Hacia Una Espiritualidad Protagonista de Nuestra Historia.

Autor: Adolfo Huerta Alemán

A cuantos  creyentes  y  no  creyentes  que  se  esfuerzan  por  descubrir  y  penetrar a  ese  Dios  Vivo,  en  lo  más  cotidiano  de  nuestra  existencia.


“Pienso  que  una  buena  parte  del  ateísmo  actual  se  debe  al  hecho  de  que  hemos  presentado  las   vivencias  de  nuestra  fe  demasiado  desencarnadas  de  nuestra  realidad”.  
Juan  Arias  de  su  libro<<El  Dios  que  no  creo>>.  Ed.  Salamanca  1998. 

Cuando fuí seminarista, una época tan felizmente aventurera  y  loca, me envíaron a una parroquia del centro histórico de Saltillo; San  Francisco de  Asís; ubicada  en  la  calle  de  Juárez  y  General  Cépeda.  
Iba  con  la  encomienda  de  dar promoción a la colecta a favor del seminario,  situación  que  me  ponía  en  aprietos,  pues  estoy  gordito,  y  el  mensaje  que  dabamos  era  que  necesitabamos  de  su  ayuda  económica,  me  creería  el  pueblo  de  Dios  con  semejantes  cachetes  que  me  cargo ¡Já, jaa, jaa!  confieso  que  me  encantan las  tortillas  de  harina  y  los  hot cakes.
  
Estaba preparandome  para ayudar en  la  primera  misa, fue cuando  escuché  llegar alguien, me asomé  y  lo  que  ví  fue  un  niño. 
Era un niño de esos que solíamos  llamar de  la calle, andaba todo andrajoso  y  traía consigo una cajita de chicles, te acuerdas  de  esos  que  vendían  en  los  cruceros, ahora  no  he  visto ¿Qué  raro, no  creen?.  Pensé mal,  a  lo  mejor viene  robar  y  como  siempre,  Dios  tiene  sus  maneras  muy  especiales  de  enseñarte  el  verdadero  significado de la  existencia.  
Para  mí  sorpresa  el  niño  comenzó  hablar  con  Dios,  o  mejor  dicho  hacer  oración,  la  cual  recuerdo  perfectamente  y  no  la olvido:“Hola  Dios,  buenos  días; te  doy  gracias  porque me regalas  un  día  más  y  bien,  me  voy  porque tengo  que  vender  estos  chicles  para  ayudar  a  mí  familia  con  los  gastos,  y  aquí  voy  andar,  haber  en  qué  te  puedo  echar  la  mano”

Me  quedé  estupefacto,  ante  esas  palabras  llenas  de  sinceridad  y  de  una  fe  que  ni  Yo  mismo  tenía:“aquí  voy  andar,  haber  en qué  te  puedo  echar  la  mano”.  Si  nuestra  oración fuera  así, la  de  todos(as)  los  creyentes,  nuestra  espiritualidad  fuera  otra,  y  no la  santurrona  que  seguimos   cultivando.  
Qué  gran lección  me  dió  ese  niño,  sentí  pena  por  mí,  pero  a partir  de  esa  gran  enseñanza,  me  di  cuenta  del  verdadero  significado  de  la  oración  y  de  vivir  una  espiritualidad;  doy  gracias  a  Dios  y  por  ese  niño  que  no  he  vuelto  a  ver.  

Esta  vivencia  me  lleva  a  una  reflexión  que  comparto  con  ustedes  mís  queridos  y  queridas  lectoras.  

¿Qué  significado  real  e  histórico  nos  lleva  a  tratar  de  vivir  una  espiritualidad  hoy  en  día?
No  me  equivoco  si  me  atrevo  afirmar  que  vivir  una  espiritualidad  hoy  en  día;  es  no  reducirle  a  pensar  ingenuamente  que  es  pertenecer  a  una  iglesia  en  particular  o/a  una  religión;  a  rezar  el  rosario,  una  novena;  ser  devoto  de  un  santo  en  específico,  golpearse  el  pecho  y  poner  cara  triste  y  de  supuesto   mártir;  traer  todos  los  escapularios  habidos  y  por  haber.  

