Un Futuro Presente

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 

.

“La  parroquia,  a  pesar  de   todas  las  dificultades  que  presenta  la  vida  moderna  <<es  un  lugar  privilegiado  en  que   los  fieles  pueden  tener  una  experiencia  concreta  de   Iglesia>>.  Y  de  la  misericordia  de  Dios”.

Carta  Pastoral  Del  Encuentro  con  Jesucristo  a  la  Solidaridad  con  Todos.  Conferencia  del  Episcopado  Mexicano. Ed. 2000. 

Aquella  comunidad  presumía  de  tener  una   fe,  muy  original  y  única,  aparte  de  engreírse  de  ser  la   parroquia  más  adelantada   en   evangelización,  de  contar  con  grupos  apostólicos  que  hacían  vibrar  a  cualquier  vecina  y  vecino  de  dicha  comunidad.

Con el  tiempo,  se  fueron  acostumbrando  y  arrutinando,  se  fueron  creyendo  la  verdad  absoluta,  la  moralina  andando,  se  convirtieron  en  policías,  en  vigilantes  de  dogmas  y   rituales,  que  son  capaces  de  matar  cualquier  espontaneidad  del   Espíritu  Santo.

A  esta   parroquia,  llegó   una  joven  religiosa,  para  ayudar  al  párroco,  que  tenía  un  poco  más  de  quince  años  en  la  comunidad.

Parecía  que   todo   iba  a  caminar  como  siempre  y  que  el   trabajo  iba  a  ser  menos   pesado  con  la   ayuda  de  la  religiosa.

Esa   religiosa,   es  muy  especial,  es   una   lectora  apasionada,  lee   de   todo,  hasta  autores   bajo   sospecha  del   Vaticano,   su   forma  de  ver  la   vida,  es  muy   libre   y  sin    prejuicios,  no  le   gustaba   usar  casi  su  hábito  de  su  comunidad.   Era   muy   sincera  en   su   forma  de  hablar  y  de  actuar.      Era   una  soñadora  y  una  libre pensadora,  por  lo  tanto,  se  preocupaba  de  que   la  fe,   de  verdad   estuviera   al   servicio  de   cualquier  ser  humano,  para  su  crecimiento  y   dignificación  de  su   persona.

Esto,  ella  nunca  pensó  que  le   iba   a  acarrear   problemas   con  su   propia  comunidad  de   religiosas,  y  más,   en  la  parroquia   que  estaba   sirviendo.

Veritafilia (Amiga  de  la  Verdad)  era  el  nombre  de  aquella  joven  religiosa,  que  su  único  sueño, era,  que   toda  persona   fuera  más  feliz   y  viviera   más  en  plenitud  su  pobre  existencia.

En  el   caminar   con  la   gente  de su  parroquia,  se   fue  dando  cuenta,  que  les  faltaba  vida,  tanto  a  ellos  como  a  las  demás  capillas.

Ella,  hija  de   esta  época,  y  no  de  otra,  comenzó  a   tratarles  de  abrirles  sus  esquemas  y  su  cerrazón.  Pues,  cada  día   que  pasaba,   había  menos   gente  participando  en   la   parroquia.    Las   celebraciones   se   tornaban   rutinarias   y  no  decían  nada  nuevo  a   sus   contemporáneos.   Se   vivía   una  fe   tradicionalista  y  en  los   grupos,  de  sus   reuniones  no  engendraban  ningún   cambio,   mucho  menos  un  despertar  de  conciencias  hacia  la   Historia  que  vivía  la   ciudad.

Veritafilia  intento   de  ponerles  a  pensar,  pero   parece  que  al  nacimiento  del  pleno  siglo  XXI,  el  pensar  se   torna   todavía   peligroso.   Les  comenzó  a  cuestionar  su   fe,  que  sólo  servía   para  vivir   más  cómodamente  de  lo  que   ya  estaban  acomodados  en la  mediocridad  y   conformismo.   Trató  de   ayudarles   para  que  su   fe  realmente  estuviera   encarnada  en  la   realidad  y   en  su  vida  cotidiana.    Para   que   tuvieran   una   creíble   motivación  y   buscarán   un  significado,  que  le  diera  sentido  a  su  vida,  en  todo  lo  que  vivieran.

Comenzaron   a   culparla  del  exterminio  de  los  grupos  apostólicos,  que  cuando  ella  llegó,   ya  estaban  en   terapia  intensiva,  por  lo  tanto,  estaban  desgastados   y  arrutinados.

