Eterno Retorno al Fracaso

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán 

 

 

“Lo  que  de  los  hombres  se  dice,  verdadero  o  falso,  ocupa  tanto  lugar  en  su  destino,  y  sobre  todo  en  su  vida,  como  lo  que  hacen”.

Los  Miserables  de  Víctor  Hugo.  Ed.  PORRúA 2002.  

 

¿Quién  es el  principal  culpable de la deuda de Coahuila?¿Dónde  está  la  esperanza? ¿Cuándo  se  formó  nuestra  clase  política y  olvidó  para  lo  que  fueron  elegidos? ¿Por qué  nuestras  Iglesias  siguen  formando  cristianos – católicos  sumisos  e  ignorantes? ¿Será  nuestra  actitud  de  derrota  que  arrastramos  desde  tiempos  memorables?

Festejamos  que  nuestra  selección  mexicana  de  futbol  se  haya  quedado  en  el  camino  de  un  campeonato  y  los  recibimos  como  héroes;  nos  alegramos  casi  siempre  por  ser  el  segundo  lugar  en  cualquier  competencia,  o  cuando  menos  por  haber  sido  calificados,  menos  mal  se  dice  por  allí.

Nos  sentimos  violados  y  ultrajados  desde  la  Conquista,  trauma  histórico  que  parece  ser  que  no  superamos.

Será  el  pesimismo  nuestro  peor  enemigo  y   lo  tenemos  en  casa.  Ese  pesimismo  que  se  ve  muy  bien  reflejado  en  nuestro  folclor  mexicanísimo   como  en  nuestras  canciones  rancheras  como las  de  José  Alfredo  Jiménez;  en  nuestras  películas   plasman  muy  bien  esa  actitud  de  derrota  ante  la  existencia  mexicana  que  nos pesa  y   no  queremos  cargar.

Vivimos  obsesionados  con  el  fracaso, desde  antes  de  comenzar  una  lucha:”para  qué  hacemos  una  marcha  por  la  paz,  sino  se  va  a  arreglar  nada” “ya  ves,  por  eso  hay  que  seguir  votando  por  el  PRI” “Con  Humberto Moreira  estábamos  mejor,  por  eso  debería  de  haber  gobernado  otros  seis  años,  lo  bueno  que   nos  dejó  su  hermano”.

Hasta  la  fecha  somos  víctimas  de  nuestro  propio  pesimismo,   nos  gusta  el  drama  y  hacemos  una  telenovela  trillada  nuestra  propia  existencia   y   presumimos  de  nuestras  derrotas.   Estamos  imbuidos  y  no  somos  capaces  de  salir  del  eterno  desencanto  de  nuestra  mediocre   existencia.

Según  nosotros  nos  sentimos  a gusto  en  nuestro  pesimismo,  ante  la  realidad  que  se  desvela  cada  día  en   nuestra  Historia.

¿Cuántos  son partidarios  de  que  la  corrupción   no  se  puede  quitar  de  nuestra  política,  de  nuestras  relaciones  personales,  de  cada  uno  de  nosotros? ¿Cuántos  son  los  que  piensan  que  la   sociedad  no   puede  ser  movilizada  y  activada? ¿Cuántos  son  los  que  piensan  que  no  vamos  a  lograr  nada,  por  seguir  pidiendo  justicia  y  transparencia  ante  la  deuda  de  Coahuila?

Tal  vez,  sea  mejor  seguir  simulando que no pasa nada para  seguir  maquillando  nuestras  instituciones  gubernamentales,  nuestra  educación,  nuestras  Iglesias,  nuestra  realidad,  en  lugar  de  asumir  nuestro  compromiso    con  nuestro    México  y  provocar  un  real  cambio   profundo,  desde  cada  uno – una  de  nosotros.   Es  más  cómodo  optar  por  ser  espectadores  de  nuestra  propias  derrotas,  que ser  protagonistas  y  arquitectos  nuestro  propio  destino.

Ha  llegado  la  hora  de  asumir  nuestro  protagonismo  histórico:  México  requiere  construir   un  verdadero  y  real   rescate  social  de  nuestra   situación.

Tenemos  que  impulsar  el   diálogo  entre  nuestras  diferencias,  para  lograr   un  acuerdo  factible  y  que  pueden  encontrarse  poderosas  conciencias  que  ya  estamos  en  la  lucha,   para  que  seamos  cada  día  más,   lo  que  creemos  en  nuestra  capacidad   creativa  de   crear  caminos  que  nos  lleven  a  una  mejor  sociedad  y  lleguemos  a   una   real   vivencia  de  la  justicia  y  dignidad.

La  crisis  que  hoy  enfrentamos  en  Coahuila  y  en  todo  nuestro  país,  es  una  oportunidad  para  replantearnos  el   rumbo  que  queremos  darle  a  nuestra   Historia.

Estamos  en  el  momento  histórico   adecuado  para  reformular  el  modelo  de  desarrollo  que   requerimos,  y  de  exigirles a los que nos gobiernan; ¡Ya  basta!  de  sus  abusos  y  de  seguir  manteniendo  su  status quo  y  no  trabajar  por  el   bien  de  nuestra  sociedad.

Necesitamos  un   cambio  de  actitud,  de  hacer  a  un lado  de  una  vez  por  todas,  la  actitud   fatalista  de  derrota  que  siempre  usamos  como  concha, para  justificar  nuestra  mediocridad.

Tenemos  la  obligación   histórica   de  exigirle   al   Estado,  rescate   su   vocación   social  y  de  justicia.