Una  verdadera  espiritualidad  no  se  reduce  a  repetir  rituales  que  apagan  la  viva  pasión  y  sobretodo  la  misecordia  del  Dios  vivo  que  hay  en  cada  uno  de  nosotros.   No  es  una  liturgia  autómata, repetitiva,  rutinaria  que  nos  sabemos  de  memoria  y  que  más  de  una  ocasión  repetimos  cual  si  fueramos  pericos.  
Una  espiritualidad  es  aquella  que  nos  llena  de  vida,  es  aquella  que  no  nos  aflige  a  autocastigarnos  y  autoflagelarnos,  de  reprimir  nuestro  Ser,  de  pisotear  nuestra  sexualidad, de  seguir  cultivando  mágicas  y   falsas  imágenes  de  Dios.   

No  estoy  negando  que  todos  esos   ritos  y  tradiciones,  no sean  parte  de  nuestra  espiritualidad,  pero  sólo  es  una   pequeñísima  parte  de  ella,  los  rezos  y   todas  esas   supersticiones, que  más  de  una  ocasión  se  cae  en  eso,  no  es  una   espiritualidad  en  su  totalidad.  

La  espiritualidad  es  ante  todo   una  vivencia,  en  todo  su  sentido  de  la  plenitud  humana.  Es  una  forma  de  ser  y   que  hacer  ante  la  realidad.  Sobretodo  de  Tu  Ser,  ésto  es  clave:  Tu  Ser  en  todo  el  sentido  de  la  plenitud  de  tu  realización,  para  que  después  tenga  sentido  tu  quehacer  en  el  devenir  cotidiano.  

Una  auténtica  espiritualidad  no  es  para  alienarnos o  crear  individuos  pasivos;  la  espiritualidad  es  movimiento;  te  mueve  a  descubrirte  a  Ti  misma(o),  a  seguir  trabajando  por  tu  realización  personal  para  compartirla  con  los  que  te  rodean.

Muchos  y  muchas  viven  como  si  no  fueran  a  morir  y  hacen  de  su  espiritualidad  un  adorno  esnobista  y   socialito  nada  más,  reducen  su  espiritualidad  presentándola  a  Dios  como  un  pliego  petitorio,  como  si  los  creyentes  estén  en  constante  huelga, sólo piden, piden  y  piden  y  no  hacen  nada  en absoluto  por  corresponder  al  amor  que  se  nos  ha  revelado  en  Jesucristo: Él  nos  enseñó  el  camino ¿Tú  qué  haces?.   

Las  religiones  y  las  iglesias  tienen  la  responsabilidad  de  apostar,  para  que  verdaderamente  sus  seguidores  maduren   hacia  una  fe  adulta  y  que  vivan  una  auténtica  espiritualidad,  que  los  lleve  a  su  crecimiento  personal  y  comunitario,  por  lo  tanto  esa  misma  espiritualidad  los  lleve  a  un  compromiso  real  con  la  época  que  estamos  viviendo,  y  no  que  siga  creando  una  actitud  mediocre  y  nada  comprometida  con  nuestra  historia  contemporánea.  

Vivir  una  verdadera  espiritualidad  en  estos  días,  es  no  creerme  Aladino  y  la  alfombra  mágica,  como  flotando  sobre  la  realidad,  sin  que  haya  un  verdadero  compromiso  real  con  nuestro   tiempo.  
Es  quitar  las  falsas  imágenes  que  se  tiene  sobre  Dios,  las  cuales  no  ayudan  en  nada  a  optar  por  una  fe;  hoy  en  día  la  gente  tiene  la  visión  de  un  Dios  al  estilo   Harry  Potter  y  su  varita  mágica,  como  si  de  Él  dependiera   todo  el   rumbo  de  nuestra   historia.  

Dios  es  simplemente  Dios.  
¿Se  trata  de  depositar  tu  Fe?.  O,  mejor  dicho:  vivir  tu  fe,  hacer  de  la  fe  y  nuestra  espiritualidad  una  vivencia  en  nuestro  devenir  cotidiano.   
Una  transparente  espiritualidad  nos  lleva  a  un  cambio  y  a  una  transformación  interna,  que  ésta  se  debe  de  proyectar  con  nuestra  actitud  frente  a  lo  que  estemos  viviendo.  Una  espiritualidad  sincera  no  cultiva  el  montón  de  supersticiones  existentes,  al  contrario   nos  recuerda  la  autonomía  que  todo  ser  humano  tiene  desde  que  nace,  y  ante  todo  respeta  la  libertad  humana.  Una  espiritualidad  bien  llevada  nos  descubre  que  Dios  es  esa  fuerza  que  nos  anima  luchar  por la  paz  y  a  erradicar  la  violencia  que  está  siendo  presa  nuestro  país.  
Dios  se  la  juega  con   nosotros;  Dios  es  ese  dinamismo  interno  que  nos  mueve  a  no  permanecer  pasivos  ante  el  horror  cotidiano  que  lamentablemente  nos  estamos  acostumbrando.  