Las   calumnias   eran   muy  variadas,  desde  que  se  estaba  acostando  con  un  joven,  de  los  coordinadores  de  las  platicas   pre-bautismales,  hasta    que   era   lesbiana.    No  faltaron    los  chismes  que  decían  que  le  agarraba  el  pene  a   los  niños   del  catecismo,  y  de que  les  ponía    películas   pornográficas   a  las   adolescentes  que  se  preparaban  para  el  sacramento  de  la  confirmación.

Veritafilia,  a pesar de todo  eso,  luchaba   por  seguir  siempre  adelante,   y  de  nadar  a  contracorriente,  tenía  el   apoyo   de   una   amiga  atea,  eso  la  motivaba  a  seguir  viva.

Cierta  noche,  los  Anticristos  se  reunieron (si  existen,  y  no  son  los  demonios  como  los   imagina  el  colectivo  folclórico,  de  color  rojo  y  con  cuernos;  son  individuos  y  en  más  de  una ocasión,  están  a  nuestro  lado  y  comparten  la  eucaristía  con  nosotros).

Esos  Anticristos  eran:  la  presidenta  del  patronato  de  la   parroquia;  la  coordinadora  del  grupo  de  la  vela  perpetua;  la   jefa  en  turno  de  la  leche  del  seno  derecho  de la  virgen  María;  y  los  supuestos   compadres  del  párroco  y  sus  amigas  inseparables  que  le  ayudan  a   organizar   y  a  vender   los  boletos  de  la   rifa  anual  para  los  gastos   de  la  parroquia.

Eran   los  propios  feligreses  los  que  estaban  planeando  algo  macabro  contra  Veritafilia.   Estos   feligreses,  que  se  hacen  llamar  cristianos – católicos;  seguidores  de  Jesucristo;  que  presumen  conocer   el  amor   y   la   misericordia  de  Dios;  también  una  característica  de  ellos,  es la   vejez,  y  no  me  refiero  a  la   vejez  de  edad,  sino   a  la   vejez  de  una   fe  que  ya  no  responde  a  nuestra  actualidad.

Si,  esos  mismos,  eran  lo  que   no   llenando,  con  levantar   calumnias  a   Veritafilia,  ahora  organizaban  algo,  para  darle  un  golpe  duro  a   esa  religiosa   que  su   único  afán,   era   vivir  libre,  alegre   y   feliz,   y  querer   compartir   esa  felicidad,  fruto  de  saberse   amada  por  Dios.

Tenemos  que  hacerle  entender  a  esa   religiosa   que  está  mal,  y  que  está  acabando   con  la  parroquia,  no  ha   hecho  caso  de   las  llamadas  de  atención  de  su   Madre  Superiora;  de   las  indicaciones  de  nuestro   párroco  y  de   nuestro  Obispo;  es  hora  de  actuar   y  de  hacerle  ver  su  verdadero  papel  aquí  en  el  mundo.

¿Cómo  ven? De  hecho,  lo  último  que  escuche  decir,  de  sus  propios   labios,  fue:”Cuando  seamos  capaces  de  ver  a  Dios  en  la  mirada  del   Otro,  ese  día  cambiará  nuestra  Iglesia”.    Esto  es   ridículo,  Dios  nada  más   está  en  el  Papa,  en  los  obispos,  en  los  sacerdotes  y  en  la  gente   como   nosotros,  y  no,  en  las   personas  como  ella.

¿Cómo  ven,   si  contratamos  a  alguien  para  que  le  dé  una  calentadita   y  conozca  a  Dios  en   tierra  ajena? ¿Cómo  ven,  si  la   violan  y  la  golpean,  casi  hasta  matarla?

Al   fin,  en  estos   tiempos,   todos  los  días  aparecen  muertos  o ¿Miento?

No  sospecharían  de  nosotros,  además   contamos   con  el  respaldo  de  nuestro   párroco   y  del   párroco  de  la  Catedral,  y  sobran   personas   que le  traigan   ganas  a  esa  monjita   rebelde  que  se  pinta  las   uñas  de  negro.

Yo  me  encargaría,  pues  tengo  un  compadre  que  es  asesino  a  sueldo  para  un  cártel  de  la   droga,  que  se  acaba  de  poner  de  acuerdo  con  el   gobierno  del  Estado ¿Qué   opinan?  O   mejor  ¿Lo  ponemos  a   votación?

La  encargada  de   rezar  el  rosario,  nada  más   dijo,   que  no  se  les  pase  la  mano,  pero   todos  los  Anticristos  estuvieron   de acuerdo  esa  noche,  donde  lo   único  que   se  hizo,   fue  asesinar  la  bondad  y  la  misericordia.   Mataron   lo   poco  que  quedaba  de  verdad  en  aquella  comunidad   supuestamente  católica.

