Navidad en cortos

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán

 

"Caminos de fé" by Julián Martínez

.

Karina me dice que Santa Claus no existe, me lo dijo ayer en la posada del kínder.  Eso me pone muy  triste ¿entonces quién nos traerá  los regalos en la noche de navidad? Pero, hoy cambió todo, cuando mi mamá me llevó a comprar  unas  cosas para  la  cena  de  noche buena.  Pasando por  las calles  del  centro, no podía  creer lo que mis  ojitos veían. Era  Santa  Claus, estaba tirado en el suelo, tal vez estaba descansando, pues por la noche tendría que visitar muchas casas a llevar  regalos. Allí  estaba acostado afuera  de una cantina, olía a leche agria, a un lado había una  gran tarta que parecía una pizza, despedía  un  olor  a  queso  a  echado a perder, y de su pantalón rojo  le salía su  pipí  que parecía un gusano arrugado y sin vida.

¡Mira mamá  Santa Claus  si existe!

-Si mi’ja, vámonos  camina rápido.

.

No he conseguido trabajo  y  necesito  dinero, de perdido para comprar  unos  pollos  asados  para la noche,  y  no  volver  a  comer  tostadas  con  chile  solamente. Conseguí  este  trabajo  por esta  noche,  bueno,  de  a  eso  a  nada,  pues  ya  es  algo. Solamente  es ponerme  el   traje  de  Santa  Claus  y  que  los  niños  se  tomen  la   foto,  escucharlos  lo  que  quieren  que  les  traiga  para  la  noche  de  navidad. No sé  de  dónde  salen  tantos  niños  y  niñas,  ya  me  tienen  cansado,  escuchando  sus  peticiones  de  regalos. Es  cuando  una   niña  más  o  menos  de   seis  años  u  siete,  la  tengo  en  mi    regazo   y  me  dice  al  oído,  lo  que  quiere  que  le  traiga  de  regalo para  navidad,  fue  cuando   dejé  de  quejarme.

–          Quiero  que  mi  papá  se  muera  o  que  lo  mates  Santa  Claus.

–          ¿?

–          Porque me mete  su  cosa,  a  mi  cosita  y  ya  me  duele  mucho,  y  también  me  la  mete por  donde  hago  popó  y  me  sale  sangre. Por eso  quiero  para  esta  navidad  Santa,  que  lo  mates, si,  por favor.

.

Otra navidad sola, ya  soy más  vieja, aunque apenas tengo 42 años pero ya me siento  más  vieja  que  ayer. Cenando sola me doy cuenta que fui una mosca muerta, que  viví para las apariencias, que fui una santurrona  y  que  me  apegué demasiado  a  mis  prejuicios.  Desearía  estar  con  él,  que  me  acompañara, pero lo espanté  con mis mojigaterías  y  con  el dilema: ¿qué  dirá  la  gente? Que eso está  mal,  que  estoy  actuando  igual  que  mi  ex esposo,  que  faltó  a  los  valores  de  la  castidad.

Ahora, para esta navidad  me  regalé  un  consolador  de  color  natural  y  con  pilas.

Cenando  sola  frente  al  consolador  que  no   dice  nada,  solo  vibra.

.

Es la primera  navidad que  vamos  a  estar  juntas, después de ocultarlo por mucho tiempo.  Me siento  mejor  después  de  todo. Haremos  juntas  la  cena,  nos  miraremos  a  los   ojos,  nos  desearemos,  estaré  desesperada  por  ver  la   tormenta  de  su  cabello  caer  en  la  almohada  y  oler   su  aliento.  Aunque  estaremos  lejos  de  nuestras  familias,  mismas  que  nos  corrieron  de  su  entorno,  cuando  se  dieron  cuenta  de  nuestro  amor. Dicen  que  estamos   mal,  que  somos  antinaturales,   que  somos   errores  de  Dios ¿Cuál  Dios?  su  Dios  que  pregonan,  no  es  más  que  una   proyección  de  sus   complejos. Mi  amor  hacia  ella  es  transparente  y   de  verdad ¿a  poco  el  amor  tiene  preferencia  sexual? Soy  feliz  junto  a  ella,  y  lo  somos,  aunque  seamos  lesbianas.

Recuerdo  el  primer  regalo  que  le  pedí  a  Santa  Claus,  fue  un  camión a control  remoto, por fin me lo va a traer  en  esta  noche,  junto  con  ella.

.

Ya  llevo  quince navidades  celebradas  aquí,  entre  estas  cuatro  paredes, cada  vez  son  menos  los  que  me   visitan,  se  van  olvidando  de  mí.  Aquí  el  tiempo  parece  que  no  transcurre,  me  doy  cuenta  que  el   tiempo  avanza,  pues  cada  vez  tengo  menos  cabello  y  tengo  más  arrugas  en  mi   rostro  y  por  la  menopausia  me  doy  cuenta  que  soy  más   vieja.  Se  me  acusa  de  asesinar  a  mi  esposo,  pero  no  lo  maté,  solamente  hice  justicia,  pues  ya  me  tenía  hasta  la  madre. Cada  vez  que  venía   borracho  me  violaba  y  me  metía  muchas  cosas  por  mí  vagina  y   a   mi  ano,  incluso  a  veces  traía  a  sus  compañeros  de   borrachera  para  que  se  acostarán  conmigo.

