Sin Título (II)

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 

.

III

1982.

-Hazme  un  lugarcito  hijo,  no  tienes  frío,  vengo  a  darte  un   poco  de  calor.

Mamá  se  comporta  así,  desde   que  se  fue  papá  y  nos  abandonó.  Tengo  dos  hermanas  mayores,  cuando  llegué   y  él  se   fue.   De  un   tiempo  para  acá,  mamá  actúa   extraña  conmigo,  viene  a  mí  cama   y  se  acuesta  conmigo.   No  lo  olvido,  tenía  como  doce  años.

2012. 

Después   de  tener  una  reunión  con las  autoridades  correspondientes,  hemos  acordado  que  iremos   hasta  el  lugar  de  los  hechos,  para  trabajar  más  de  cerca,  junto  con  los  investigadores  de  aquella  ciudad  norteña.

Viajamos  a   Coahuila  en  avión,  el  resto  del  equipo   que  necesitamos   lo   hace   por  vía   terrestre.

En  el  trayecto  platicando  con  Patricia  le  comento;  no  confío   en  el   interés   ahora  de   las  autoridades  por  resolver   éste  caso.   Aunque   deducimos  como  el   gobierno  saliente  no  tiene   ninguna  credibilidad,   tampoco  el  de  aquella  ciudad  por  algún   escándalo  del  ex gobernador  que  deja  una  mega deuda,  más  de  1000  desaparecidos,  balaceras  al  por  mayor,  y  ahora  esto,  tal  vez,  ahora   trabajan  en  equipo   gobierno   federal  y  estatal,  para  dar  a  la  sociedad  algo  de  credibilidad  a  sus  instituciones,  que están  por  los  suelos  y  está  en  duda  su  existencia.

Tenemos  muchas  carencias,  los   gobiernos  federales  y  estatales  no  invierten  en  ciencia  y  en  la  investigación,  estamos   retrasados  como  treinta  años,  en  lo  que  se  refiere  a  la  investigación  y   tener   las   herramientas  adecuadas  para  obtener   pistas  para  que  estas  nos  lleven  al  asesino,  siempre  las   autoridades  inventan  a  los  culpables,  siempre  sacan  su  chivo  expiatorio,  como  los  de  los  narcotraficantes  que  según  ellos  atrapan ¿quién  se  traga  la  historia  de que  ya  están  muertos  o  ya  los  encarcelaron?  Pero  bien,  aquí  vamos.

1982.

Cada  vez,  lo  hacía  más  seguido  mamá  el  venir  a  mí  cama,  decía   que  era  para  darme  calor  y  para  no  estar  solo.

Me   ponía  a  rezar  el  rosario  con  ella  y  después  me  hacia  caricias  que  no  me  gustaban,  y  menos  cuando   acariciaba  mí  cosita  y  me  la  jalaba,  se  ponía  tan  dura  como   una   piedra,  jadeaba   hasta  que  me  salía   como  una   cremita  blanca  de  mí  pitito,  era  cuando  sentía  bien  rico,  misma  que  mamá  se  embarraba  en  su   cara,  me  decía  que  era buena  para  las   arrugas.

2012.

Llegamos   un viernes  a  Saltillo,  nos  dan  un  departamento  muy  amplio   en  alguna  calle  del  centro  histórico,  muy  cómoda  y   podría  decir  que  perfecta  para  lo  cual  la  necesitamos.    En seguida  nos  instalamos   y  nos  dirigimos  al  lugar  donde  ocurrió  el  asesinato,  después   de  haber  tenido  una  reunión  con  las  autoridades  locales,  para  ponernos  al  tanto  del  caso,  que  como  siempre,  no  habían  avanzado  nada.

¿Qué  pensarán las  víctimas?  ¿Qué  no  les  vamos  a  resolver  nada?  Que  nos  hacemos  los  preocupados  por  ellos,  creo  en  la  justicia,  por  eso  me  especialicé   y  estoy  donde  me  encuentro.

Me  queda  un  mal  sabor  de  boca  después   del  interrogatorio,  que  le  realizamos  al  señor  Armando,  parece  que  no  vamos  para  ningún  lado.

Patricia  me  comenta,   si  acaso  era  algo  así  como  un ritual   satánico,  lo  descarto,  no  hay   símbolos   por  ningún   lado,  habría  que  investigar   si  ha  ocurrido  otros  asesinatos  similares  a  éste,  tal  vez   buscar  en   otras   ciudades,  un  móvil  parecido  a  ésta  caso,  aunque  éste  caso  parece  nuevo  y  más,   en  esta  ciudad.

