¿Y la fe, qué pitos toca en todo éste desmadre?

 Autor: Adolfo Huerta Alemán

“Sólo hiberno todo el tiempo,
en mí jaula de almohadas,
dónde nadie  sabe  la  Verdad.

No  tengo  voz  para  decírlo,
por  eso  vengo  y  te  lo  escribo. 

He  deshonrado  a  mis  principios, , ,   como  él  me  enseñó”. 

Del grupo  de  rock mexicano  Hello Seahorse; de su gran canción<<BESTiA>>.

En  estos  tiempos  de  confusión  y  de  propuestas  baratas  por  parte  de  nuestros  políticos,  que  a  estas  alturas  no  son  nada  creíbles,  y    vienen  a  nosotros  como  mesías  salvadores,  nos  quieren  hacer  creer  que  ellos  son  y  serán  nuestra  mejor  apuesta, ¿será?.  

Fabrizio Mejía  Madrid  dá  en la herida llena de gusanos  cuando dice  en  su  novela<<El  rencor>> y nos  restrega  en  nuestra  cara  cuando se  lee:”Caemos por  los trucos más bobos”. 

Hasta  dónde  llega  nuestra  estúpidez  y  pasividad  mexicana,  que  hasta  el  día  de  hoy,  no  cuestionamos  las  propuestas  de  dichos  servidores  públicos,  yá  no  se  diga  el  salario  que  logran  percibir  nuestros  políticos,  reciben  un  salario  de  funcionario  de  primer  mundo.

¿Cómo  lograr  un  real  proceso  de  concientización  y  de  participación  ciudadana?  ¿cómo  provocar  un  real  movimiento  social por parte de  nuestra  sociedad?

No  creo  que sea  menos  trascendente,  que  cada  persona  sea   capaz  hablar  y  actuar  desde  el  don  de la  fe:  todas  y   todos,  sin  excluir  a  nadie.  Ante  una  sociedad  quebrantada  y  llena  de  porquería.  

El  mexicano  y  la  mexicana  tiene  que  darse  cuenta  de   todo  su   potencial,  pero  no  quedarse  allí,  y  darnos   por  satisfechos  el  saber  de  nuestra  capacidad.  El  ciudadano  real   y   cotidiano  tiene  que  convencerse  a  sí   mismo  de la   corresponsabilidad  que  tiene  con  el  Tiempo  y  con  la  Historia. 

La  fe,  parece  que  no  ofrece  nada  nuevo,  al  menos  los  tradicionales  nos  lo  han  hecho  ver  así,  estoy  convencido  de  que  la  fe  y  amor   de  Dios  mueve  conciencias  y   las  despierta;  nos  despierta  para   ACTUAR,  no  para  permanecer  taciturnos  y  estupefactos.  

El  teológo  James  Alison  lo  reafirma:”descubrir  que  la  fe  no  se  nos  da  para  poder <<pertenecer  a  la  Iglesia>>, sino  para  poder  entender  y  amar  al  ser   humano”.  Así  es,  si  somos  capaces  de  abrirnos  a  la  racionabilidad  de  la  fe,  seremos  capaces  de  hacer  real  éste  amor  y  comprensión  con   todo  ser  humano,  con  acciones  muy  concretas  por  parte   de  cada  una(o)  de  nosotras(os).  

Tal  vez,  me  pueda  equivocar,  pero  mientras  sigamos  cultivando  una  visión  falsa  de  Dios;  una   visión  torcida  y  enferma  de  Dios; una  visión  tradicional  de  Dios,  ésta  fe  de  nada  nos  servirá, no  moverá  montañas. 

No  tengamos  miedo  de  dar  el  paso,  con  el  que  se  puede  conseguir  una  visión  más   clara;  más  sana   y  completa  de  Dios,  qué  quiero  compartirles,  que  es  una  exigencia  hoy  en  día  una  purificación  de  nuestra   fe,  no  tengamos   miedo  de  hacer   tambalear  los   viejos  y  tradicionales  cimientos  que  hasta  éste  momento  nuestra  fe  se  ha  sostenido.  Hay  muchas  cosas  por  las  que  luchó  Jesús  para  lograr  un  verdadero  culto  a  Dios,  y  parece  que  no  a  pasado  nada.   Esa  fe  y  ese  culto  que  nos  propone  Jesucristo  es:  optar  por  la  dignidad  de  todo  ser  humano,  y  optar  por la  dignidad  de  toda  persona,  es  elegir  una  vida  plena – realizada  para  todos.  Esto  nos  debe  de  motivar  a  actuar  y  hacer  real   nuestra  fe  hacia  una  experiencia  vivencial – cotidiana  y   reflejarla  en  nuestro  actuar  diario.  

Hoy  en  día   la   fe  en  un  Dios  vivo  revelado  por  Jesús,  implica   por  parte  de  cada  una(o) de  nosotras(os),  entrar  automáticamente  en  un  proceso  de  racionabilidad  de  la  fe  y  en  un  proceso  de  pérdida  de  fe;  quien se  atreva  a  dejar  de  creer  en  la  visión  de  un  Dios  tradicional  y  falso,  dejará  de  creer  en  el  supuesto  orden  social  y  político  que  estamos  viviendo  en  éste  instante   histórico  y  dejará  de  ver  la  realidad  como  impuesta  por  la  voluntad  de  Dios.  

Por  lo  tanto,  la  fe  lo  hará  ver  y  te  moverá  a  darte  cuenta  que  el  destino  lo  podemos  cambiar,  y  que  no   todo está   escrito  y  mucho  menos  por  nuestros fútiles  y   estériles  políticos.  

Será  cada  una(o)  de  nosotras(os)  los  responsables  de  nuestra  historia ¿Yo  que  Tú,  no  dejaría  que  escribiera  nuestra  Historia  un  supuesto  servidor  público?.  En  cada  una(o)  de  nosotras(os)  está  el  poder  cambiar  el   rumbo  de nuestra   Historia.  

“Votar  por  un  muerto  para  no   morirse”. De  Fabrizio  Mejía  Madrid<<El  rencor>> Ed. DEBOLSiLLO  Contemporánea.   

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila. Mx)
Anuncios

Un pensamiento en “¿Y la fe, qué pitos toca en todo éste desmadre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s