5 de Octubre de 1972

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 

imagen tomada de zocalo.com.mx

,

Por  este  año  la  libramos,  una  vez  más  he  venido  a  venerar  a  mi  San  Panchito  de Asís,  así   le  demostramos  la  fe  y  el  cariño  a  éste  gran  pobrecillo  Santo,  que  con  su  humildad  nos  enseña  el  amor  de  Dios.

Se  ve,  rete harta   gente  que   regresa  de  la  peregrinación  a  Saltillo,  pues  no  le  hace,  me  regreso  esta  noche  a  Saltillo,  pues  al   rato  tengo  que  ir  a   trabajar  en  la construcción,  el  patrón  nada  más  me  dio  permiso  de  faltar  ayer  y  hoy.

–          ¿Tú  de  dónde  eres?. . .

             ¿Así   eres  de  tímida?

–          Soy    Francisca,  así  me  bautizaron,  pues  nací  el  día  de  San  Francisco,  del  año  1950.

–          ¿Dónde  vives  en  Saltillo?

–          En  la  Guayulera.

–          Yo  vivo  en  la  calle  de  Leza  y  General  Cepeda,  en  el  mero,  mero  centro  de  Saltillo.   Tenemos más  o  menos  la  misma  edad,  te  gano  por  tres  años.

Cada  año  vengo  a   Real  de  Catorce,  pues  San  Panchito  le  hizo  un  milagro  a  la  abuela;  la  curo  de  almorranas  a  la   jefecita  de  mí  madre.   Por  eso  hago  mi  guardadito  y  me  vengo  a  darle  gracias.

–          Oiga  no  sea  tan  llevado  con  San  Francisco ¿Por qué  le  dice  San  Panchito? Qué  llevadito  o  usté  ¿Qué  es  de  él?

–          No  se  enoje  mi  chula,  es  por  la  confianza  y el  cariño  que  se  le  debe  a  San  Panchito.

–          Mire,  mire,  párele  no  me  ande  diciendo  chula,  que  ni  le  conozco.

–          Voy,  voy,  no  sea  tan  apretada  ¿Cómo  sabe  si  San  Panchito  nos  unió  esta  noche?  Y  nos  venimos   casando  el  año  que  viene,  le  gustaría  un  5  de  octubre ¿Cómo  la  ve  chula?.

Los  vagones  no  paraban  de  llenarse  de  peregrinos,  se  decía  que  estaban  capacitados   para  un  poco  más  de  80  personas  sentadas,  esa  maldita  noche  del  5  de   octubre  del  año  de  1972;  en  cada   vagón  iban  más  de  120  personas.   Iban  saturados  de  pasajeros    los   20   vagones  y  de  regreso  a  Saltillo  la  pendiente,  es  pura   bajada.

–          Oiga  mi  Panchita,  entonces  ¿qué?

–          ¡Qué! De ¡Qué!

–          Ufa,  si  nos  casamos   en  año  que  viene.

–          Pos,  acabamos  de  conocer.

–          Por  eso

–          ¿Por  eso? Qué

–          Ya  tendremos  toda la  vida  para  conocernos,  además  soy  muy  chambeador  y  para  la  papa  no  le  va  a  faltar,  casi   no   tomo,  y  de  fumar,  no  le  hago  a  eso,  a parte  soy  muy  cariñoso,  mire  nomas  esas   trompitas  están  enojadas  o  quieren  beso.

–          Así   le ha  de  decir   a  todas.

–          No, cómo  cree,  pero  siempre  le  he  pedido  a  San  Panchito,  que  en  una  de  tantas  peregrinaciones,  me  regale  a  la  mujer  que  me  va  ofrecer  su  pecho  para  curar  mis  dolores  de  muela.  Y  algo  me  dice  que  usted  es  la  afortunada.

Más  de  la   mitad  de  los  vagones  estaban  catalogados  como  chatarra,  había  vagones  del  año  de  1929;  aparte  de   que  la  máquina  se  chorreo,  se  quedo  sin  frenos  y  la  pura   máquina   pesaba  500 toneladas   y  cada   vagón  35 mil kilogramos.