Revisando  el  lugar,  no  se  encontró  nada,  que  haya   dejado  el  asesino,  aunque   éstos   siempre  dejan  algo  por  descuido,  o   lo  hacen  a  propósito  para  retar  a  los  investigadores   y  demostrarles  su   ignorancia  e  incapacidad  para dar  con  el  autor  del  crimen.

IV

08 – Diciembre – 2012. 

Una  llamada   mueve  a las  autoridades,  nos  ponen  en  alerta  que  vayamos  al  domicilio   del   señor   Edgar   Camil;   ubicado  en  el  fraccionamiento  Guanajuato   calle  Celaya  con  el  número  7619;  son  las   9:17 A.M.  Nos  movemos  con  alguien   que  nos  encomendó    la  Fiscalía  del  Estado,  vamos  para  allá,  en  el   transcurso  se  nos  informa,  es  el   mismo   móvil  del  crimen  anterior.

La  ciudad  se  ve   tan  tranquila,  nadie  se  imagina  acaso  lo  que  esconde  esta  tranquilidad  ¿Así  serán  los  saltillenses? ¿De  pasivos  e  indiferentes?

Llegando  se  escuchan  cuchicheos:  aquí  vienen  los  chilangos,  los  sabelotodo ¿Por qué  nos  verán  así?  Somos  investigadores  simplemente  y  venimos  hacer  nuestro  trabajo.

Entrando  al  domicilio,  nos  encontramos  con  el  señor  Edgar,  está  en  shock,  están  con  él  algunos  peritos.  El  vecino   de  al  lado  escucha  a  todo  volumen  una  canción  ochentera,  la  reconozco  es  Blondie   y  su  éxito  al  inició  de   la   década  de  los  80’s  “Heart   of  glass”  ¿Lo  hará  para  disimular  que  no  ve  nada?.

Entramos,  ahora   nos  encontramos  en la  sala  de  la  casa,  es  muy  amplia,  en  medio  vemos  a  la  mujer,  era  la  esposa,  está   amarrada  de   pies  y   brazos,  a   una   silla   ejecutiva  movible,   está  completamente   desangrada,  hay   mucha   sangre  por  el  suelo,  ordeno  que  tomen   fotos  en  todos  los  ángulos   y   que  se  fijen  en  los  detalles.

También   esta  mujer  estaba  embarazada,  acababa  de  cumplir  ya  los   nueve  meses,  ahora  el  bebé  que  es  niño  también,  está   tirado  en  suelo  entre  el  baño  de  sangre,  ahora  no  le  corto  el   cordón  umbilical,   también  murió  cuando  le  practico  sexo  anal.

Igual  que  la  anterior,   tiene   enterrada   una   imagen  de  la   virgen  María   por la   vagina, también  hay  excremento  de  la  mujer,  tanto  en  su  ano  como  en  el  piso,  esto  es  por  el  dolor  ocasionado  por  el  parto  practicado  sin    anestesia  alguna  y  en   la   forma  de  introducirle  una  imagen  de  bulto un  poco  más   de  30  cm.  A  su   vulva,   estando  con  vida  aún.

Trato  de  mantener  mis  nervios  quietos,  pero  en   verdad   esto  es   horroroso  y  necesito   rápido   un  tequila.    Miro  a  Patricia,  la  veo   más  segura  y  más    firme,  haciendo   preguntas  y  al  mismo  tiempo   haciendo  hipótesis.

Estando  en  la  morgue,  analizando  más  de  cerca  los  cuerpos;  el  niño  no tenía  ningún  rastro  del  autor,  su  ano  completamente  destrozado, desflorado,  no   había  señas  de  semen  del  asesino,  encontramos  en  su  pequeño  ano  residuos  de  lubricante  que  contienen  los  condones,  pero  nada  más.    Lo  que  siempre   me  admiró  de  Patricia,  es   que  revisando   los  cuerpos  de  los  muertos  siempre,  está  comiendo   un  gansito,  siempre  me  pregunté  cómo  es  que  puede  hacer  eso.

