Mira tu obra, Zapata

Escrito por: Profesor Arnulfo Requena Sáenz

 

.

  Del surco…

de la palpitante tierra

surge vigorosa la caña al viento,

vibra la vida en sus espigas,

y el grito en la garganta se ha quedado,

la rabia y el coraje del labriego,

que pisoteado, humillado y explotado

sigue sembrando… sembrando en la campiña.

 

  Y en el reverberante día de junio

mientras el arado rasga la tierra

suela en la liberación cercana

y sueña que Zapata volverá…

 

  Zapata, el solo recuerdo

al campesino da fuerza y esperanza,

luz a su vida desdichada.

 

  La parcela, el fruto de una lucha encarnizada

y el agrarismo que surge incontenible

como hermoso sistema para el campo

mas en sistema escrito se ha quedado

porque en la choza sombría y miserable

el campesino muere con la esperanza

de que un día la ley se haga efectiva.

 

  Como en sueños recuerda la gesta heroica

en que cambió el fusil por el arado

y se incorporó a las filas de Zapata

para arrebatar la tierra al hacendado.

 

  ¡Tierra y Libertad!

 

  Fue el grito que estalló en el campo

y fue resonando el eco de cumbre en cumbre.

 

  Y bajó a los llanos

y del sur cabalgó con rumbo al norte.

 

  Y todo México vibró con la consigna

 

  La tierra es de quien la trabaja.

 

  Y temblaron de miedo los hacendados,

los ricos explotadores

que se habían alimentado con el sudor del desvalido.

 

  Hay un rayo de esperanza en el horizonte

es Zapata que levanta su voz para exigir

justicia a sus hermanos los campesinos

que humillados y explotados por siglos

siguen siendo engañados

por políticos que solo ambicionan el poder.

 

  Mas Zapata acaudilla a sus indios

y ahora es con Madero

 

  Y después contra Madero

 

  No más engaños a los hijos de la Patria destrozada

y el Plan de Ayala nace incontenible

y su bandera ejidataria se levanta

inmaculada, sin retroceder en su propósito.

 

  Un pedazo de tierra al campesino.

 

  Libertad para vivir humanamente,

sin capataces, ni látigos que fustiguen.

 

  Y llenar el granero con el fruto dorado

que al sudor y al trabajo recompensen.

 

  Ni Madero ni Carranza lo entendieron

 

  Ni lo entendieron quienes lo sucedieron.

 

  Pues para callar al Quijote justiciero

la traición en Chinameca urdieron.

 

  Chinameca fertilizó la idea

con la sangre derramada de Emiliano

y el agrarismo se arraigó en el campo.

 

  Más mira Zapata como han pisoteado tu bandera

como siguen explotando al campesino,

y aunque estamos viviendo en otra era

queremos que nos muestres el camino.

 

  Los amos son más ricos y voraces,

el pobre sigue hundido en la miseria,

y si hemos cambiado capataces

son los mismos, lo muestra nuestra Historia.

 

  Tu bandera ejidataria, la enarbolan

los políticos ambiciosos

y a lo largo del discurso solo hablan,

de conquistas, repartos y progresos.

 

  Tu plan de Ayala ha quedado allí,

archivado en la historia mexicana,

como hermoso sistema… sí!

pero fracasando en cada intento del programa.

 

  La tierra que querías para todos

está en poder de la gente acaudalada,

y solo de tierras estériles te están dotando,

la parcela sin agua, desolada.

 

  La mirada taciturna del labriego

se pierde a lo largo de su tierra.

 

  Esperando la lluvia para el riego

mientras las nubes se alejan por la sierra.

 

  La cosecha se pierde nuevamente,

y su fe lo reanima a que prosiga

como ayer, como siempre, eternamente

teniendo en mente el fruto de su espiga.

 

  Y su fe lo reanima a que prosiga

como ayer, como siempre, eternamente.

 

  Más un día volverás, Zapata amigo

a conducir a tus legiones campesinas,

cuando el labriego despierte del letargo,

y destruya del camino las espinas.

 

  Más un día volverás, Zapata amigo

a conducir a tus legiones campesinas.

 

  Nuevos surcos se abrirán en nuestra patria

y tus ideas cabalgarán en la campiña

tu grito libertario florecerá en el surco

redimiendo así a la clase campesina.

 

  La repartición equitativa de las tierras

que tu Plan de Ayala pide cumplimiento

será la salvación, pues la cosecha

será del mexicano su sustento.

 

  Que no se acapare el producto por el rico,

que el sudor campesino obtenga el fruto

de las ilusiones que depositó en el surco,

y llegue a su jacal con su producto.

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Mira tu obra, Zapata

  1. Me tocó, me sensibilizó, me hace conciente de la realidad en que vivimos y la realidad que desde hace mucho tiempo, méxico ha vivido siempre… un pensamiento hermoso, profundo y generador de mucho compromiso como mexicanos. Gracias por compartir.

  2. Escencia pura de un sueño, en la ralidad sangre ha costado, el objetivo: Un sueño no realizado. Despierta México Patriota !, es tiempo de terminar lo que Zapata ha comenzado… Hermoso, simplemente me arrancó una lagrima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s