HUEVOS DE PASCUA 2012


Escrito por: Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

.

La alegría pascual que grita ¡alégrense! y que invita a los creyentes a resucitar a una vida nueva tiene en algunos países una tradición, de origen europeo, de regalar huevos de chocolate o de dulce, pues el huevo simboliza, en este contexto, la nueva vida que nace de la resurrección.

Ahora bien, el segundo domingo de abril trajo sendos huevos de pascua, pero ¿qué se quiere resucitar con ellos?

PRIMER HUEVO

El arranque de las campañas políticas deja mucho qué desear. Independientemente de las preferencias políticas y partidistas, la tónica de estas campañas pareciera que intenta poner todos los reflectores sobre los candidatos a la presidencia y que desatendamos a las campañas para diputados y senadores.

Las listas de candidatos a diputados y senadores están plagadas de legisladores chapulines, funcionarios públicos y personajes que tienen años y años viviendo del erario público. Estos personajes –hombres y mujeres- son los que, a la hora buena, detienen o aprueban a discreción las leyes, iniciativas y reformas que el país necesita, pero que pueden afectarlos a ellos directamente o a sus partidos. Y luego el titular del Ejecutivo puede apelar a su favor que el congreso no lo dejó trabajar.

Y el único perjudicado es nuestro país.

Parece oportuno entonces leer el texto del evangelio de Lucas (22, 24-25) que dice: “Entre ellos hubo también un altercado sobre quién de ellos parecía ser el mayor. Él les dijo: «Los reyes de las naciones las dominan como señores absolutos y los que ejercen el poder sobre ellas se hacen llamar bienhechores…”

SEGUNDO HUEVO

La visita del papa Benedicto XVI a México ha querido mostrarse, por parte de los obispos mexicanos, como el signo de la iglesia viva que camina en México. Sin embargo, el mismo papa puso el dedo en la llaga: ¿cómo es posible que México, el segundo país con mayor número de católicos en el mundo, sea al mismo tiempo un país con tantos muertos por la violencia, con corrupción galopante en su vida institucional y un enorme cansancio en la fe, como lo llamo el mismo Papa.

Quizá la inercia del oropel de otras visitas papales a México dejó en el ánimo de muchos ese sabor agridulce de la última visita del sucesor de Pedro. Los medios de comunicación extrañaban el efecto mediático de Juan Pablo II, al grado que hablaban más de él que de Benedicto XVI. Pero como señaló el mismo Papa Ratzinger al comienzo de su pontificado: es necesario que se hable más de Cristo que del Papa.

Definitivamente la jerarquía católica mexicana necesita un enorme acto de humildad y de reconocimiento de sus omisiones.

Habrá que releer el evangelio de Lucas (13, 25-27): “Cuando el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, se pondrán los que estén afuera a llamar a la puerta, diciendo: ¡Señor, Señor, ábrenos!… Hemos comido y bebido contigo… Y les volverá a decir: ¡No sé de dónde son, retírense de mí!”.

TERCER HUEVO

No + sangre.

Alto a la guerra absurda.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a

gabrioignaz@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s