Una mujer de tantas

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

Dedicado  a  las  mujeres  que  han muerto  por  la  violencia
A  todas  esas  mujeronas  luchonas 
No  están  solas.   

 .

“Tu  inseguridad  machista
se   refleja  cada  día  en  mis  lagrimitas, , ,
cada  vez  que  me  dices   puta
se   hace  tu   cerebro  más  pequeño”.
BEBE  cantante  española. 

 .

El  nuevo   siglo  nos  sorprende  con  una  verdad  añeja,  de que  los  seres  humanos  siguen  siendo  una  mercancía.   Mí  país  México  es  uno  de  los  principales  mercados  de  tráfico  de  mujeres  en  el  mundo  y  deja  a  los  explotadores   ganancias  solo  comparables  a  las  del   narcotráfico.   Y  lo  digo   yo,  una  mujer  que  vivió  esta  pinche  realidad,  que  no  debería  de  existir  y  mucho  menos,  que  la  viva  cualquier  mujer  libre.

 Isabel,  así  me  pusieron  en  honor  a  la  abuela  paterna,  que  no  la  conocí,  pues  la  asesinaron  en  su   pueblo,  siendo  muy   joven  y  muy   guapa,  por  no  quererse  dejar  acosar  por  el  alcalde  del  pueblo,  un  lugar  escondido  de  la  modernización  del  PRI  y   de  la   justicia  divina,  parece  que  allí  no  ha  llegado,  ni  la  Iglesia.

Fue  cuando  el  abuelo  tomo  a  mí  mamá  y  mis  demás  tíos,  emigraron  de  Michoacán   al  Estado  de  México.  El  abuelo  casi  no  platica  de la  abuela,  pero  dicen  que  su  belleza  era  infinita,  de  allí  que  yo  heredara  su   belleza.

No  sabía  que  ser  bonita  en  mí  país,  es  un  delito,  menos  aún   que  me  llevaría  casi  a  la   tumba.

En  más  de  una  ocasión,  he tenido  la  necesidad  de  pelearme   con  Dios  para  sobrevivir.

Sentí  impotencia   de  no  saber  por  qué   a  mí. ¿Me  van  a  matar,  a  violar,  a  aventar  del  coche?  No  supe  qué  pensar  o  hacer,  tuve  mucho  miedo  y  no  pude  ni  respirar  profundo  para  no   mover  el  cuchillo,  que  me   pusieron  en  las  costillas.  Sin   familia  no  me  hubiera   importado, habría  peleado,   pero  tengo  tres   hijos  que  son  mi  vida  entera.

El  viaje  tal  vez  duró  dos  horas;  cuando  andas  a  ciegas  pierdes  el  sentido  del  tiempo  y  del  espacio,  me  encerraron  en  un  cuarto  insalubre,  que  olía  mucho  a  sangre  de  menstruación,  junto  con  orín.    Nada  más  me  dejaban  un  vaso  de  agua  y  un  pan  duro.  Así  pasaron  varios  días.

De   repente  un  día,  no  sé  qué  día  y  cuántos  llevaba  allí,  se  abrió   la   puerta  y  entró  un  hombre.  Me   violó  de  la  peor  manera  que  te  puedas  imaginar,  ni  siquiera  a  una  perra  en  celo   la  trataría  así   los  perros  que  anduvieran  tras  ella.  Me  violó   por   todos  los  orificios  que   tiene  mí  cuerpo,  ni  siquiera  se  puso  condón.   Acabó  y  me  dejo  llorando.  Más  tarde   otro   hombre  hizo   lo  mismo,  nada  más  que   éste   me  perforó  por  mi  ano,  al  grado  de  sangrarlo  y   de  mancharle  su   pene  con  excremento,  fue  cuando  me  golpeó  hasta   casi   desmayarme  del  dolor, me  gritaba  cerda  sucia,  me  obligó  que  le  limpiara  su  pene  con  mí  boca.   Llegó   un  tercero,  éste  me  obligó  a  tragarme  una  pastilla,  me  subieron  a  una  camioneta  y  desperté  en  la   zona  de  tolerancia   de  Saltillo,  Coahuila.

 Fui  secuestrada  a  los  26  años,  porque  mi  ex esposo  me  vendió  para  saldar  una  deuda  que  no  pudo  pagar;  él  les  dio  mis  datos  a  mis  secuestradores,  es  inimaginable  que  esto  suceda  a  pleno  nacimiento  del  siglo   XXI,  que   siga  habiendo  esclavas  en  pleno  2012.

 Estando en  Saltillo,  fueron  de  20  a  30  hombres  por  día  de  lunes  a  jueves,  y  de  40  a   60  diarios  de  viernes  a  domingo  de  hombres,  que  me  agredían  de  la  manera  más  ruin  y   baja,  tanto  físicamente   como  sexualmente,   lastimaron  mi  cuerpo  y  mi  alma,  pues  no  era  una  mujer,  era  un  pedazo  de  carne  caliente  nada  más.  La   tarifa  era  de  150  a  200 pesos.  No  me  da  orgullo  decirlo,  pero  lo  cuento  para  que  entiendan  el  dolor  de  las  niñas  que  nos  tienen  allí  secuestradas,   amenazadas  con que  van  a  matar  a  nuestros  hijos  o  a  nuestra   familia.

 Una  vez,  intentamos  escaparnos  Carmen  y  yo,  ella  tenía  apenas  17  años   y  tres  meses  de  embarazo.   En  nuestro  intento  la  mataron  a  ella  junto  con  su   bebé  en  su  vientre,  la   cortaron  en  pedazos  y  se  la  dieron  a  comer  a  los  perros,  que  tenían  en  las  celdas  de la  zona  de  tolerancia.