El  cuerpo  de  la   mujer,  fue  abierta   con  una  arma  muy   filosa,  determinamos   que  fue  con   un   bisturí.  Al  sacarle  la  imagen  de   bulto  de  la  virgen  María,  que  mide   35  cm.   Exactamente  igual   que  la  anterior,  no  encontramos   huellas,  uso   guantes  de  látex.   Tampoco  encontramos  alguna   droga  para  desmallar  a  la  víctima,    no  hay   indicio  de  violencia   para  que las   haya  sometido,  usaría  algún  tipo  de  manipulación  psicológica.   Patricia   no  acaba  de  observar  a  los  dos  cuerpos,   como  si  en  esa  piel  de  los  muertos  buscara  algún  laberinto  que  la  lleva  a  la  salida  de  una  respuesta,  que  no  encontramos  lógica,  pero  cuándo  hay  lógica  en  este  tipo  de  asesinatos,  no  la  hay.

Patricia  al  ver  la  muñecas  de  las  manos  de la  mujer,  descubre  que  hay    aceite  de  oliva,  en  las  dos  muñecas,  es cuando  también  lo  confirmo  y   en  la  frente  hay   aceite,  muestras  que  no  vieron  en  las  víctimas  anteriores.

Será  parte  del   ritual  del  asesino,  pues,  ahora  si  estamos   hablando  de  un   asesino  en  serie,  y  por  lo  regular   éstos   hacen   rituales  y  se  llevan  algún   trofeo  de  sus  víctimas, como  éste,  también  se  ha  llevado  los  ojos  del  bebé,  que   es  niño  como  el  anterior.

Después  de  dar  el  informe  detallado,  tenemos  una  reunión  con   investigadores  y  demás  dependencias  policiacas,  para  dar  un  perfil  muy  pueril  que  nos  arroja los  dos  asesinatos, hasta  ahora  ocurridos.

Es  una  sola  persona,  se  presume  que  es  un  hombre  de  40  a  50   años;  conoce  muy  bien  a  sus  víctimas   y  las  lleva  observando   buen   tiempo,  pues  no  se  ha  encontrado  ningún   indicio  de  violencia  ni  en  sus  víctimas  ni  en  las  puertas  de  las  casas  donde  ha  llevado  los  crimines,   por  lo tanto,  es  alguien  conocido  de  la familia  o  alguien  que  se  gana  la confianza  de  sus  víctimas.   Lamentablemente   no  tenemos  nada  aún  que  nos  lleve  a  indagar  sobre  un  sospechoso   en  concreto,  tenemos  mucho  trabajo.  Está  claro  que  es  un   psicópata   y  estos  son  muy  inteligentes,  en  más  de  una  ocasión  pasan  desapercibidos.

Las   víctimas  hasta  este  momento,  son  de  familias  bien  acomodadas  económicamente,  los  esposos  no  estaban,  el  último  estaba  dando   un  curso  de  su  trabajo   fuera  del  país.  Los  dos  llegaban  de  su   trabajo  y  se  encontraron   con  sus   esposas  muertas,  las  dos  estaban  embarazadas   y  sus  hijos  fueron  asesinados   penetrándolos    con  el  pene  de  su  victimario.

A penas,  tengo   tiempo  para  tomarme  un  tequila   o  algo  que  me  haga  sentir  mi  cuerpo  que   estoy  viviendo  esto,  y  no  una  pesadilla  sacada  de  algún  cuento  de  Allan  Poe.

 

1982.

Me  empezó  a   gustar  que  mamá  hiciera  eso  conmigo,  después   cuando  la  tenía  bien  dura  mi  pitito,  ella  comenzó  a   subirse  arriba  de  mí  y  se  montaba  como  si  fuera  yo  un  caballito  y  se  bajaba  cuando  mi  pajarito  se  hacía  aguado  completamente,  era  cuando  mí  cremita  se  quedaba dentro  de  ella,  en  su  cosa  peluda  que  estaba  bien  calientita   y  mojada,  después  me  acercaba  la  virgencita  María   y  hacía  que  la  besara  cuando  terminaba  todo  eso.

De  primero  sentía  algo  de  culpa,  después   no  sentía  nada,  pues  mamá  decía  que   lo  necesitaba  y   que  yo  era  su   hijo,  que  eso  no  era  malo  y  que  no  se  lo  dijera  a  nadie,  ni  siquiera  a  mis  abuelos,  porque  la  virgencita  nos  protegía.   Así  crecí  con  mamá,  tal  vez,  me  quiere  más  que  a  mis  hermanas.

2012.  

Llevamos  más  de   diez  días  en  esta  ciudad,  las  autoridades  han  logrado  ocultarlo   ante  los  medios  de  comunicación,   aunque  esos  hackers   no  tardarán  en  propagarlo  en  las  redes  sociales  como  un  virus  y  cuando  suceda   esto,  nadie  lo  podrá  detener  y  nosotros  sin  rastro  del   asesino.