La  sentencia  estaba hecha,  no  había  marcha  atrás.

Fue  en  una  carne   asada,  pues   a   Veritafilia  le  encantaba  disfrutar  de  esas  convivencias,  llegó  como  siempre,  en  su   motoneta  color  rosa  y  con  calcas  de  Betty  Boop.

Era  una  desvelada  Veritafilia,  regreso  a  su  casa,  la   detuvieron  para  pedirle  una  llamada  por  celular,  supuestamente   unos   hombres  y   una  mujer,  se  les  había  descompuesto  la  camioneta.   Ella  no  se  pudo   negar,  siempre  alerta  para  ayudar  al  otro.

Allí la  levantaron  y  la  golpearon  sin  piedad   hasta  desmayarla.

En  un   callejón  solitario  comenzó   su  asesinato.

Primero la  desnudaron  con  un  odio  descomunal,   eran  tres   hombres.   Uno  de  ellos  la  despertó   y   la   volvió  en  sí,  para  que  fuera   consciente  de  lo  que   iba   sufrir   esa   noche.

El  segundo  le  abrió las  piernas,   el   tercero   comenzó  a  penetrarla  hasta  vaciarse  en  ella,  el   primero   después la  penetró   por  el  ano  hasta  sangrárselo,  mientras  tanto   los  otros  dos   le   golpeaban  la  cara  con  toda  su   fuerza.   No  contentos  con  eso,  le   introdujeron   una   imagen  de  san  Judas  Tadeo   por   la   vagina,   hasta  desgarrarla  y  llegar  a   sus  entrañas.  Después   le  orinaron   todo  su    rostro,   ya   cansados   de  golpearla,   fue  cuando  después  de  su  éxtasis,  se   dieron  cuenta  que  ya  no  respiraba   y  que  tal  vez,  Veritafilia   yacía   muerta.

Huyeron  y  se   fueron  los  cobardes.

A  los   siete  días   fue   encontrada,   los  perros   callejeros  y  hambrientos,  ya   habían   hecho   estragos  en  su  cuerpo,  fue   encontrada   por  el   olor  que  despedía,  era   insoportable  para los  días  que  llevaba  desaparecida.

Los   rumores  no  tardaron  en  hacerse  notar  en  aquella   parroquia:”que  se  lo  merecía”  “que  quien  la  traía  en  la  calle  tan  altas   horas  de la  noche””castigo   divino  por  ser  como  era”.

Después,   pasó  algo  curioso  en  esa  comunidad,  comenzaron  a  adorarla  como  una  santa,  a  Veritafilia.

Cuando   conocí   su   historia  y  el   proceso  de  beatificación  de  Veritafilia,   desde  ese  día   no   he   dejado  de   luchar  para  que  no  la   beatifiquen,  pues   hacerla  santa,  es  ser   cómplice   de  su  asesinato,  ahora  resulta,  que la  misma  gente  que   la  mando  a   matar,   ahora  la   veneran.    Esto   de  quererla    beatificar,  es  como  querer   lavar   su  conciencia  de  su  asesinato,  de  lavarse  las  manos   como  Poncio  Pilatos.   Tanto  como  el   Pueblo  supuestamente  de  Dios,  como  la  Iglesia.

Esto  me   indigna  y  no  paro  de   gritar:”No  a la  beatificación  de  Veritafilia” “Si,  cárcel   a   los   asesinos  que  están  dentro  de  nuestra  propia  Iglesia”.

“Junto  a  ustedes,  no  seré  el  que  sabe  sino  el  que  acompaña.   No  seré  el  que  enseña,  sino  el   que  dialoga.  Nunca  seré  un   padre,   y  menos  aún  un  Santo  Padre. . .  Pero  sí   quiero  ser,  para  todos  ustedes,  un  amigo”.

De  la  novela   VATiCANO  2035. Ed. Grijalbo  2006. 

 @GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Aleman.

Anuncios

12 pensamientos en “Un Futuro Presente

  1. Corrige suavemente y reconoce enérgicamente, para mi eso es amar, Gofo te admiro y respeto, simplemente el pastor elige a sus ovejas y ellas le siguen, si contaras cuantos corazones sinceros te acompañan y respaldan superarían en mucho a los que acompañan a los miserables que se creen correctos. Te envío un fuerte abrazo. no dudo en que definitivamente tu mente y tu corazón están conectados. te voto un 4. (ABRAZO sincero)

  2. Es una manera cruda de mostrar la realidad… Y solamente no ve la realidad el necio! No hay peor ciego que el que no quiere ver!!!… Lo felicito por presentar de esta manera lo que Pasa en cientos de Iglesias, donde los grupos de poder creados, Destruyen todo aquello que no les ayude, favorece o sea a sus ojos correcto!!!!

