Trinidad

Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

Imagen tomada de escuelacima.com

La  solemnidad de la Santísima Trinidad no solo es el sello distintivo del credo cristiano, sino también representa el misterio por excelencia, y uno de los principales elementos de confusión para el creyente. Además de una de las verdades de fe polémicas en el contexto del diálogo interreligioso.

A lo largo de la historia del pensamiento cristiano han desfilado innumerables mentes que han buscado explicitar y acercar este misterio al común de los fieles. Entre esa amplia lista de teólogos, siempre me ha llamado la atención el proyecto de Ricardo de San Víctor, en la primera mitad del siglo XII.

Ricardo era abad del monasterio de San Víctor. le preocupaba que sus monjes comprendieran adecuadamente los misterios de la fe. Por ello, escribió sendos libros de teología donde explicaba a sus monjes el misterio trinitario.

Ricardo parte de la comprensión más simple que cualquiera se haga de Dios: es el ser más perfecto que hay. Dado por aceptado este punto, Ricardo sostiene que si Dios es el ser más perfecto, debe poseer todas las perfecciones en grado perfecto.

Ahora bien, la más alta de todas las perfecciones es el amor. Y para que el amor sea perfecto, debe ser un amor correspondido en dignidad y perfección de quien ama. Por eso, si Dios posee el amor en grado sumo y perfecto, es necesario, para que ese amor sea perfecto, que sea correspondido en igual perfección y dignidad como la de Dios. Así explica Ricardo la necesidad del amor entre el Padre y el Hijo.

Pero la perfección del amor exige su apertura a otro, para que ese amor no sea mera cerrazón entre dos, y para que no exista en él la menor sombra de egoísmo, es necesario que se abra a un tercero. Este es el lugar del Espíritu, explica Ricardo.

Así por el amor, Dios es necesariamente Trinidad. No por elaboraciones metafísicas o esotéricas. No por elaboraciones extrañas o por calcos acríticos de otras tradiciones religiosas.

La Trinidad cristiana está anunciada por el mismo Jesús, y no con conceptos, sino con su propia vida, con sus acciones, con su atención a los pobres, a los enfermos, a los sufrientes de este mundo. En palabras de José Antonio Pagola: “Jesús no ha escrito ningún tratado acerca de Dios. En ningún momento lo encontramos exponiendo a los campesinos de Galilea doctrina sobre él. Para Jesús, Dios no es un concepto, una bella teoría, una definición sublime. Dios es el mejor Amigo del ser humano. Jesús le da gracias al Padre porque le gusta revelar a los pequeños cosas que les quedan ocultas a los ilustrados. Dios tiene menos problemas para entenderse con el pueblo sencillo que con los doctos que creen saberlo todo. Pero fue, sin duda, la vida de Jesús, dedicado en nombre de Dios a aliviar el sufrimiento de los enfermos, liberar a poseídos por espíritus malignos, rescatar a leprosos de la marginación, ofrecer el perdón a pecadores y prostitutas…, lo que les convenció que Jesús experimentaba a Dios como el mejor Amigo del ser humano, que solo busca nuestro bien y solo se opone a lo que nos hace daño. Los seguidores de Jesús nunca pusieron en duda que el Dios encarnado y revelado en Jesús es Amor y solo Amor hacia todos.”

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a:

gabrioignaz@yahoo.com

Anuncios

4 pensamientos en “Trinidad

  1. LA VOCACIÓN MISIONERA DEL VOLUNTARIADO QUE MILITA EN LAS ORGANIZACIONES ALTRUISTAS, ES BLASÓN DEL CRISTIANISMO LAICO. El éxito de las misiones en la India, solo es posible enfatizando el sincretismo universal del cristianismo laico expresado por Raimon Panikkar: «Me marché cristiano, me descubrí hindú y regresé budista, sin haber dejado de ser cristiano», a fin de derribar barreras entre los hombres por cuestiones de fe. Unido a la empatía que se logra mediante la práctica del amor misericordioso o altruismo, el misticismo y el activismo social intensos, ejercidos por Cristo, a fin de alcanzar la trascendencia humana y la sociedad perfecta. http://es.scribd.com/doc/23972161/EL-CARACTER-UNIVERSAL-DE-LAS-ENSENANZAS-DE-CRISTO-Y-EL-DIALOGO-INTER-RELIGIOSO

  2. Enrique, me gusta y coincido con tigo, recuerdo una esplicación que daba un sacerdote jesuita, no recuerdo su nombre, decia que el dogma de la Trinidad nos expresa el misterio de Dios. Nos viene a decir, dejando de lado las categorías teológicas inspiradas en la filosofía, que el misterio más profundo de Dios es como un gran hogar. y un misterio de Dios que expresa o se balbucea con palabras como dar, acoger, intercambiar vida y amor; en el que Dios es amor que se da dentro de sí; y es vida que se comparte, y se acogen, con el más necesitado.
    Umberto Eco dice en El péndulo de Foucault que “cuando los hombres deja de creer en Dios comienzan a ceer en todo”
    La condición humana, la vida, la muerte, el amor, y la libertad en si el origen del Universo, es un misterio. Que nos une a todos en el AMOR.

  3. Bien vale la pena decir que Dios amo al Hijo y el Hijo a Él y de ahí nació la fecundación… Esa fecundación que ahora la entendemos en el matrimonio.
    Yo amé a mi esposa y ella a mi y de ahí nació un amor y ese amor se vuelve palpable en nuestros hijos.
    Cómo vez así lo entiendo espero comentarios sin olvidar la concepción escatológica que conyeva este articulo.
    Saludos y Dios te bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s