Atrás de la puerta

Por Adolfo Huerta Alemán 

 

.
“¿Acaso  el  delirio  no  sería  inevitablemente  el  síntoma  de  la  degeneración,  de  la  decadencia,  de  una  civilización  excesiva?”.
Friedrich   Nietzsche  en  el  Origen  de  la  tragedia.   

.

Me  obsesiona  la  sensación  de  desvanecerme  en  la  nada  y  no  haber  sido   nunca  nada,  pensé  que  el  amor  me  hacía  sentir  que  era  parte  de  esta  locura.

Me  encuentro   en  la  ventana  buscando  la  mirada  de  alguien,  de  ese  alguien  en  que  nadie  te  busca.

Tal  vez,  todo se  arregla  viajando,  tomando  un  nuevo  camino,  pero  viajar  es  cambiar  de  cultura,  de  lugar  o,  simplemente  cambiar   de   ilusiones  y  de  prejuicios.  Somos   viajeras  o  esclavas  del  tiempo.

¿Qué  esperamos? ¿Qué   buscamos? ¿Qué  hacemos?  No  nos  damos  cuenta  que  simplemente  somos  mortales,  que  en   más  de  una  ocasión  estamos  en contra  de  nuestra  propia  evolución,  cuando  elegimos  a  la  estupidez  guíe  nuestras  mediocres  existencias.

No  sabemos  lo  que  queremos  y  nuestra   existencia  se  torna   más  nebulosa  que  la  neblina  de  una  madrugada  fría  de  un  octubre  otoñal.

Dios  es  una   cucaracha  que  la   aplasté   ayer  con  el  pie   izquierdo  y  no  resucitó,  nada  más  que su  miserable   cabeza  llena  de  parásitos  que  se  aferran  a  una  imagen  que  les  crearon  para   vivir   entrenados  a  obedecer  en  vez  de  actuar.

No  me  he  atrevido  asesinar  a  mis  padres,  tengo   que  matarlos,  pues  de  ellos  he  heredado  todos  los  prejuicios,   que  me  han  reducido  a  una   máquina  para  no  tener  voluntad  propia,  sino  la  de  ellos,  la  de  su   gobierno   que   apesta   anciano  de  orines   rancios,  la  de  su  iglesia  cuyo   único   móvil  es  fomentar  el  miedo  a  ser  una  misma.

¿Cuál  es  el  sentido   de  ésta  inopia  existencia?  Si no,  encontrar   mí  clítoris  para  estimularlo,  hasta  venirme   en  tu   cara.

Nunca  me  ha  dejado  de  perseguir  la  sensación  de  que  me  esperas  atrás   de la  puerta,  siempre  te  sueño  que  estás   allí  ¿Alguien  estará  atrás  de la  puerta?

¿A  quién  le  escribimos?  Cuando  mandamos  mensajes,  alguien  los  leerá.

Me   levanto   para  ir  a  la  puerta,  es  cuando  te  veo,  nuestras  miradas  se  cruzan,  me  quitas  el  aliento,  con  solo  darme  cuenta  que  eres   real.

Será,  que  la  violencia  de  la  muerte  es  lo   único  que  nos  recuerda,  que  algún  día   estuvimos  vivas  y  que   fuimos   reales.

Allí   estás,   detrás   de  la  puerta,  eres  lo  único   real,  supongo  que  vienes  por  mí,  te  habías  tardado.

“Raza  efímera  y  miserable,  hija  del  azar  y  del  dolor,  ¿por qué  me  fuerzas  a  revelarte  lo  que  más  te  valiera  no  conocer?”.
Friedrich  Nietzsche  en  el  Origen  de  la  tragedia.

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook   Adolfo  Huerta  Aleman.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s