–          Qué  bonitos  cachetes  tienes,  parecen  manzanas  rojas  de  Arteaga,  y  me  invitan  a  comérmelos.

–          ¿Es  verdad  lo  del  matrimonio?

–          Pos,  claro  mí  Pancha.

–          Llegando  a  Saltillo,  iré  acompañado  de  mí  madre,  a  la  casa   de  sus  papás,  para  pedirle  la  mano  de   mi  futura ¿Cómo  la ve  desde  ay?

–          A poco,  así  como  así.

–          Mire,  poco  a  poco  nos  conoceremos,  además   la  voy  a  llevar  al  cine  PALACiO; el  que  está  en la  calle  de Victoria ¿No  me  diga  que  no  ha   ido  al  cine? Voy  cada  domingo  después  de  misa  en  San  Esteban,  pero  ahora  de  andelante  no  iré  solo,  iré  acompañado  de  usté  mi  chula.

–          Si  es  verdá   todo  eso  que  me  dice,  ya  me  está  enamorando.

Así  como  de  la  nada,  comenzó  a  verse   mucha  polvareda,   los  trenes  empezaron  a   tironearse,  a  temblar  muy  feo.   Llegando  a  Puente  Moreno,  a  5  Kilómetros  del  Sur  de  Saltillo, Coahuila.

Ocurrió   algo  que  no  debió  haber  sucedido  y  que  queda   para  la  memoria   colectiva  de  un  pueblo.   La  curva  se  dice  que  debió   pasarla   entre  50 y 60  kilómetros  por  hora,  ellos  pasaron   entre  117  y  120  kilómetros  por  hora.    Con  vagones   viejos  y  caducos,  sin  frenos,  y  de  bajada,  esa   curva  fue  su  sentencia  de   muerte,  para  más  1200   personas.

Los  vagones  uno  a  uno  se  fueron   amontonando  y  prensándose    como  mantequilla  unos  con  otros,  era  inverosímil   ver  como  el   fierro  ardía  en  llamas,   los  testigos  afirmaban  estar  en  una  escena  dantesca.

Después  del  caos   vino  el  silencio  sepulcral.   Se  comenzó   a  escuchar   gemidos  quejosos,  gritos  desesperados,  los  más   horribles  eran  aquellos  que   provenían  de  los  vagones  que  estaban  en  llamas.    Por  doquier   había   extremidades,  cabezas,  brazos,  manos,  cabezas,  trozos  de carne   dispersos   en  todo   el   suelo  donde   había   sido  el  trenazo.    Se   cuenta  que  llenaron  dos  cajas   con  las   puras  extremidades  que  quedaron  expuestas.  Lo  oficial  dice  que  fueron  más  1200  heridos,  con   230  cuerpos   recuperados,  la  verdad,  la   puritita  verdad   es  que  esa   cifra  de  heridos,  fue  realmente  de  muertos,   más  1200  peregrinos  murieron    y  más  de  1000  quedaron   enterrados  y  fundidos    entre  los   hierros  retorcidos  y  llamas.   Familias  enteras   desaparecieron  y  ya  nunca  se  supo  nada  de  ellas.

Culparon  a  los   ferrocarrileros   y  maquinista  Melchor  Sánchez  E.  Al  fogonero   Ignacio  Carrizales;   al  conductor   Jesús  Rocha;  al   garrotero   Juan  Juárez   Alvarado.   Ellos  pasaron   como  los  culpables.  Les  inventaron  la   historia  de  que  venían   borrachos,  fumando  marihuana  y  con  mujeres,  claro   que  eso  no  fue  verdad,  como   suele   suceder  en  México.

El  presidente  de   aquel  año  Luis  Echeverría  Álvarez    mandó  una  carta  con  sus  condolencias  y  envió  al   procurador  general  de  la  República  a  Ojeda  Paullada,   que   éste  lo   único  que  hizo  fue   golpear  a  los   ferrocarrileros   hasta  que  aceptaran  falsamente   su  culpa.

–          ¿Qué  hora  serán  y  cuánto  faltará  para  llegar  a  Saltillo?

–          Son  las  23: 25  de  la  noche,  estamos   llegando  al  Puente  Moreno,  ya  merito  llegamos  a  Saltillo.