Una  espiritualidad  de  éste  siglo  XXI,  nos  lleva  a  descubrir  a  Dios  en  lo  más  cotidiano  de  nuestra  vida,  o  sea,  Dios  va  con  nosotros  en  nuestro  caminar  diario;  Dios  acompaña  y  está  con  la  mujer  que  se  prostituye  cada  noche,  para  tener  un  poco  de  dinero  extra  para  sacar  adelante  a  sus  hijos;  está  con  el  obrero  que  trabaja  horas  extras  y  no  es  valorado  su  trabajo  y  no  le  pagan  lo  que deberían;  acompaña  a  la  lesbiana  que  quiere  vivir  su  fe  desde  su  preferencia  sexual;  en  el  enfermo  de  SIDA  que  lucha  contra  discriminación  comenzándo  por  su  familia;  en  el  homosexual  que  desde  su  vivencia  en  pareja  quiere  ser  objeto  de  la  misecordia; en  la  mujer  abusada  físicamente,  verbalmente,  sexualmente.  
Incluso  en  la  gente  no  creyente,  son  ellas(os)  los  que  en  más  de  una  ocasión  nos   hablan  de  un  Dios  más  vivo  y  más  transparente,  que  el  de  nosotros  los  supuestos  cristianos.

“La  gente  hoy  en  día,  tiene  sed  y  hambre  de  un  Dios  con  brazos  humanos”.
Juan  Arias  de  su  libro<<El  Dios  que  no  creo>> Ed. Salamanca  1998. 

@GofoAutor

gofo_01@hotmail.com

Facebook  Adolfo  Huerta  Alemán. 

Anuncios

14 pensamientos en “Hacia Una Espiritualidad Protagonista de Nuestra Historia.

  1. Saludos, Padre Adolfo.
    Con todo respeto, regular el articulo.
    Leerlo me ha recordado lo que hace ya buen tiempo me ha enseñado la Iglesia acerca de lo que es la verdadera espiritualidad. Si todos nos ocupáramos den profundizar en el conocimiento de lo que verdaderamente enseña la Iglesia no habría por ahí tanta gente creyendo en un dios “al estilo Harry Potter”.
    Esto debe ser una labor de todos los bautizados empezando por aquellos que han recibido la honorable encomienda de apacentar el rebaño y terminando por el ultimo bautizado en facultad de hacerlo.
    Leer acerca de las erradas percepciones sobre la espiritualidad me recuerda a muchas personas que rehuyen al compromiso de lo que ser católico implica y pasan a convertirse en católicos de membrete, a la vez que me recuerda a muchos no-católicos que se la pasan gritándonos en la cara que somos lo que en realidad aquellos son.
    Por ultimo, respecto a la frase del libro de Juan Arias:”Pienso que una buena parte del ateísmo actual se debe al hecho de que hemos presentado las vivencias de nuestra fe demasiado desencarnadas de nuestra realidad” solo puedo decir que esto en realidad no es ateísmo, sino, en todo caso, rebeldía o desencanto. Muchos hoy se dicen ateos sin serlo verdaderamente. Hasta en eso hay quienes son imperfectos.
    Saludos y que Dios lo bendiga.

    Fidencio.

  2. Tú lo haz dicho, Santa Doctrina Católica, y si te fijas no viene vestido de cordero, sino como es Él… Cada uno de nosotros sabra discernir a quién seguir, según nuestro corazón porque es donde mora Dios… Conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mi, dice Jesús, escucharan mi voz y me segirán. Juan 10:11,14-15…
    Te reto a poner en practica la misericordia, porque Jesús dice no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, Mat. 9:13…

    Es muy fácil juzgar y condenar, desde donde estas, sin dar la cara, esto es porque no estas convencida de lo que comentas, y esto solo se obtiene con la acción. Una Fe sin acción es una Fe muerta… Conoces la Palabra de Dios, pero no al Pastor.

    CUANDO, UNO, SE SIENTE AMADO POR DIOS, NO JUZGA, AL CONTRARIO, CON ESE MISMO AMOR, SE AMA A LOS DEMÁS…

    El que este libre de pecado que arroje la primera piedra, Juan 8-7 .

