Ensayo sobre José Saramago

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

,

 

 .

“No,  amor  mío,  no  puedes,  me  quedo  aquí  para  ayudarte  y  para  ayudar  a   los  que  vengan,  pero  no  les   digas  que  yo  veo”.
De  José  Saramago  en  Ensayo  sobre  la   ceguera.
Alfaguara  1998.

 .

Lo  que  se  veía   era  solamente  el   reflejo  de  los   rostros,  de  los  que  se  supone  están   vivos  y  conscientes  de  su  mediocre  existencia,  del   otro  lado  del  vidrio  no  había  nada,  ni  nadie.

Siempre  estaban   allí,  nadie  notaba  su  presencia,  pues  mientras   haces  tu  trabajo  nadie  nota  tu  presencia,  es  hasta  cuando  faltas  y  provocas  un  desequilibrio,  es  cuando  notan  tu  ausencia.

 La  primera  en  darse  cuenta  de  su  ausencia  fue  una   niña,  le  encantaba  admirarlos,  siempre  posando  la  ropa  de  moda  de  ocasión,  cuando  de  regreso  de  la  escuela  se  dirigía  a  su  casa,  pasaba  por  esa  calle  de  las   tiendas  departamentales  de  las  prendas  del  último  grito  de  moda.   Le  gustaba  verles  desde  que  vio  por la   televisión  aquella  película  ochentera  “Me  enamoré  de un  maniquí”.

 No  tardó  en  correr  el  murmullo  por  las  calles  de  la   ciudad,  no  había  ningún  maniquí  en  las   vitrinas  donde  solían  estar  siempre.

 Conforme  pasaban  las  semanas,  en  los  noticieros  comenzaron  a   tenerla  como  nota   principal.  Era  tema  de  discusión,  de  sobremesa,  de   foros  abiertos,  en  el  Twitter  era  de  los  temas  más  mencionados.

 Hasta  en  las   iglesias,  en  sus  homilías,  los  pastores  de  todas  las  denominaciones   hablaban  de  un   Apocalipsis  de  los  maniquís,  que  esto  era   una  señal  del  fin  del  mundo.

 Los   filósofos  y   teólogos  comenzaron  a  repensar  el  fin  de la  historia  desde  la  desaparición  de  los  maniquís  en  los  aparadores ¿qué  sentido  tiene  la  ropa,  sino  hay  quién  la  pose? ¿ahora  quién  enseñará  lo  pasajero  de  la  moda?

 Pareciera  que  nada  más  esto  sucedía  al  norte  del   país  y   no   en  ninguna  parte  del  mundo.

 Con  esto  comenzó  a  fortalecerse   el  narcotráfico,  pues   estos  no  nada  más  se  había  adueñado  con  el   tráfico  de   drogas,  sino  ahora   con   el  tráfico  de  maniquís,  surgió   un  nuevo  negocio,  con  la  falta  de  maniquís.

 Desde  la   tienda  más  pequeña  y   modesta,  hasta  los  grandes  departamentos  de  las  famosas   firmas  de  las  marcas  de   renombre,  no    había  ningún  maniquí.

 Así  fueron  pasando  las  horas,  los  días,  los  meses,  había   un  ambiente  de   rutina,  de  pesadez,  de  náusea,  de  sin  sentido.

 Un  día,  esa  misma  niña  de  regreso  al   acabar   la   escuela,  pasando  por  la  plaza  principal,  no  daba  crédito  de  lo  que  sus   ojitos  veían.

 El  sonido  era  de  llamar la  atención,  hasta  el   oído  más  sordo  lo  escucharía,  era  como   el  marchar  de  miles  de  soldados,  pero  no  eran  soldados,  ni  tampoco   el  desfile  de  alguna  fecha  inventada  por  el   gobierno  para  festejar  una  supuesta  independencia.

 Esa  niña  comenzó  a  sonreír  y  a   volver  a  tener   esperanza,  pues    era  testigo  del  regreso  de  los  maniquís.

 Eran  muchos,  más  de  miles,  de  todos  los   colores,  de  diferentes  calidades,  pelones,  con  pelucas,  completos,  otros  les  faltaba  algún  brazo  o  pierna,  había  con  ropa  otros  tantos  desnudos,  estaban   todos  concentrados  frente  al  palacio  rosa  del  gobierno  del  Estado.

 Estaban    reclamando  su  derecho  de  su  esencia  de  ser.   Ellos  y  solamente  ellos,   tenían  la   obligación   y   el   derecho  de  ser   para  lo   que   fueron   creados: ser  maniquís.

 Ese  era  su   enojo  e  indignación,  se  sentían   usurpados   y  desplazados  por  los  seres   humanos,  el  que   dirigía  la  manifestación   con   un  megáfono  gritaba: “Que   ellos  y  no  los  seres  humanos,  eran  los  que  deberían  de  permanecer  pasivos  frente  al   Otro  y  a  la  Historia,  que  los  maniquís  para  eso   fueron  creados  para  ser  manejables  por  otros  y  no  los  seres   humanos,  hoy  en  día   eran   los  seres   humanos  los  que  parecían  más  maniquís  y  no  ellos.   Hoy  seguiremos  ausentes  de  las  tiendas  hasta  que   los  seres   humanos  decidan  a   dejar  de  actuar  como  nosotros”.

 Fue  cuando  la  niña  se  dio  cuenta   que   las   personas  son  débiles  mentales  y   se  dejan  gobernar  por  los  demás,  peor  aún,  por    un  gobierno  y  una  clase  política  que  no   vela  por  el  bien  de  la  sociedad,  por  unas  corporaciones  religiosas  que  sólo  fomentan  una   fe   miope  y  fanática.

 Por  eso  comprendió   la  indignación  de  los  maniquís.  Los  maniquís   eran  ellos  y  no  los  seres  humanos.    No  tardó   para  unirse  en  aquella   fiesta  de  protesta  de  los  maniquís  y  alzar  la   voz  de   reclamo: “Que  los  humanos,  vuelvan  a  ser  humanos”.

“Pero  aquí  estamos  tratando  con  humanos,  y  los  humanos  son  universalmente  conocidos  como  los  únicos  animales  capaces  de  mentir”.
José  Saramago  en  Ensayo  sobre  la  lucidez.
Alfaguara  2004. 

 

@GofoAutor

 

gofo_04@hotmail.com

 

Facebook   Adolfo  Huerta  Alemán.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

7 pensamientos en “Ensayo sobre José Saramago

  1. Solo verdades ,y verdades, el hombre es imperfecto , bueno,los hombres aprovechados y deshumanizados ,enfermos de poder político y religioso . Excelente ,como todo lo usted escribe y hace que los ojos cerrados por la ignorancia se abran . Gracias !

  2. SALUDOS .FELICIDADES con mucho para reflexionar .vino a mi mente la cancion de Silvio Rodriguez .LA MAZA que en ella describe al ser humana y que se sienta realmente humana .

    • No declinemos por LEER y de seguir promoviendo iDEAS que nos muevan y nos motiven a comprometernos con nuestro contexto histórico.
      GRACiAS por darle tiempo a la LECTURA! ! !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s