  claro,  me  lo  regala  una  familia  de  Parras,  es  exquisito,  bueno,  a  mi  me  encanta,  es  de   uva  con  nuez,  lo  llaman  Vesubio.  No  tienes  algo  más   fuerte  Armando,  como  un  tequila,  o  bueno,  un  whisky,  me  temo  que  no,  está  bien,  no  te   preocupes.

Casi  no  tomo,  a  mí  me  encanta  más  la  cerveza  y  si  es  oscura,  mejor.   Pero,  pruébenlo,  como  digestivo  les  caerá  bien.  Además   vienen  del  D.F.  No  se  cierren  a  gustar   las  bondades  del  norte.

No  sé,  si  tenga que  ver  algo  mis  hipótesis,  unido  al  hombre  del  cual   escuché  su  confesión,  de  alguna  manera  presiento  que  tiene  alguna  asociación.

Un  día  atrás,  llegó  una  señora  a  buscar  alguno  de  nosotros,  necesitaba  que  le  bendijeran  una  imagen   de   un   niño  Dios,  la  atendí   y  me  llamó  mucha  la  atención  la  imagen. . .

Sobre todo  los   ojos,  eran  de  un  realismo   extremadamente  vivos,  le  pregunté  a  la  señora,  qué  dónde  lo   había  comprado,  me  respondió   que  lo  compro  su  hija  afuera  de la  parroquia   a  donde  asiste  a  misa.

¿Y,  eso  qué  Armando?  Patricia  me  voltea  a  ver,  con  su  mirada  me  dice,  que  me  calme.   Lo   que  pasa  Armando,  no  he  venido  a  escuchar,  sobre  supersticiones  o  bendiciones  de  imágenes.

Tienes  razón,  pero  aquí  va  lo  que  deduzco,  después  de  seguir  de  cerca  los  casos,  lo  que  he  leído  por  el  Twitter  y  en  los  periódicos.

Ustedes  me  confirman  las  fechas,  pues  las  redes  sociales  manejan  tres  asesinatos,    no  falta  mucho   para  que  las  autoridades  los  confirmen,  van  tres  o  más.   Hasta  hoy  van  tres.

El  primero  fue  el  25  de  noviembre.  Día  de la fiesta  de  Cristo  Rey.  El  segundo  el  8  de  diciembre.  Fiesta  de  la  Inmaculada  Concepción,  y  el  último,  que  fue  noticia;  el  12  diciembre.   Día  de la  Virgen  de  Guadalupe.

Patricia  y  yo  nos  miramos,   eso  era  una  deducción    que  el  padre  Armando  sacaba,  simplemente  con  los  datos  sacados  de las  redes  sociales  y  de la nota  escrita.   Era  hora  de  compartir  información  que  no  había  salido  en  los  medios.

VIII.

Entonces  Armando  nos  dices  que  las  fechas  de  los  asesinatos,   que  son  fiestas  sagradas  para  ustedes  los  católicos,  tienen  que  ver  con  el  asesino.

Si,   y  con  la  persona  que  confesé,   pues   en  extremo  se   perfila  un  enfermo  mental  o  un  fanático   religioso,  a un  acomplejado  por  la   figura  de  la  virgen  María  o  el  de  la  madre  María,  como  quieran  llamarle.

Padre,  a  las   tres   víctimas  se les  encontró   incrustadas   una  imagen  de  la  virgen  María  en  su  vagina,  aquí    traigo   fotos  de  las  imágenes.

Son  de la  advocación  de  la virgen  del  Rosario.  Sí,  eso  nos  confirman  ¡Eso  no  lo  han  mencionado  en  medios  informativos! Claro,  que  no.  No   quieren   perturbar  más  a  la  ciudad,  y   tampoco  al  asesino.

Otra  detalle,  además  de  la  unción  del  aceite  en  las  mujeres,  los  bebés  fueron   extraídos   y  los  terminó  de matar,  teniendo sexo  anal  y  en  el  caso  de  la  bebé,  fue  por  su  pequeña  vagina, le  destrozo  todo  su  pequeño  aparato  digestivo.   Eso  sí,  que  esta  retorcido,  había  leído <<El  Silencio  de  los  Corderos>>  ¡pero  esto!.