    • ¡GRACiAS Alma! Estoy convencido que la Palabra de DIos, no es para condenar a los que Somos diferentes, mucho menos para descalificar la pluralidad: )

  3. Usted señor, “no se merece llamar Padre (sacerdote) de la Iglesia Católica”, sea declarado ANATEMA, y HEREJE. Ruego y rezo a S.E.R Obispo que lo excomulgue.
    Es una falta de respeto a la vida de miles de santos, falta el respeto a la Sagrada Liturgia católica, falta el respeto a la Sagrada Escritura, le falta el respeto a grandes teólogos y Padres de la Iglesia San Agustin y Santo Tomas de Aquino.

    Le pido que leea la Biblia y los documentos de los Concilios y se arrepienta de esos dichos que van en contra de la comunión con la Santa Sede y con toda la Sacro Santa Iglesia Católica Apostólica Romana.

    Yo se que me va a tildar de ortodoxo, y eso no es pecado, por que se defiende una sana doctrina practicada y defendida durante 2000 años de historia cristiana, cuya doctrina llevo al cielo a miles de santos que hoy en día uno de ellos ocupa un lugar en el Altar donde celebra la Misa), pero sabe usted que ya se huele el olor a azufre que se le siente hereje.

    Ruego a Dios uno y trino, que salve las pobres almas ignorantes y engañadas por este falso sacerdote -Adolfo Huerta Alemán- (Mt 24,24 Porque vendrán falsos mesías y falsos profetas, y harán grandes señales y milagros para engañar)

    2 Corintios 11:13-1513 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, trasfigurándose en apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz. 15 Así que, no es mucho si también sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

    Mateo 7 21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos mucho milagros? 23 Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad.

  4. HEY QUE ESTA PASANDO ESPERAMOS MAS ESCRITOS EXTAÑAMOS SUS PALABRAS POR ESTE MEDIO SALUDOS Y ESPERANDO EN DIOS QUE ESTE BIEN

  5. Gofo es un privilegio poder leer esto que nos compartes, que nos invites a vivir en plenitud darnos cuenta de los milagros diarios que nos regala Dios que nos insistes al amor, tolerancia, respeto yo creo que Dios está orgulloso del mensajero que tiene en ti ya que el nos daba estos valores en sus grandes enseñanzas.

    Gracias y esperando que sigas compartiendo tus escritos con nosotros ya que nos invitas a ser mejores personas.

    • Nombre, GRACiAS a TODAS Ustedes Mis Lectoras y demás lectores, por darle un Espacio y Tiempo a la LECTuRA.
      Que ésto sea para mayor crecimiento de cada un@ de Nosotros: Hacia un país mejor informado y más participativo! ! !
      Sigamos llevando la LECTURA Alternativa por las Redes Sociales, , ,

    • Me pregunto quièn es Jesús para mí; ¿es de verdad una persona viva, a quien confesamos resucitado? porque los que hoy nos seguimos llamando cristianos, no nos podemos limitar al seguimiento del mensaje del Dios a quien nadie ha visto jamás. Ser cristiano (a) es afirmar desde la experiencia de fe que Jesús es una persona y no un fantasma, un recuerdo, una página del pasado, aunque se trate de la más sublime página de nuestra historia.
      ¿Busco tener una experiencia asi? ¿busco entrar en contacto con ese Jesús vivo a quein experimento resucitado? ¿intento vivir un encuentro con las personas que me rodean y estan muy cerca de mi?. Al besar los pies de mis semejantes como la mujer que habia pecado mucho, pero que amaba mucho más. Al igual trato de ver a Jesús en el que sufre con el corazón roto por la soledad, el dolor, por la incomprensión. Todos estamos llamados a pasar por la vida como Él pasó; manos que acarician, manos que dan afecto y calor manos que curan dolor y la soledad, manos rotas que dan con generosidad lo que somos y lo que tenemos. Y pies que se cansan de trabajar, aunque muchas veces nos sintamos desbordados por el stress por la monotonía y la rutina, nuestra fe no debe quedarse en un fantasma sino en una vida de Fe en que Jesús esta vivo en nuestra misma persona somos sus pies y sus manos. Y Tu me inspiras todo esto.

      • Qué excelente reflexión, , , Enhorabuena!!! Sigamos adelante compartiendo ideas y demás.
        GRACiAS! ! !
        Que nuestra espiritualidad sea más transparente y más comprometida, para lograr una Espiritualidad Liberadora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s