Llegó  el  día  que  me  decidí  a  ponerle  un  alto.   Era  un  24  de  diciembre  de  1976  por  la  mañana.  Estaba  por  despertar  de  una  cruda  mi   esposo  cuando  me  ordenó  hacerle  unos  huevos   estrellados  con  mucho  chile,  allí  estaba  sentado  tratando  de  despertar  aún. Cuando  sin pensarlo,  todavía  adolorida  de  mi  vagina,  pues  por  la  noche  me   había  metido  la  imagen  del  niño  Dios  a  mi   pequeña   vagina,  tomé  el  cuchillo  con  el  que  corto  los  pollos,  y  se  lo  pasé   por  el  cuello,  cual   si fuera  el  cuello  de  un   marrano.

Esa  noche  me  dispuse  a  desaparecer  el  cuerpo.

Lo   hice  pozole,  pero  rindió  mucho  el  cuerpo  de  mi  esposo,  tuve  que  invitar  a  cenar  a   toda  su   familia  esa  noche  buena.

Todos  estaban  saboreando  el  exquisito  pozole,  cuando  no  faltó  quien  dijera: “qué  sabroso  el  pozole   cuñadita  ¿cómo  lo  hiciste  o  dónde  compraste  la  carne,  es  de  cerdo?”.

Ustedes  coman,  que  si  supieran  de  qué  está  hecho,  no  gustarían de  él…  
¡Feliz  navidad!

.

Es  noche  buena,   vísperas  a  navidad,  llegué  junto  con  el  Padre  Orlando,  soy  acólito  de  su  parroquia,  mis  papás  lo  habían  invitado  a  compartir   la  cena  de  navidad. Rápido  se  ganó  la  confianza  de  mis  papás,  ellos   son  muy  creyentes  por  tradición  y  se  sienten  de  otro   mundo,  o  más   bien   dicho  bendecidos  al  hecho  de  que  vaya  un  sacerdote  a  cenar  a  su  casa  y  no se   diga  en  noche  buena.

Acabando  de  cenar  y  de  dar  los   regalos  de  navidad, el  padre  Orlando  le  pidió  a  mis  padres,  que  si  podía   quedarme  con  él.   Mis  papás  accedieron  sin  ningún  problema,  se  sentían  agraciados  de  que  su  hijo  se  fuera  a  quedar  con  un  sacerdote,   también  me  pareció   buena  idea  irme  a  quedar  esa  noche  a  la  casa   parroquial,  me  envidiarían  los  demás  acólitos,  que  yo  fuera  el  elegido  del  Padre.

Estando  ya  en  el  cuarto  del  Padre  Orlando,  comenzamos  a  ver  una   película,  puso  la  de  Batman,  me  encanta  esa  película,  ya  los  dos  nos  encontrábamos  en  la  cama,  me  abrazó  y  comenzó  a   frotar  su  miembro,  me  metió  su  lengua  en  mi  oreja  derecha,  fue  cuando  comencé  asustarme,  estaba  tieso  del  miedo,  me  paralizó  el  temor,  no  me  imaginaba  que  iba  a  suceder  esto.

Me  decía  que  yo  era  el  niño  Dios  y  que  él  era  la  Virgen  María,  fue  cuando  me  besó  mi  culito,  no  dejaba  de  repetir  que  era  la  Virgen  María  y  yo  el  niño  Dios.    Me  metió  toda  su  verga  dura  en  mí  trasero,  hasta  desflorarlo,  recuerdo  que  se  enojó  porque  me  salió  sangre  y  excremento  y  porque  lloré  mucho, me  decía  que  era  un  marica,  que  mis  13  años  no  debería  de  llorar,  y  que  debería  de  valorar  el  regalo  de  navidad  que  me  hacía,  que  me  sintiera  un  sagrario  privilegiado,  pues  reservaba  su  semen  en  mi  cola,   no   todos  tenían  esa  dicha,  era  bendecido  por  sus  mecos  santos.

No  olvido  esa  maldita  navidad,  pues  mis  papás  no  me  creyeron,  que  estaba  chiflado.  Al  padre  Orlando,  lo  único  que  hizo  el  Obispo  fue  cambiarlo  de  parroquia.

Pero  en  esta  navidad,  después   de  que  han  pasado  8  navidades  que  no  dejo  de  pensar  en  aquella  desgraciada  noche.   Estoy  afuera   de  la  parroquia  donde  el  Padre  Orlando  esta oficiando  la  misa  de  gallo,  al  terminar  recibirá  su  navidad  tan  deseada  por  mí.

Me  reconocerá,  no  sé,  pero  de  lo  que  si  estoy  seguro  es  de  que  le  cortaré  el  pene  y  se  lo  enterraré  en  la  oreja  derecha   y   sus  huevos  se  los  pondré  en la  boca  y  su   culo  apestoso  y   fofo,  le  meteré   la   imagen  del  niño  Dios  y  antes  de  morir   le  diré ¡Feliz  Navidad  Padre  Orlando!.

