Una Mirada a Gianni Vattimo

 Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

.

.

“¿Cómo  sería  posible  que  surgiera  ese  nuevo  discurso  sobre  la  justicia  e  igualdad  como  consecuencia  de  la  conjunción   de  democracia  y  catolicismo   si  no  hubiera  ocurrido  un cambio  teológico  que  hiciera  plausible   para  la  Iglesia   cuestionar  el  modelo  o   régimen  de  gobierno?”
De  Rodolfo  Soriano  Núñez: “En  el  nombre  de  Dios”.  Religión  y  Democracia  en  México. Ed. Instituto  Mora  –  IMDOSOC. 1999.  

..

Definitivamente  algo  que  le  da  sentido  a  nuestra  existencia,  es  el   encontrarte  con  gente  maravillosa.   Lo  confieso,  me  la  paso  en  desveladas,  un  espacio  donde  intercambio  ideas  y  conozco  personas   con  otro  punto   de   vista  diferente  al   mío.

En  una  de  las   tantas  tertulias  noctámbulas  que  trato  de  no  faltar,  después  de  escuchar   consejos  de  cómo  poner  pañales,  es  maravilloso  escuchar  a  mujeres  de  sus  experiencias  de  embarazo  y  de  presumir  a  sus  hijos, desfiló  un  sin  fin  de  aventuras  de las  presentes,  la  poesía   hace  gala  de  su  presencia  en  nuestras   charlas,  no  puede  faltar  la  filosofía,  a  la  teología  casi  no  la  pelan,  no  hay  que  ser  tan  gachas  con  ella,  ha  de  servir  para  algo ¿no?

No  podía  faltar  la  presencia  de  niñas  y  niños  a  dichas   tertulias,  antes  de  que   los  fueran  a  despachar   a  ver  una   película   de  Walt  Disney.  Un  cuasi  adolescente  de  apenas  12  años,  antes  de  que  lo  despacharan  dijo  en  voz  alta: “Yo  quiero  ser  como  el  Gofo”.  Después  de  ello,  aseveró  dirigiéndose  a  su  servilleta: “¿Tú  en  qué  crees?  Pues,  yo  no  creo  en  Dios”.

En  mí  interior  no  dejó  de  sorprenderme  la  cuestión,  por  escuchar  de  quién  venía,  pero  también  pensé: llegó   la  hora  interesante  y  debatida  de  la  tertulia.

Le  confesé  al  niño,  mira: me  confieso  ateo  como  tú.  Pues  me  autodefino  como  un  ateo  que  quiere  seguir  creyendo  en  la  fe,  esa  fe  que  me  dice  que  es  posible  creer  que  se  cree.  Y  más  que  creer  en  Dios,  quiero  aferrarme  a  seguir  creyendo  en el  ser  humano.  No  soy  creyente  de  las   religiones  que  se  aprovechan  de  la  ignorancia  de  la  gente;  que  siguen  alimentando  la  sumisión  de  nuestro  pueblo;  que  siguen  creando  superstición   entre  nuestra  sociedad.  No  comulgo  con  las  iglesias  que  se  convierten   en  corporaciones  supuestamente  espirituales – religiosas y  económicas.   No  soy  partidario  de  seguir  viendo  a  los  pastores;  religiosos  y  sacerdotes  con  aureola  de  una  santidad  falsa  y  trasnochada  que  no  responde  a  nuestra  época.  Al  grado  de  verles  como  seres  angelicales  y  por  lo  tanto,  intocables.

La  Fe  no  es  patrimonio  exclusivo  de  una  religión  en  particular,  mucho  menos  para  aquellos  y  aquellas que  hacen  negocio  con  la  conciencia  y  la  fe  de  nuestro   pueblo;  la  fe  es  una  fuerza  que  todo  ser  humano   tiene  para  darle  significado  a  su   historia.

Desde  que  nacemos  tenemos   fe,  pues  en  los  primeros  que  creemos  son  en  nuestros  padres,  pues  ellos  nos  dicen  que  lo  son,  y  lo  creemos.

Después   creemos   en  la  educación  que  nos  brinda  el  Estado,  en las  tradiciones,  costumbres  de  nuestro  pueblo  y  todo  lo  que  conlleva   vivir  en  una  generación   y  cultura  de  nuestra   época.   Posteriormente  creemos  en  el  amor  de  una  mujer,  en  nuestros  proyectos,  en  nuestra  tarea  que  tenemos  frente  al  Otro,   y  no  hay  duda  para  creer  en  nuestra   responsabilidad   histórica,  que  hoy  más  que  nunca  es  una   urgencia   asumirla  cada  una  y  uno  de  nosotros.

