Un cuento de hadas

Escrito por: Karina Díaz Díaz

Twitter: @karii_didi

.

 ¿Por qué las personas queremos vivir como en un cuento de hadas? Será porque todos quisiéramos vivir un instante de peligro, desarmonía y después vivir felices para siempre esperando que nada malo nos suceda jamás después del percance que sufrimos al encontrar la felicidad.

Desde niñas vemos caricaturas de princesas y hadas mágicas, madrastras malvadas y enemigos perversos, sin olvidar a los príncipes azules que juegan un papel estelar dentro de los cuentos. A las mujeres se nos encierra en una burbuja indirectamente por parte de nuestros padres anhelando que algún día así pueda ser nuestra vida, llena de emociones fuertes pero sabiendo que algún día va a llegar el hombre que nos hará felices y con el cual viviremos juntos por el resto de nuestros días.

Algunas son afortunadas y encuentran a ese hermoso príncipe que fuera de la belleza exterior tiene sangre azul real, es amable, cariñoso, dulce y honesto; pfff, pero eso no existe, eso es seguir viviendo en el clásico cuento de hadas.

¿Qué sucede cuando nos topamos de frente con la realidad y no es como en los cuentos? ¿Qué hacemos cuando la vida que teníamos pensada de pronto no aparece? ¿Los príncipes se extinguieron o todo quedo en una fantasía?

Son tantas las preguntas para alguien decepcionada del amor, o podría confirmar que alguien que está defraudada con el cuento de princesas, hadas mágicas y hechizos desencantados por el amor inesperado encontrado en un beso.

Inevitablemente Blanca Nieves, Bella y Anastasia tuvieron la oportunidad de elegir al hombre con el que pasarían el resto de su vida, Ariel la sirenita y Rapunzel fue amor a primera vista y que decir de Fiona que solo entendió que Shrek y ella eran uno para el otro ineludiblemente.

En nuestra realidad pasa lo mismo, en hora buena los afortunados que nacen amándose uno al otro y gracias a la vida se encuentran y se dan cuenta de ello. Felicidades a los que buscan hasta encontrar a su príncipe azul y doblemente felicitaciones a aquellas parejas que entienden que el amor es de dos, que sin importar si eres un ogro, una bestia o simplemente de sangre azul aprendes a conocer y a respetar los sentimientos del otro por el simple placer de hacerlo viviendo la vida en lo próspero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad, en la dicha y en la pobreza, hasta que la muerte o la fulana los separe; pero ese es otro cuento.

Nuestra vida es puro cuento, solo que de nosotros depende si lo queremos vivir con siete enanos, con un desconocido, un campesino, un obrero o simplemente continuar la búsqueda sin exasperación del príncipe azul, rojo, amarillo, turquesa o del color que sea. Total, una elige ser la protagonista hasta que la vida misma, Dios o lo que sea pasa la vuelta a la página, se levanta de la mecedora y con un suspiro dice: Colorín colorado…

Anuncios

3 pensamientos en “Un cuento de hadas

  1. Me encantan los cuentos, desde niña mi mamá nos contaba antes de dormir.
    Hoy estoy creando uno, al que le doy vida; sabes un día llego a mi casa un Hermoso Palomo herido con sus alas rotas, yo estaba igual lo escuche y el a mí, desde entonces estoy cerca de El, va y viene a su antojo sabe que lo espero con amor por eso regresa es agradecido.
    Cuando lo beso se convierte en príncipe y yo soy feliz. colorín colorado, , , aun no ha terminado este cuento. . .
    GRACIAS Karina, me gusto tu ensayo.

  2. pero kien sabe asta cuando lo encuentres o la encuentres……… jajajajajaaj pasa en verdad y ke tal si se ven y no c dan cuenta ke desafortunados… no???? jajajaja
    chido cuidate¡¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s