    • ¡Aaay Corazón! (ElSenor Esmifuerza) Yá te extrañaba, no me habías escrito nada, tal vez, yá olvido mí Fans número 1 y como cantaba esa canción ochentera de Flans: “me enamorado de un fans”. Gracias Corazón (ElSenor Esmifuerza) por compartir tu graaan amor cristiano, por Ti Corazón (ElSenor Esmifuerza), creo más en el dios que predicas: )

      • Pues no, mi querido padre Adolfo, creo que se ha ud. equivocado, pues en ningún momento me he declarado “fans” suyo, pues yo elijo muy bien a quien admirar. Como le comente desde los primeros intentos que hice por establecer comunicación con ud. si hago esto es porque me interesa sinceramente enterarme por ud. mismo de quien es y que piensa verdaderamente el padre “Gofo”, pues difícilmente me dejo llevar por la opinión de algunos cuantos o por lo que un diario barato publique por ahí. La verdad duele, pero debe ser dicha, ¿o es la Iglesia un lugar para acoger a cuanto pecador ande por ahí sin decirle que es necesario que deje de pecar? ¿o el amor cristiano se caracteriza por no hacerle ver sus errores al errado con tal de no hacerle sentir mal?
        No, mi estimado padre Adolfo, yo no predico a ningún “dios”, pues en el que creo y al que sigo es el único DIOS que existe y por el que somos.
        Quizá no tenga yo la mejor manera de decir las cosas, pues no hay momento en que me olvide de lo limitado e imperfecto que soy, y es precisamente por eso que siempre estoy atento a que se me corrija en lo que se me deba corregir, con tal de que se me demuestre que estoy en el error. Por ejemplo, me gustaría que me señalara mis errores en los comentarios que hice de su articulo “carta abierta al nuevo Papa”, o cualquiera otro de mis comentarios, en lugar de la ironía con la que me ha respondido aquí.
        Cuando guste que podamos establecer una comunicación seria y con la finalidad de que la verdad sea dicha aquí tiene mi cuenta de facebook y dialogamos, de lo contrario tendré que conformarme con ir extrayendo poco a poco lo que pueda de la personalidad del padre “Gofo” a partir de sus escritos tan buenos o malos como sean, que por cierto, y como una opinión franca, mejore al menos un poco su redacción.
        Saludos y a la orden.

  3. Sin duda que hay frialdad, protagonismo, maldad y envidia en nuestras parroquias y se que hay que cambiar toda esa manera de pensar… Y no se valen las injusticias… Como las que han ocurrido hasta ahora…

  4. Sin duda que hay frialdad, protagonismo, maldad y envidia en nuestras paaroquias y se que hay que cambiar toda esa manera de pensar… Y no se valen las injusticias… Como las que han ocurrido hasta ahora…

  5. Así es, tal como lo escribes, en todas las parroquias se vive este triste panorama. Deberíamos durar cinco años en cada cargo para no crear cacicazgos. No hemos entendido que la Iglesia la formamos todos; que cada uno de nosotros somos responsables de que crezca y no se destruya. Parroco, vicario, religiosas (o) coordinadores, miembros de grupos, laicos. TODOS, somos personas en diferentes cargo y manera de pensar pero con la misma dignidad que Dios nos da y por ende debemos vernos con tolerancia, aceptación tal como somos, y así aprender y enseñar de lo que presumimos al decir que conocemos a Jesús y que está lleno nuestro corazón.
    Y de esa diferencia se forma el AMOR el cual estamos llamados a sembrar en cada uno de nosotros, esa diferencia nos hace semejantes a Dios. Hay que despertar nuestra conciencia, para poder ver mas allá de lo que nuestros ojos ven y nuestros oídos creen que perciben seamos abiertos al cambio, todo cambio es bueno y más ahora que entramos en un cambio de era. Y tienes razón al decir que Jesús no nos salva sino nosotros con nuestras obras y actitud.
    GRACIAS Por seguir haciéndonos reflexionar y no desistir, a pesar de nuestro corazón de piedra… Enhorabuena, te admiro Adolfo.

    • “Cree que el clericalismo se debilitará por sí solo y que la Iglesia empezará a respetar a las mujeres y acabará amándolas”.
      De la novela VATiCANO 2035. Ed Grijalbo 2006.
      GRACiAS Alma por tus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s