Qué tal ¿Teología desde las vísceras?

Autor: Adolfo Huerta Alemán

“No han  de  faltar,  bien  lo  sé,  los  que  critiquen,  diciendo  que  estas  son  bagatelas  impropias  de  un  teólogo, , ,  y   el  que  llega  a  saborear  uno  de  los   trozos  de  la  pobre  res,   se  considera   tan   feliz  como  si  le  dieran  un  título  de  nobleza”.  

Del  <<Elogio  de  la  Locura>>  De  Erasmo  de  Rotterdam.  

Estarás  de  acuerdo  conmigo,  que  la  fe  es  un  significado  de  vida,  que  nos  debe  de  ayudar  a  ser  mejores   personas  y  descubrir  nuestra  plenitud  de   vivir.  Hablo  de  una  verdadera  plenitud  de  vida,  ésto  significa  gozar; recrearse; disfrutar; regocijarse; complacerse. ¿Disfrutas  de  tu  Ser? ¿De  tu  trabajo? ¿De tu familia?.  Sabes  realmente  gozarte  de  la  vida  y  del  tiempo  que  se  te  está  dando.   

La  fe  en  dado  caso  sobre  un  Dios,  que  no  podemos  negar  que   nos  encontramos  ante  una  cultura  cristiana;  ateos  y  creyentes  convivimos  a  diario,   el  problema  no  es  ese.   El  problema  es,  qué  tanto,  esa  fe  nos  está   ayudando  a  ser   mejores  personas,  por  lo  tanto,  a  trabajar  nuestra   plenitud  y  nuestra  realización  personal,  por  consecuencia  a  humanizarnos.

La  actitud  de  los  creyentes  durante  mucho  tiempo  fue  muy  hostil  y  lo  sigue  siendo  en  algunos  sectores  ultraconservadores   hacia  el  mundo,  hacia  la  carne,  hacia  la   diversión,  al  reírnos,  no  podemos  seguir  con esa  actitud  hacia  al  mundo,  frente  a  nuestro  contexto  histórico.  

Si  los  supuestos   creyentes  hoy  en  día  presumen  de  un  Dios  que  envía  su  Hijo,  al  mundo  a  revelar  su  amor  y  su  proyecto,  por   lo  tanto  ese  Dios  se  encarna  en  la   humanidad,  por  consecuencia   todo  lo  humano  nos  habla  de  Dios;   nuestra   humanización,  es  una   divinización.  

Hoy  en  día  ¿cómo  nos  vamos  humanizando?  ¿cómo  encontramos  esa  divinización  en  nuestra  vida  cotidiana?.  Por  allí  dijo  el  gran  filósofo  Sócrates:”No  te  preocupes,  mujer.  Si  nuestros  invitados  son  frugales  tendrán  suficiente  comida  y  si  son  tragones  nada   bastará   para  saciarles”. 

En mí  oficio  tengo  la   dicha  de  encontrarme  y  conocer  mucha  gente,  ésto  es  maravilloso.  Hace  unos  meses  atrás  me  llevaron  a  una   fiesta  de  la  graduación  de  una  chica.   Estaba  por  salir  de  una  accidente  que  había  tenido  en  mi  potrillo  de  acero  negro,  ya  se  imaginarán  con  mis  dos  brazos  recién  quitadas  las  férulas,  allí  me  presentaron  al  “Tocayo”.  Ya  entre  la  plática  me  presume  que  hace  unas   ricas   tortas,  ni  tardo  ni  perezoso,  a  la  siguiente  semana  estaba   tocando  las  puertas  de  su  casa,  para  probar  sus  famosas   tortas.  

¿Qué   tienen  que  ver  las  tortas  del  Tocayo con  todo este  rollo  de la  fe?.   Les  diré  que  fue  un  viernes  cuando  probé  sus exquisitas   tortas,  y  qué   tortas  mis  queridos  y  queridas  lectoras: el  pan  para  empezar  su  tamaño  es  digno  de  grandeza;  acompañado  de  mayonesa  y  mostaza,  no   puede  faltar  a  la  cita   el  aguacate,  después  viene  lo  más  sabroso  la  carne  de  puerco,  qué   rico, se  me hace  agua  la  boca ¿a ti no?.  No  puede  faltar  toda  la  jardinería:   la  frescura  de la  lechuga;  lo  rojo  del  tomate  y  el  olor  de la  cebolla,  les  pone  dos   tipos  de  queso,  a parte  la  acompaña  con  salchichas  doraditas,  qué  más  falta  para  éste  gran  festín  de  sabores,  claro  tu  refresco  a  tu  gusto ¿Qué  más  puede  uno  pedir  a  ésta  vida?. 

Sino,  gozar   ante  ese  desfile  de  sabores,  cuando  como,  me  doy  cuenta  que  estoy  más  vivo  que  nunca,  y  claro  acompañado  de  gente   hermosa  que  demuestra  su  donación  y  su   amor  por  medio  de  la  comida.  

Algo  que   le  falta  a  los   supuestos   creyentes  es  a  que  aprendan  a  gozar – disfrutar,  por  eso  afirmo  que  la  fe  nos  llama  a  ser  mejores,  y  una  manera   hoy   en  día  es  la  de  compartir  el  pan  cotidiano,  precisamente  estoy  escribiendo  llegando  de  una  deliciosa  carne  asada,  a  estas  horas  de  la  madrugada.    

El  creyente  con  cara  triste  y  de  amargado  hoy  no  responde  a  nuestro  siglo,  y  algo  que  nos  alegra  a  todos  es  la  hora  de  la  comida,  más  si  estás  acompañado  de  alguien  que  te  quiere.  
El  creyente  de  nuestra   época  debe  de  cambiar  su  visión  y  su  forma  de  relacionarse  con   el   mundo,  dan  flojera  los  creyentes  que  se  la  pasan  condenando  al  mundo  y  sus  delicias.  