.

Afuera  del  patio  se  ven  los  adornos  y  las  lucecitas  de  navidad,  las  mujeres  que  viven  aquí,  la  mayoría  son   ancianas  y  no  tienen  a  nadie  quien  velen  por  ellas,  en  su  mayoría  fueron  víctimas  de la  violencia,  ni  siquiera  están  registradas  en  los  juzgados  civiles,  no  poseen  actas  de  nacimientos,  son   una   población  invisible  y  muy   vulnerable.  Son  mujeres  que  casi  en  toda  su  vida  ejercieron  la  prostitución,  de  hecho  Daniela  a  sus   73  años   todavía  se  prostituye,  cobrando  veinte  pesos.

El nombre  de  Daniela,  tal vez  no  te  dirá  nada,  lo  maravilloso  de  ella,  es  que   tiene  Síndrome  de  Down.   Es  muy  callada,  pero  nunca  deja  de  sonreír. A  ella  la   tiraron  a la  basura  y  la  recogió  una   trabajadora  sexual,  quien  a  los  doce  o  trece  años  la  puso  a  trabajar  en  la  prostitución.

Daniela  aún  quiere  ser  útil  a  los  demás;  limpia,  camina,  cocina, acomoda  y  convive  con  sus  demás  compañeras.  La  han desahuciado   en  muchas  ocasiones  por  su  enfermedad  de  mongolita  como  muchos  suelen  decir.  Pero  sigue  en  pie   y  sobretodo  sonriendo.

Y  esperando  la   piñata  para   romperla   y   ganar  muchas  golosinas  para  endulzar  esta  navidad.

.

¡Qué pinche es la vida! O mejor dicho los demás.  Desde  que  estoy  aquí  postrada  en  esta  cama, será  la  primera  navidad  que estaré  sola.  Desde  que  me  diagnosticaron  SiDA  estoy  sola.  Los  primeros  en  dejarme  sola,  fue  mi  familia  y  poco  a  poco  las  que  se  hacían  llamar  mis  amigas.

No  moriré  de  SiDA,  moriré  de  soledad,  que  es  peor  que  la  enfermedad.

Aunque,  el  que  me  alegra  en  esta noche  de  navidad,  es  el  enfermero  de  guardia,  es  ateo  y  es  mejor   que  todos  los  mierdas  de  cristianos  y  cristianas  que  celebran  la  navidad,  por  él  sigo   creyendo  en  Dios  y  en la  navidad.   Y  no  por  los  pinches   mierdas  de  católicos  y  católicas  con  sus  villancicos  navideños.

.

Hola  Soy  Humberto  Moreira  y  quisiera  que  para  esta  navidad;  pedirle  a  Santa  Claus  y  al  Niño  Dios. Un  regalo  para  todas  y  todos  los  coahuilenses,  sería  pedirles  demasiado  que  me  perdonen  y  me  comprendan,  que  no  tengan  resentimientos  para  conmigo  y  para  con  mi  partido.  Ustedes  no  comprenden  lo  que  tengo  que  hacer  para  mantener  mi  estatus  quo,  para  mantener  a   muchos  banqueros;  servidores  públicos;  políticos;  familiares  y  demás  lideresas. Además  no  se  enojen,  ustedes  me  dieron  su   voto  por  la   vía  democrática  y  creen  que la  democracia   es  tachar  el  logo  de  un  partido.  Ustedes  tienen  la  culpa,  pues  si   Yo  me  animé   a  dejarles  la  deuda  fue,  porque  nunca  se  quejan,  no  se  informan,  no  participan,  no  se  organizan,  aparte  de  que  son  indiferentes  y  pasivos  en  lo  que  respecta  a  lo  que  sucede  en  Coahuila,  entonces  no  se  quejen;   ustedes  tienen  el  gobierno  que  se  merecen,  está  a  su  medida.

¡Feliz  Deuda  Coahuila!  Perdón  ¡Feliz  Navidad!.

.

Logos, ofertas, juguetes, lucecitas  de  colores, exceso  de  comida, borracheras, estrenar  ropa  nueva, consumismo, Santa  Claus,  Coca Cola  ¿Ésto  es  la  Navidad?

¡Váyanse   y  métanse  su  Navidad  por  el  culo!

¡Pinches  Navidades,  a  la  mierda  con  Santa  Claus  y  su  Niño  Dios!

Adolfo Huerta Alemán

Adolfo Huerta Alemán

Saltillo, Coahuila
La Locura sin Mí, , , no tiene Vida! ! !http://youtu.be/N-ymxJDeG8ohttp://radio.infonor.com.mx
Anuncios

2 pensamientos en “Navidad en cortos

  1. Muy buenas historias padre Adolfo, sin dida amargas pero no hacen mas que darme ganas de agradecer a dios lo maravillosa que ha sido mi vida. Un caluroso abrazo y feliz navidad.

    • Brian, gracias por darte tiempo para leer, pues en ésta época en la cual, todo se vive deprisa, somos afotunados a tener lectores, y gracias por compartir tu punto de vista: )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s