¿OPCIÓN POR LOS POBRES EN UN MUNDO GLOBAL?

Vida para una ciudad que grita. by Humberto de Jesús Viñas García


Gabriel Ignacio Verduzco Argüelles

Pedro Casaldáliga nació en 1928 en Barcelona y fue consagrado obispo de São Felix do Araguaia, Matogrosso Brasil en 1971. Desde entonces ha sido uno de los más aguerridos y radicales defensores de la justicia, de la opción por los pobres y lo auténticamente humano en el mundo.

El obispo incómodo Casaldáliga recuerda a las conciencias cristianas que fuera de los pobres no hay salvación y que la religión y la política han de responder a esta exigencia hasta sus últimas consecuencias.

El panorama mundial que vivimos plantea retos globales a la política y a la religión, y no hay que olvidar que para el cristiano, la política es el instrumento de hacer vida y de construir la justicia de la que habla la religión cuando mira al Reino de Dios y a Jesucristo. Nada más falso e irresponsable que afirmar que la fe y la política no tienen nada que ver una con otra.

Los nuevos dogmas ideológicos posmodernos y neoliberales sostienen lo siguiente:

1. Se acabó la era de los bloques: hemos llegado a un mundo unipolar, sin contrincante. Sin embargo los pueblos árabes están levantando la voz y rechazando al nuevo bloque del occidente capitalista.

2. Se acabó el ciclo de las revoluciones antiimperialistas. Hay que convivir con el Imperio. Aunque el movimiento indígena zapatista es una voz que niega esta afirmación.

3. Además ya no tiene sentido hablar de imperio ni de antiimperialismo. Sin embargo la pax americana y la “dolarización” de la economía dicen lo contrario.

4. Se desmoronó el socialismo real. No hay alternativa al capitalismo. “Fuera del capitalismo no hay salvación”. Hemos llegado al final de la historia. Todo lo que venga en el futuro ha de ser más de lo mismo, evolucionado o mejorado, pero siempre dentro del marco del sistema, que ya es el definitivo. Sin embargo China, Cuba, Venezuela y Bolivia levantan la mano.

5. Triunfó el capitalismo, en el neoliberalismo. Es el único que produce riqueza. Es el que va a redimir al mundo por el tradicional efecto cascada, que primero exige un tiempo de almacenamiento de riqueza arriba, antes de que rebose y se derrame hacia abajo. Pero ¿a quién le ha tocado algo de las obscenas fortunas de Bill Gates o de Carlos Slim?

6. Se impone el mercado total, que se ha evidenciado como la mejor fórmula económica. Todo es objeto de mercadeo, todo se compra y se vende, nada se debe subsidiar. Sólo así estaremos en condiciones justas y equitativas: ganará el que más trabaje, el que más produzca, el que mejor venda. Quien no sepa competir quedará marginado, se excluirá a sí mismo. Sin embargo EE. UU. subsidia a sus campesinos y la creciente piratería es también una forma desesperada de entrar al mercadeo. Y además, una crisis en ciernes…

7. No hay alternativa ideológica, no hay otra salida económica. Fracasaron todas. Quedó en solitario, victoriosa, la del neoliberalismo. Las ciencias sociales están en crisis, desorientadas, sin vislumbrar otra salida que la del omnipresente neoliberalismo. Hasta el Che Guevara se ha vuelto una marca para niños nice. Sin embargo, el nacimiento de los Caracoles Zapatistas y las mesas del Buen Gobierno en agosto de 2003 como expresión viva de los Acuerdos de San Andrés, saboteados por el congreso en el sexenio de Fox, son un grito opuesto a estas afirmaciones.

8. Lo que se ha vivido en las décadas pasadas ha sido un sueño ideológico un romanticismo revolucionario carente de base que se ha evidenciado a estas alturas como sencillamente inviable.

Ante todo esto, ¿qué sentido tiene la opción por los pobres? ¿qué queda de la opción por los pobres que proclama la Teología de la Liberación?

Queda Dios, definitivamente, con su opción, firme e irrevocable. Y quedan los pobres, por ahora, más numerosos y más pobres. Queda también el Evangelio, como buena noticia de Dios para ellos y para todos los que son compañeros de esperanza y de causa por los pobres.

El neoliberalismo está en el extremo opuesto de la opción por los pobres. Por eso, el neoliberalismo es pecado, aunque sea lo único ahora fácticamente posible, por ahora. Los cristianos sólo podemos vivir en él como en el exilio, en estado de evangelización misionera y de profecía, con la obsesión permanente de no acomodarnos a este mundo. Queda la búsqueda de alternativas económicas, incluso dentro del sistema. No aceptar nuevos dogmas en economía ni doblegarse ante certezas científicas nuevas.

Queda una certidumbre: no dejarse convencer por los que han claudicado. No era inviable el proyecto de fraternidad, sin negar los evidentes defectos; lo hicieron inviable. Dos no viven en fraternidad si uno no quiere. Pero el proyecto sigue, con todos los replanteamientos necesarios; porque nosotros no creemos en el derecho de la Fuerza.

Queda la encarnación: compartir la noche oscura de los pobres, recogiendo la herencia de resistencia de los pueblos en tantas seculares noches históricas. Queda el aguante, a pesar de las deserciones. Probar ahora, en los tiempos difíciles, la calidad de nuestra opción por el Reino y por los pobres.

Queda la convicción, la fuerza interior que nos hace sabernos y mantenernos en la Iglesia de Jesús y en la utopía segura del Reino, aunque se instalen en la Iglesia las dudas y la connivencia con el sistema, el hacer el juego -consciente o inconscientemente- a los que oprimen al Pueblo.

Queda la rebelde fidelidad, o la profecía al interior de una Iglesia que proclama triste y esquizofrénicamente la opción por los pobres en teoría y de hecho opta contra ellos. En medio de la revolución de derechas y de la involución eclesial es esencial la capacidad de resistencia.

También creo que otro mundo es posible y que la esperanza es verdadera.

Comentarios a

gabrioignaz@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s