Charlando  con  Patricia  sobre  el  caso  en  el almuerzo.  Yolita  la  señora  que  nos  cocina,  no  puede  evitar  escuchar  nuestra  conversación  y  su   rostro  hace  una  mueca  donde  quiere  intervenir,  le  damos  la  oportunidad  cuando  platicábamos  si   tendría  algún  significado  el  aceite  de oliva  en  las  muñecas  y  en  la  frente  de  la  muerta.

Nos  comenta  que  su  mamá  hace  poco  se  puso  muy  grave  de  la  diabetes,  y  le  habló  al   sacerdote  de  su  confianza  de  la  mamá, para  que  le  hiciera  una  oración  de  sanación  y  ungirla  con  la  extremaunción,  cosa  que  hacen   los  católicos  cuando  piensan  que  van  a  morir  sus  seres  queridos,  y  precisamente  la  unción  de  los  enfermos  es  con  un  aceite  bendito  y  esta  hecho  de  oliva,  como  aparentemente  tienen  las   víctimas.

Nos   quedamos  mirando  Patricia,  como  si  estuviéramos  en  una  declaración  de  amor  y  no  saber  qué  responder.

Supongo,  que  después  de  acabar  de  almorzar  nos   dirigiremos  a  alguna  Iglesia  cercana,  para  charlar  con  algún   sacerdote   y  nos  informe  sobre  ese  aceite  de  qué  está  hecho,  y  si  es  el  mismo,  que  utilizan  para  la   unción  de  enfermos  ¿Será  el  mismo  utilizado  por  el  asesino?.

1987.  

Extraño  las  caricias  de  mamá  aquí  en  el  seminario.   Lo  que  hace  más  llevadera  mi  estancia  en  el   seminario  es  el  apostolado   de  cada   fin  de   semana,   en  una  Iglesia  estoy  ayudando   a  las  catequistas,  esto  me  lleva  a  estar   cerca   de  los   niños,  es  cuando  les  demuestro  mi   amor  a  ellos,  les   digo  que  es  amor  como  el  de la  virgen  María,  es  cuando   revivo  las  caricias  de  mamá  haciéndoselas  a  los  niños,  me   gusta  su   olor   y  la   virginidad  de  su    piel,  la   mayoría  de  la  gente  no  comprende   el  amor  que  me  dio    mamá   y  mucho   menos  el  que  le  doy  a  los  niños.

Tal  vez,  mamá  me  daba  su  amor   con  su   cuerpo,  porque  no  fue  capaz  después  de  su  divorcio,  porque  ahora  sé,  que  se  divorció,  antes   solo  pensaba  que  papá  nos  dejó.   No    fue  capaz   mamá  de  rehacer  su  vida   o   de  llevar   otra  relación  con   otro  hombre  que  no   fuera  papá,  tal  vez,  le  amaba  todavía  a pesar  de  que  la  haya dejado.   Siendo  su   hijo  se  acostaba conmigo,  me  masturbaba,  y  me  hacía  el  amor,  no   la   juzgo,  porque  esto me  ensañó  a  darle  mi  amor   y  cariño   a  los  niños.

Continúa. . .

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Faceboock  Adolfo  Huerta  Aleman.

Anuncios

2 pensamientos en “Sin Título (II)

  1. Supe de un caso como el que relatas, hace unos años.
    Un joven que fue abusado por su abuela cuando era niño, fue por venganza contra la nuera pues le ” robo el amor de su hijo “.

    Este joven estaba estudiando para sacerdote, hoy no se donde esta.

    Esto es un crimen contra el alma y el espiritu, es lo más grave porque la persona que es abusada se combierte en un muerto viviente sin paz y puede llegar a cometer estos crimenes descabellados como los que mencionas o ser un psicopata esencial, como la madre y abuela.
    Y así hay muchos casos que ni siquiera nos imaginamos que estan pasando, dormimos con el enemigo y ni encuenta. Al matar la inosencia de un niño o niña es el peor crimen que puede existir.

    Estemos atentos y atentas a lo que pasa a nuestro alrededor porque talvez los que nos “gobiernan, guian espiritualmente y las personas que cuidan de nuestros hijos” estan enfermas psicologicamente, y no los (las) percibimos…

    Saludos…….

    • Así es Alma, que ésto nos haga mejores personas y busquemos que nuestros dirigentes, sean de todos los ambitos, como Tú lo mencionan, se esfuercen por dar lo mejor de cada uno ellos y ellas. GRACiAS por visitar Letras Del Norte: )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s