Soluciones para un México que agoniza

Mulier gravida by Joli Huertas

 

“Si lo desean, les comparto mi proyecto”, escribe Dalia Reyes en el periódico Zócalo.

¿Cuál proyecto puede funcionar?

No creo que un proyecto de dimensiones colosales sea la respuesta para recuperar a nuestro México que agoniza, no creo que “Iniciativa México” y sus proyectos ambiciosos sean la respuesta que añoramos. No creo que cualquier proyecto de cualquier Empresa dirigido a cambiar la sociedad sea el derrotero que la Nación suplica.

México agoniza, México está mal, México está desangrándose, solo mis alumnos que en este momento juegan futbol en el receso no se quieren dar cuenta de eso o no saben a ciencia cierta lo que ocurre fuera del salón de clases, o las madres de familia que están con sus amigas en cualquier restaurante degustando unos ricos taquitos mañaneros también están alejadas de eso, o las otras señoras que hacen su vida más llevadera cuando encienden el televisor para ver las bufonadas de un Bisoño, de una Montijo, o de un Bezares.

El proyecto que hace falta para que México resurja de ese estado catatónico en el que se encuentra es un proyecto poco ambicioso, no se trata de sacar a los pobres de su existencia ignominiosa o educar a las pandillas. El proyecto que hace falta es un proyecto de prevención y ese proyecto no debe de darse en alguna institución de beneficencia, en donde se imparten temas que caen en lo mismo, en la alienación del sujeto. El proyecto que necesita México es un proyecto que está al alcance de la mano de cualquier mortal, de cualquier ser que se precie de pertenecer a una familia.

¿En qué consiste ese proyecto? Educar a nuestros hijos en una cultura del amor, eso se traduce en actos de responsabilidad, de respeto, de honestidad, enseñarlos a decir siempre la verdad, que asuman las consecuencias de sus actos, educarlos desde pequeños, que aprendan el difícil oficio de “poner atención” de “saber escuchar”, de no distraerse, de obedecer las figuras de autoridad, como lo son sus propios padres, la maestra, los abuelos y los entrenadores, claro, siempre con una constante vigilancia por nuestra parte.

La solución allí está. ¿Quién dijo que todo está perdido? La responsabilidad está en nosotros como padres de familia, estoy de acuerdo que el Gobierno tiene su gran parte de responsabilidad en esta depresión nacional en la que estamos, ya he escrito algo respecto a eso, pero ahora quiero hacer énfasis en la solución, y la solución es esa, la solución está en los padres de familia que tenemos esa responsabilidad de educar a los ciudadanos del presente y a los ciudadanos del futuro, y no se exige mucho, simplemente lo normal, estar con ellos, educarlos, amarlos, enseñarles la diferencia básica que hay entre las cosas del bien y las cosas del mal. Es un reto, es un compromiso, pero está implícito en la función de ser padre de familia, por amor a nuestros hijos. Recuperar a nuestro México por ellos, por nuestros hijos.

Carlos Arturo
Monclova, Coahuila. Mx.
Psicólogo Social, Psicoterapeuta, Miembro de APPCAC, Catedrático Universitario.http://psicologocarlosmoreno.wordpress.com
Anuncios

Un pensamiento en “Soluciones para un México que agoniza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s