Tenemos  que  superar  las   desigualdades  sociales,  que  van  más  allá  de  lo  económico.

No  podemos  avanzar  con  nuevos  dogmas   y  actitudes  represoras  por  parte  del  gobierno  y  de  las  Iglesias;  la  represión  tiene  muchos  rostros  a  lo  largo  de la   Historia,  y  hoy  en  día  es  más   sutil,  como  lo  recuerda  Michel  Foucault.    Las   viejas  tradiciones  de  las  instituciones (gubernamentales – educación – religiosas)  ya  están   totalmente   rebasadas.   Necesitamos  ser  más  honestos  frente  a  nuestras  instituciones  y  que  ellas  también,  lo  sean  para  con  nosotros,   es  una   urgencia  poner  los temas  en  la  mesa  y  tomar  definiciones  –  decisiones  para  llevarlas  a  cabo.

Estamos  frente  a  un  Estado  débil,  las  dependencias  gubernamentales  burocráticas,  ante  Iglesias  que  son   prostitutas  del  poder  y  no  por  el  amor  a  la  mujer – hombre,  menos   por  la  Verdad  que  nos  hará  libres.   Es  una   urgencia    que  desde  la  sociedad,  desde  el  Estado,  desde  los   partidos  políticos,  agrupaciones  civiles,  desde  los  medios,  desde  la  academia,  desde  las   Iglesias, se  coloque  la  cuestión  social  como  centro  de  deliberación  pública,  como  se  ha   puesto   en  la  aspiración  democrática.

No  se  puede  resolver  la  cuestión  social  sólo  por   la   vía  del  crecimiento  entendido  en  la  pura  lógica   neoliberal.

La  desigual   distribución   del  ingreso,  es  un  obstáculo,  se  debe  de  crecer  distribuyendo  con  justicia  en  cada  entidad,  para  ser  efectivo  el  desarrollo  por  una  verdadera  justicia  social.

No   podemos  seguir  diciendo  que   queremos  sacar  de la  ignorancia,  de  la  apatía,  de  la  pobreza  a  los  marginados,  si  sólo   transferimos   recursos  económicos    para  una  raquítica  subsistencia.

Las  y   los   ciudadanos  y   todos  los  interesados   deben  de   opinar  y  actuar,  en  el  destino  del  gasto   público,   para  que  sea  un   verdadero   instrumento   fundamental   del  desarrollo  y  debatir,  y  esto  es  debatir   el   futuro  del  país.

Urge  recuperar  el  sentido  mayor  de  la  solidaridad   social,  al  país  y  al  estado  de  Coahuila  le  vendría  muy  bien   comenzar  a  saldar  la  deuda  y  renunciar  a  la  idea  de  los  que  estamos  buscando  justicia,  sea  una  venganza  por  parte  de  nosotros.

Que la  educación  realmente    promueva   el  desarrollo  humano  en  toda  su  plenitud,  que  realmente    proporcione   bases  para  actuar  con  autonomía,  y  empodere   a  la  población,  especialmente  a  los  más  pobres,  a  los  más  débiles,  a  los  más  vulnerables,  para  reducir  la  ignorancia  y   erigir  habilidades   para  provocar  y  despertar  la  creatividad  de  cada  uno  de  nosotros,  para  lograr  una   política  de  alto  nivel  y  sea  instrumento    para  el  desarrollo  que  necesita  nuestro  país.

Que  la  juventud   tenga  modelos    que  desarrollen    su   creatividad,  sus   habilidades  y  competencias.

Recuperar   el  equilibrio    económico   y   no  olvidar  que  la  economía   es  para  el  hombre  y  no  el  hombre  para  el   neoliberalismo.

Construir  una  nueva  cultura  en  nuestras  relaciones  con  la  sociedad   y  con  la  naturaleza,  sólo  así  se  podrá   construir  un  desarrollo  sustentable  y  que  vaya  a  tener  futuro.

Lograr  una  verdadera   equidad  de  género,  reconocemos  algunas  conquistas,  pero  reconozcamos    el   hecho  de  que  el  cambio  en  las  leyes,  no  implica   necesariamente  el  cambio  de  mentalidad  en  las  y  los  mexicanos,  ni  el  uso  de sus  costumbres.

Un  reto  más,  tenemos  la  tarea  que  a  través   de  la  cultura,  realmente  ocupe  el  espacio   público,   para  regenerar  el  tejido  social.

Vivir  libremente  nuestra  sexualidad,  para  llegar  a  la  plenitud  de  una  sexualidad  responsable,  para  que  su  fin  no  sea  nada  más  para  la  procreación,  sino  que  nos  lleve  a  la  libertad  de  nuestro  erotismo  y  placer  de  nuestra  sexualidad.

Que   la   justicia  sea  eficaz  y  ágil,  para  que  la  corrupción  y  la  impunidad  sean   erradicadas  de  nuestra  instituciones   y  de nuestras  relaciones  humanas,  para  lograr  la  plena  garantía   de  los   derechos  humanos   y  con  ello,  reales  procesos  plenos  de  desarrollo.

“¿Qué  persigue?  Va  tras  su  catástrofe:  quiere  volver   a   ser  sol,  volver  al  centro  de  la   vida  de  donde  un  día – ¿en  la  Conquista  o  en  la  Independencia? – fue  desprendido.  Nuestra  soledad  tiene  las  mismas  raíces  que  el  sentimiento  religioso”.

El  Laberinto  de  la  Soledad  de  Octavio  Paz.  Ed.  FCE  1996.

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook   Adolfo  Huerta  Aleman.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s