Fue  tan  rápido  el   impacto,  que  no  sabía  si   estaba  soñando  o   era  real  lo  que  estaba  sucediendo.  Lo   último   que  pude  ver  fue  como  a  ella  la  atravesaba   un  tubo  que  le  salió   por   su  seno   izquierdo   y  como   parecía   una  muñeca  de  esas  de  trapo.

Yo,  ya  no   supe  de  mi, pues  lo  que  me   hizo  perder  la  conciencia  fue   una  gran  golpe  con  algo  en  mi  cabeza,    lo  último  que  sentí   fue  como  si  me  hubieran  taladrado   mi  cara.

Después  del  5  de  octubre   del  1972  ese  lugar  se  convirtió   en  un  cementerio  comunal;    vive   poca  gente  por  allí,  casi   no  hay    niños  y  cuentan  que  despuesito  de las   11:25  de la  noche  se  perciben  a  unos  niños   jugando  y  se  escuchan  frases  masculladas  como   éstas:”¡Aquí  están!”  “Yo  no  lo  hice”  “¡No  los  dejen  allí!”  “Cuídate  mamita”  “Ya  mero  llegamos”  “¡San  Francisco    no  nos  dejes  solos!”  “Que  les  vayan  bien”  “Hoy  llego  a  casa” “Auxilio” “No  siento  mi  brazo” “¡Hola!”.

@GofoAutor

gofo_@hotmail.com

Faceboock   Adolfo  Huerta Alemán.

Anuncios

11 pensamientos en “5 de Octubre de 1972

  1. Muy lamentable lo sucedido padre gofo, aunque ud. Ni yo habiamos nacido, pues nos da tristeza. Yo conoci en el catesismo a una muchacha que le toco esa tragedia ella venia en uno de los vagones. Ella se ponia mal asi derrepente y comenzaba a gritar “noo me mireen” claro que nos asustabamos teniamos entre 6 y 7 años en mi casa me dijeron no agan ruido cuando pase eso y no la miren ella quedo asi por lo del trenazo. Esa muchacha era nuestra catequista su frase que gritaba cuando le daba la crisis la usaban mucho de burla y me cuento entre ellas, pero cambie de actitud cuando conoci toda la historia de la tragedia jamas volvi a burlarme. La historia me la conto un señor que andaba de voluntario ayudando a los accidentados. Salu2 padre!!!

    • Todas y todos traemos una historia cargando, nadie la sabe hasta que alguien la cuenta. ¡Gracias Rossy por darte tiempo para leer y por compartir una historia de la Historia!

  2. sin pretender ofender ni difamar a los trabajadores ferroviarios, he platicado con gente que laboro ahi, y la verdad no andaba muy lejano de la realidad en las condiciones en que conducian el tren. yo tramite en 1985 mi licencia federal de autotransporte de carga ahi tambien iban los conductores de trenes a hacer el tramite en la SCT. pero en aquellos años no habia “retenes” que practicaran antidoping ni nada. solo a los conductores de autobus en la misma central pasaban a medicina preventiva, en el trans de carga hata hoy en dia se llevan a la practica al azar. saludos Padre Gofo.

    • Pues, gracias Salario Del Miedo, andamos por la invitación de un buen amigo, en esta aventura de la escritura, como ya lo dije una vez: “escribo para aprender”. Gracias por compartir: )

  3. UNA TRAGEDIA QUE YA MUCHOS OLVIDARON, SOLO LOS POCOS SOBREVIVIENTES QUE AUN QUEDAN PUEDEN CONTAR LO QUE VIVIERON ESA NOCHE.
    Y UNA PREGUNTA ME VIENE A LA MENTE FERROCARRILES PAGARÍA LAS INDEMNIZACIONES CORRESPONDIENTES ?

    • Según lo que investige y he leído, sobre la tragedia, si indemnizaron a las familias, pero muchas de ellas desaparecieron completas y nadie pidió la indemnización, así es fueron muy pocas.
      Muchos han olvidado, pero en eso consiste la belleza de la escritura, retornar “Del olvido al no me acuerdo”.
      GRACiAS por darte tiempo para leer: )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s