Gladiador

Escrito por: Juan Gerardo H. Briones  

En el año 2000, el actor neozelandés Russell Crowe protagonizó una película del género épico llamada Gladiador, que se desarrolla en la Roma antigua, cuando el imperio ha alcanzado el máximo de sus conquistas.

El film nos presenta una historia de traición, corrupción violencia y de lucha por conquistar ideales nobles. De un lado los intereses mezquinos, mórbidos y egoístas de Cómodo, el hijo del gran emperador Marco Aurelio y , del otro lado, Máximo, un excelente general de los ejércitos del norte, confiable amigo de Marco Aurelio. La traición y el engaño llevan a Máximo a terminar vendido como esclavo a un hombre que comercia gladiadores.

Así, Máximo se convierte en un gladiador destacado que va venciendo oponentes, pero su intención no es fama ni honores, lucha con un ideal, llegar a Roma e influir en las personas, Senado y pueblo para que se tenga un Gobierno justo, ya que el emperador Marco Aurelio había sido asesinado por su propio hijo Cómodo, el cual buscaba fama y aceptación ofreciendo espectáculos que desviaran en el pueblo la atención a los problemas verdaderamente importantes.

Todo esto viene a mi mente al llegar a esta construcción de más de 1800 años. Me refiero al Coliseo, en Roma, que era llamado anfiteatro Flavio. Es imponente y admirable su arquitectura. Sitio ideal para la foto del recuerdo de los turistas que a diario se dan cita en su visita a la ciudad eterna.

Con capacidad para 50 mil espectadores, en este lugar se realizaron luchas a muerte entre gladiadores, luchas de gladiadores contra animales feroces, ejecuciones, representaciones y más espectáculos.

Un lugar en el que se derramó gran cantidad de sangre para saciar el morbo de quienes gustaban de estos espectáculos.

El valor de aquel gladiador de nobles principios, su búsqueda hasta el último aliento de ver conquistados sus ideales, asemeja el valor de los cristianos que en ese mismo lugar fueron ajusticiados por profesar su fe en Cristo. Sin más armas que su fe, con el valor que da el saberse hijos de Dios. Siguiendo el ejemplo de su Señor entraron en aquel ruedo y entregaron su vida por un ideal más alto.

Es evidente que existen cosas qué cambiar en la sociedad. No estamos llamados a vivir bajo el régimen de la violencia, la corrupción y la inmoralidad. Ni somos títeres de ningún personaje. Nuestros, valores, vitalidad y fe tienen que relucir ahora más que nunca en medio de esta batalla, de este ruedo en el que queremos vencer al enemigo de la pobreza, de la violencia y de la corrupción.

Pero no lo lograremos acobardándonos y ensimismándonos; encerrándonos buscando la propia seguridad y la de los nuestros. Es necesario dar el paso de la fe que lleva al paso de la solidaridad. Los primeros cristianos vivieron verdaderamente como comunidad, común unidad, tenían todo en común y buscaban atender a los más necesitados.

Eran capaces de entregar la vida por el hermano como lo dice Jesús: “nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos” (Jn.15,13). El mundo hoy requiere de personas con el coraje del gladiador, que con la fuerza y violencia evangélica luchen por transformar desde la raíz su persona y su entorno, que no tengan miedo a dejar sus seguridades por la causa común, que no tengan miedo a cumplir una vida cristiana al cien por ciento ¿Violencia? Sí, pero no la de las armas, sino de la que usó Jesús y después de tantos mártires en la Iglesia. Así, se solicitan gladiadores.

“Desde los días de Juan el Bautista, hasta ahora, el Reino de los cielos sufre violencia y sólo los violentos lo arrebatan” (Mt.11,12)

Juan Gerardo Hdz B

Juan Gerardo Hdz B

Coahuila
Sacerdote desde 1999. Felíz y orgulloso de mi Iglesia
Anuncios

4 pensamientos en “Gladiador

  1. Felicidades P. Gerardo no le conocía este don, pero le agradezco a Dios por compartirlo ya que nos hace reflexionar. Que Dios nos ilumine y nos capacite para hacer nuestro deber. México y nuestros hermanos nos necesitan. Estaremos al pendiente de sus escritos. Mucho éxito en todo sé que lo tendrá con la Ayuda de Dios siempre.

    • Deberías llevar a cabo lo que escribiste Imelda Fernadez y controlar mas tus malos sentimientos con tus vecinos, evita ser chismosa, juzgadora, metiche y envidiosa y pon el buen ejemplo con tus amigas que son igual que tú y sombre todo con tus hijos.
      Qué hipòcrita te viste…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s