Para  los  clientes  somos  nada  más  mercancía,  putas,  aparte  de  que  te  violan,  te  pegan  muchos   golpes  sino  les   gusta.  Si  te  niegas  a   hacer  algo  que  ellos  quieren  te   gritan: ¡te  estoy   pagando,  para  eso  estás  perra  mal parida

Por  eso,  en  más  de  una  ocasión,  tenía  la  necesidad  de  pelearme  con  Dios,  todos  los  días  le   reclamé  a  ese  Dios  omnipotente   que  si  de  verdad   existía  que  me  sacara  de  ahí.    Vi   morir  a   muchas   niñas  en  mis   brazos,  desangradas  por  una   violación,  jovencitas  de  apenas  12  años  perforadas  por  una   penetración  por  exceso  de  violencia,  por  una   sobredosis  contra  su  voluntad,  por  un  aborto  mal  hecho.

Estaba   muerta   en  vida,  pesando   no  menos  de  40   kilos.

Qué  difícil  es  volver   a  creer  en  la  gente,  porque  quienes  deberían  cuidarte  son  los  que  te  traicionan  y  te  utilizan:  muchos  de  los  clientes  eran  policías  estatales  y   federales,  había  soldados  de  alto  rango,  senadores  y   diputados,  empresarios  con  cara  de  filántropos,  sacerdotes   y  obispos.   Yo  les  preguntaría ¿les   gustaría  ver  a  su   pinche  madre  trabajando  ahí,  o  alguna  de  sus  hermanas? ¿A  su  hija?   Ojalá   que  los  padres   cuiden  a  sus  hijas  o  a   sus   esposas,  y  que  los  hombres  sean  personas  y  no   animales  que  pisotean  la  dignidad  de  la  mujer.

Ahora  peso  un poco  más  de  60  kilos,  ya  tengo   36  años,  pude  salir  de  ese   maldito  infierno,  con  la  ayuda  de  un  sacerdote,  qué  irónico,  fue  cuando  me  di  cuenta  que  no  todos  son  iguales  de  mierda,  hay quienes  hacen  la  diferencia.   Nunca  me  pasó  por  la  mente  que  fuera  sacerdote,  menos   con  cabello  largo  y  rizado.  Lo  veía  de  vez  en  cuando  por  las  noches,  nada  más  platicaba  con   alguna  de  nosotras  y  nos  motivaba  mucho,  nunca  tomaba  ahí,  eso  sí,  fumaba  mucho.

Logré  escapar  con  la  ayuda  de  él,  me  llevó  a  un  lugar  donde  hay   otras   mujeres tratando  de  seguir  adelante,  con  la  ayuda  de  abogadas, trabajadoras  sociales  y  voluntarias,  hay   bolsa  de  trabajo,  guardería   y  nos  ayudan  a  terminar  la   escuela  primaria,  secundaria  y  la  preparatoria,  para  aquellas  que no  tenemos  estudios.

Con   la   sonrisa  de  aquel  sacerdote  y  su  ternura,    me  ha   devuelto  las   ganas  de  volver   a  vivir,    de  creer  en  la  fe  y  en  la   bondad  de  los  seres  humanos.

Ahora  lucho  junto   con  otras   mujeres,  por  nuestra  libertad   y  dignidad,  gracias  a  todas  ellas,   sé  escribir  y  leer.   Ahora   tienes  en  tus  manos  mí   historia.  La   historia  de  Isabel,  que  así  como  yo,  desgraciadamente  en  este   nuevo   siglo   XXI,  todavía   hay   muchas  Isabel  esclavas.   Por  eso  escribo,  porque  el  mundo  debería  de  conocer  mi  historia,  tu  historia,  la  de  ella,  la  de  nosotras,  la  de   todas.

 “No  veas  putas,  donde  hay  mujeres  libres”.

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

Anuncios

7 pensamientos en “Una mujer de tantas

  1. Por eso se llama el cuento “Una Mujer de tantas”, muchas mujeres siguen siendo presa del trato de blancas o de otro tipo de violencia, que esta lectura te haya servido para valorar tu dignidad y libertad, y en la medida que puedas, a ayudar a otras por su lucha de su libertad y respeto. GRACiAS por darte tiempo para LEER! ! !

  2. Terrible y escalofriante tu relato. Realmente sufrí con todas y cada una de las descripciones de esos abusos que ni en mis peores pesadillas podría imaginar. Gracias a Dios que pudiste salir de ese infierno y gracias por compartirlo. Eres una gran mujer.

  3. Bien dicho Miguel Ángel. Me motivas a aprender de mis errores y a valorar a la mujer, como bien lo dices que vayan a mí paso. GRACiAS: )

  4. Todas y cada una son lindas y dignas mujeres, tesoro preciado de la humanidad, lástima que nuestro cáncer social, sean algunos chacales, voraces enfermos de poder y dinero….. Dios es muy grande y existe, cuidate siempre Isabel y cuidense todas las lectoras, que yo haré lo propio por la mujer junto a mi, por las mujeres que me rodean y por las mujeres a mi paso…. compromiso de un hombre!

  5. Mi Admiracion y Respeto para ti Isabel . hay quienes hacen la diferencia y donde estan ? me pregunto cerca o lejos. deberiamos estar mas cerca que nunca para luchar contra la Injusticia.me pregunto tambien que estoy haciendo yo .GRACIAS por lo escrito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s