Nos  evoca  Gianni  Vattimo;  un  filósofo  y  político  italiano  nacido  en  Turín  en  el  año  de  1936.  En  su  maravilloso  libro: “Creer  que  se  cree”  Que  la  fe  hoy  más  que  nunca  parece  reclamar  una  actitud  y  respuesta  personal,  para  poderla  llevarla  hacia   una  actitud  comunitaria.    Es  válido  volver  a  creer,  pero  esta  vuelta  a  la  fe,  tiene  que  ir  acompañada  de  un  replanteamiento  de  la  fe,  claro  es  necesario   iniciar  un  proceso  de  racionabilidad  de  la  fe,  para  esto  es  necesario  dar  el  paso  de  replantearnos   la  fe.

No  podemos  negar  que  todo  ser  humano  creyente  y  no  creyente  siempre  buscará  las   razones  últimas   de  su  existencia.  Esto  nos  lleva  a  los  contenidos  de  nuestra  conciencia,  y  ésta  nos  refiere  de  alguna  ú   otra  manera  a  tener  una  fe  en  algo  ó  alguien.    Y  esta  fe  nos  debe  de  ayudar  a  conocernos  mejor   y   esta  fe  nos  ayude  a   vivir  más  en  plenitud.

Si  esa  fe  nos  hace  más   miopes  a  nuestra   realidad,  si  machaca  nuestra  dignidad  de  la  grandeza  de  ser  seres   humanos,  esa  fe  no  sirve   para    nada.

En  algo  que  estoy  muy  de acuerdo  con  Vattimo  es  de  que  si  queremos  valorar  ese  voltear  a  la  fe,  tenemos  que  purificarla  de  todo  fanatismo  ciego,  ritualismo  y  de  todo  dogmatismo  que  no  dice  nada  nuevo  a  nuestros  contemporáneos   y  contemporáneas.

No  dudo,  que  algo  que  nos  va  a  unir  más  como  sociedad  y   optar  por  nuestra   responsabilidad  histórica,  es  compartir   la  propuesta  de  Gianni  Vattimo.

El  nos   propone    de  personalizar    la  secularización  como   un   rasgo  constitutivo    de  una  auténtica   experiencia   religiosa.  Ahora   bien,  la   secularización  significa   precisamente   una   relación  desde  el  núcleo  de  lo  sagrado  en  lo   mundano.

Y  díganselo  a  su  servilleta:  soy  persona  en  primer  lugar,  después  soy  sacerdote  del  clero  secular  diocesano,  así  nos  conocen  a  nosotros  como  el  clero  secular.

La  secularización  que  vive  nuestra  sociedad  no  es  tan   mala  como algunos  la  tratan  de  satanizar  todavía  en  nuestros  días.

Descubro  a  Dios  no  necesariamente  en  un  templo,  allí  es  donde  menos  está,  mucho  menos  está  encerrado  en la  sacristía.

Lo  descubro  más  cuando  celebré  eucaristías  entre  las  prostitutas  ó   cuando  estoy  con  una  de  ellas;  entre  las  mujeres  del  penal;  entre  mujeres  que defienden  su   preferencia   sexual;  con  mujeres  que  luchan  por  vivir  su  historia   y  se  atreven  a  ser  ellas  mismas,  cuando  disfruto  de  un  café  acompañado  de  un  homosexual   que  quiere  vivir  una  amistad   y  su  plenitud  desde  su  preferencia  sexual;  cuando  voy  al  cine  a  disfrutar  de  una  excepcional  película;  cuando  escucho  música   instrumental  y  por  supuesto  del  rock;  cuando  me  deleito  de  una   buena  obra  de  teatro    y   no  hablo  de  un  relativismo  pseudoreligioso,  mucho  menos  de  un  panteísmo.

Y  en  estos  últimos  días  descubro  a   un  Dios  vivo,  en  los  diferentes  movimientos  que  han  surgido:  como  Ciudadanos  por  Coahuila;  COCiPE;  Coah – Activos;  Indignados  Coahuila; Colectivo  Ixaya:  por  la  indiferencia – mediocridad – desinformación – pasividad  de  las  y  los  coahuilenses  frente  a  la  deuda  que  nos  deja  Humberto  Moreira  y  demás  cómplices,  eso  sin  hablar  del  problema  de  seguridad  social,  narcotráfico – violencia,  en  fin  tenemos  muchas  tareas  pendientes  frente  a  nuestra   realidad.