Cada   bebé,  se  encontró   sin  sus  ojos,  se les  llevo,  es  algo  rutinario  en  este  tipo  de  asesinos,  siempre  se  llevan  algo  como  trofeo,  eso   los  excita.

Ya  ves,   mí  instinto  me  llevo  a  esas  conclusiones  y  más  con  esta  información  que  me  das.

¿Por  qué?  ¿No  deduces?  Patricia  intervino:  Armando  dices  que  también  te  llamó   la  atención  la  imagen  que  te  trajeron,  sí, sobre todo,  los  ojos  de  la  imagen.

Los   tres   nos  miramos.   Armando  rompió   el  silencio,  será  que  el  asesino  se  confesó  conmigo,   y  será  el  mismo  que  vende  esos  niños  Dios,  dichas   imágenes   por   lo  impactante  de  los  ojos,  no  parecen  ser  de  vidrio,  sino  de  humanos.

¿Serán   los  ojos  de las  víctimas  de  los  recién  nacidos,  los  mismos  de  esa  imagen  del  niño  Dios?

Es  algo  monstruoso,  pero  así  actúan   estos  asesinos,  se  creen  dioses  o   artistas.

Pero,  ¿cómo  damos  con  él?  Pues,  iré con  la  señora,  para  que  me diga  dónde  adquirió,  su  hija  la  imagen.   Y  eso  qué  Armando,   pues  creo  que  se  trata  de  alguien  que  está  muy  familiarizado  con  el ambiente  religioso, o. . .

¿O,  qué?  Será   algún  sacerdote   o  alguien    que  se  hace  pasar  por.  Tal  vez,  tengas  razón,  pues  las  víctimas  no  se  han  encontrado  violencia  alguna  para  que  fueran  sometidas,  ni  en   ellas  ni  en  sus  casas,  y  mira  que  más  de  un  sacerdote  es  manipulador.   Definitivamente  les  inspiró   mucha  confianza  para  dejarlo  entrar,  claro ¿A  quién  dejan  entrar?  Exceptuando  a  sus  familiares,  al  sacerdote  o   al  pastor  de  su   comunidad,   y  en  este  caso  no  creo  que  sea  un  pastor,   estos  están  todavía  muy  pendejos  para  hacer  éste   tipo  de  cosas.

Iré  en  busca  de  la  señora,  para  que  nos  preste  la  imagen,  y   ustedes  la  analicen  los  ojos,  a  ver  qué  resultados  nos  da.   Si  esos  ojos  son  de  esos  niños,  esto  de  verdad,  es  algo  monstruoso.

De  inmediato,  mientras   ustedes  con  su  inteligencia  informática,  en   otras  ciudades   busquen,  a   religiosos  o  sacerdotes  que  hayan  sido  acusados  de  algo,  sobre todo  de  paedofília   o  de  algo  extraño,  poco  usual.

También  investigaré  por  mi  cuenta,  pues  conozco   colegas  sacerdotes  de  otras  Diócesis  como  de  Chipas;  Hidalgo;  Guerrero;  Oaxaca  y  Veracruz,  los  conocí  en  la  universidad,  les  preguntaré  si  ha  habido  algún  escándalo  o  expulsión  de  sus  sacerdotes  de  sus  Diócesis,   por  algo  perturbador.

Creo,  que  ya  tenemos  el  perfil,  de  lo  que  puede  ser  nuestro  sospechoso.

Me  voy  quejando,  pues  he  recibido  instrucciones  de  un  sacerdote.  Patricia  me  calma,  diciéndome  que  no  puedo  negarme,   a  la  directriz  de  acción  que  nos  ha  dejado  el  padre,  no  repugna  a  la  lógica  del  perfil  que  nos  lleva  al  posible  autor  de  los  asesinatos.

El  final  se  acerca. . .

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s