Parece  ser  que  hoy  en  día  la  comida  es  una   fuente  de  unión  más   eficaz  que  los  sacramentos  que  puedan  presumir  cualquier   iglesia.   
Sí,  cuando  llegas  a  una  carne  asada  y  no  conoces  a  nadie;  comienzan  con  el   rito  de  entrada: ¿qué  te  tomas  ò  te  servimos?.  Es   allí  donde  hace  su  entrada  una  cerveza   bien  fría  esperando  a  ser   comulgada  y  a  formar  parte  de  tu  ser.   Continuan  los   saludos   y  los   abrazos,  las  sonrisas   nunca   faltan  son  la   bienvenida – la aceptación  del  otro   recién  llegado.   Viene  el  pedazo de carne  asada, las  costillitas,  el  gusto  se  rompe  en  géneros  dice  la   sabiduría  popular,  las   quesadillas,  y  demás  platillos   suculentos, hacen  de   nuestras   pupilas  el  mejor  paisaje  y  de  nuestra  lengua   saborear  lo  que  podemos  hacer  mejor,  el  comer.  

Después  de  saborear  viene  la  charla,  es  lo  mejor,  ò  como  suelen  llamarla;  la  sobremesa,  se   pasa  el   tiempo   volando,  y  claro  viene  la  despedida,  no  sin  antes,  invitar  a  otra   ocasión  a  disfrutar  de   otra  comida,  y  que  no  será   la  última  vez  que  nos  volveremos  a  ver.  

Las   tortas,  los   tacos,  las   carnes  asadas,  nos  remite  a   compartir  el  pan,  y  el  compartir  el  pan  nos  lleva  a  compartir  nuestro  ser  y   lo  que  cada   uno  somos.  Convidar  el  pan  es  compartir  nuestra   intimidad  y  más,  si nos  pasan  hasta  la  cocina  allí  se  comparte  lo   que  realmente   somos  sin  máscaras.  
Si  los  sacramentos  de   nuestras   iglesias   no  son   reflejo  de  nuestra   vida  cotidiana  y  nos   ayudan   a  ser  mejores  personas,  no  dudo  que   la   carne  asada  ò  las   tortas  de  mí  Tocayo,  son  un  mejor   sacramento  de   vida   y  de  fe.  

Parece  ser  que  hay  más  comunión  en  compartir  una  cerveza,  ò   una  comida,  que  los  sacramentos  de  las   iglesias   tradicionales,  pues  que  tengan  cuidado  y  que  se  abran   los   supuestos  sacramentos  de la  fe,  porque  sino  se  actualizan  y  llegan  a  ser  un verdadero  reflejo  de  nuestra  vida  cotidiana  llenos  de  alegría,  que  no  reclame  vox  populi   de  la  feligresía  tradicional,  por  que  los  curas   estamos  más   tiempo  en  compartir   con  la  gente  el  pan  nuestro  de  cada  día,    que  celebrando  misas.  Hay   más  vida  y  alegría  en  una  carne  asada,  que  en  nuestras  celebraciones ¿no  crees?.  

Yá  estamos  cansados  de  los   creyentes  que  condenan  y  satanizan  todas  las  dichas  y  delicias  que  nos  regala  la  bondad  de  este  mundo  que  habitamos,  la  actitud  del  creyente  de  éste  siglo  es  la  de  aprender  de  los   colores  y  sabores  que  te  dona  toda  ésta   bellísima  creación.  

No  hay  nada  mejor  que  después  de  bailar  con  tu  enamorada,   tengas  la   dicha  de  comer,  hagas  el  amor  con  tu  amada,  después  de  eso   fumarte  un  cigarrillo   escuchando  el  aliento  de  tu   amada  cerca  de  tu  oído  y  su  brazo  en  tu  pecho ¿quieres  algo  más  ò  te  guiso  un  huevo?.  

Termino  con  mí  querido  Aristipo  cuando  alguien  le  reprochaba  sus  relaciones  con  Lais, la  cual   vendía  sus  servicios  a  otros  hombres,  Aristipo  replicaba: “¿Y  qué  hay   de  malo?  Yo  le  pago  para  gozar  de  ella,  no  para  impedir  que  otros  puedan  gozarla”.    

Creo  que  mañana  voy  con  la  Tía  Carmela,  a  ver  si  el  Tocayo  preparó  tortas ¿Gustas?.

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila).

Anuncios

4 pensamientos en “Qué tal ¿Teología desde las vísceras?

  1. tienes mucha razón en tu articulo, no cabe duda que el “supuesto cristiano”, esta en un estado de coma colectivo en el que buscando su redención se olvida de las maravillas que te ofrece esta transitoria vida. Y si condenan todo lo que hay de bueno, entonces yo les pregunto, para que se te dio la vida?

  2. No olvidar que a Jesús lo tenían por “comilón y bolrracho” y en la crstología es fundamental el tema de las comuniones de mesa para entender la praxis de Jesús.

  3. Así es, tenemos la RESPONSABiLiDAD de provocar lo mejor de cada Una(o) de Nosotras(os) y de hacer de nuestra Fe una Vivencia cotidiana que transforme nuestro entorno histórico. Hacia un país mejor informado y más participativo! ! ! LLevando la LECTURA por otros medios alternativos! ! !

  4. REALMENTE RIQUISIMO Alegria y Amor no debe faltar en rico platillo y en nosotros tampoco se debe notar siempre UNA GRAN SORISA es un gran comienzo GRACIAS Por decir esos simples detalles cotidianos de la vida diaria que aveces olvidamos pero que son GRANDIOSOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s