Es  necesario  pensar,  reflexionar  y  esto  nos  llevará  a  actuar.

Hasta  hoy,  hay  fe,  pero  esa  fe  nos  debe  de  ayudar  a  ser  mejores  y  ser  protagonistas  de  nuestro  destino.

Vattimo  nos  propone ¿cómo  retorna – si  retorna,  como  creo,  lo  religioso  en  mí – nuestra  experiencia  actual? ¿Cómo  recreamos  lo  sagrado  en  nuestra  vida  cotidiana?

Ha  llegado  la  hora  de  romper  con  nuestros  prejuicios  que  hemos  ido  arrastrando  a  lo  largo  de  la  Historia,  de  darle  un  nuevo  significado  a   nuestros  hábitos  mentales  heredados  que  ya  no  sirven  para  nada  y  no  nos  ayudan  en  nada  a  concentrarnos  en  lo  que  verdaderamente  es  esencial  para  nuestra  existencia.

Concluí  que  también  era  ateo  como  él.   Y  antes  de  que  Emiliano  se  fuera  a  ver  la  película,  solamente  dijo:”Con  este  Buey  si  quiero  ir  a  misa  Mamá”.

.

“mi  reflexión  sobre  el  retorno  de  la  religión  parte  de  la  idea  de  que  Heidegger  y  Nietzsche  tienen  razón. . .
mientras  haya  teologías  y  un  cierto  modo  de  vivir  la   religión,  e  incluso    la  autoridad  de  la  Iglesia   católica,  parecen  querer   fijarla   como  definitiva (su  verdad) y  verdadera. . .
estaremos  frente  a  una  apariencia  de  fe  y  lo  único  que  hacemos  es  alimentar  nuestros  prejuicios”.
“CREER  que  se  CREE”  De  Gianni  Vattimo. Ed.  Paidós  Studio.  1996. 

 

@GofoAutor

gofo_04@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán.

Anuncios

4 pensamientos en “Una Mirada a Gianni Vattimo

  1. No Hay como la noche para leer. GRACIAS por lo escrito que nos cuestiona a nosotros mismos. He sentido mas la presencia de DIOS en el Hermano enfermo. al estar a solas con mi musica favorita con un libro que me hace pensar el compartir una rica cena con mi hermano esta noche GRACIAS me desvele pero aprendi mucho UN GRAN SALUDO .

    • Así es Juany cuando Eres capaz de que esa Fe que tienes te lleva a un encuentro Contigo Misma y comienzas a asumir Tú Responsabilidad Histórica, por consecuencia a darle un verdadero significado a tu Existencia; es cuando te das cuenta que valió la pena vivir.
      Sigamos promoviendo la LECTURA Alternativa.
      ¡GRACiAS por darte el tiempo de LEER! ! !

  2. La fe es una escucha, una llamada al compromiso, que hacemos en el nombre de un Dios que está con nosotros. ¿De qué nos sirven los dogmas, la teología, el catecismo si no escuchamos la palabra de Cristo que se ha hecho carne?
    “Todo el que es de la verdad, escucha mi voz”. Así lo dijo el Padre “Éste es mi hijo amado escúchenlo”. Escuchar la voz de Cristo, es vivir su verdad, significa hoy:
    -Ser coherentes
    -Luchar sin la fuerza de las armas o el poder, sino con la verdad.
    -Es afirmar que merece la pena pasar por la vida, no salvándose a si mismo, si no entregándose a los demás.
    -Es proclamar y vivir al estilo de Cristo, porque Él es el corazón de la historia de toda la humanidad.
    Dios no condena ni castiga, ¿será acaso Cristo que murió y más aún, resucitó y está a la derecha de Dios y que intercede por nosotros?. . . .
    Lógicamente este encuentro con Dios no es para quedarse inactivos. Siempre tenemos el peligro de refugiarnos en una interioridad que no conduce ni compromete a nada.
    Por los caminos que sean, hay que buscar a Dios en lo más auténtico de nuestro ser, porque si no lo encontramos allí, en vano lo buscamos fuera de nosotros.

    Gracias, Adolfo por invitarnos a reflexionar la fe.

    • “hay que buscar a Dios en lo más auténtico de nuestro Ser, porque si no lo encontramos allí, en vano lo buscamos fuera de nosotros” Muy bien dicho y sintetizado Alma.
      La Fe es una Fuerza que busca el verdadero significado del ¿Por qué estamos aquí? Y ese significado retoma mucho más sentido cuando nos complementamos con el Otro.
      GRACiAS por darte la oportunidad de descubrir otro punto de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s