Yo no sabía…

Autor: Adolfo Huerta Alemán

No  sabía  luchar, no  sabía  gritar, no  sabía  alzar  la  voz,  siempre  fuí  una  agachona,  además  ni  siquiera  sabía  hablar  frente  a  una  multitud,  lo  único  que  sabía  hacer  era  tortillas de  harina  para el lonche de  mi  señor.  Aquí  me  encuentro  con  el  rostro  reseco  por  la  tierra  y  el  carbón  que  acompaña  el  viento  de  este  pueblo,  es  un  aire  caliente  como  salido  de  una  plancha,  que  con  su  calor  va  borrando   todo  indicio  de  arruga  en  la  ropa,  tienes  la  sensación  que  te  rostiza  poco a poco.   Aquí  estamos,  nos  han  apodado “las  viudas  de  los  de  hasta  abajo”,  porque  están  los  de  abajo,  pero  nuestros   maridos  son  los  de  hasta  abajo.

Cada  día  que  se van a  trabajar no sabemos  si  van  a  regresar,  se   introducen  al  pozo  solamente  con  la  protección  de la  bendición  de la  madre,  de  la  esposa,  de la  hija,  de la   amante.  Por  eso  estoy   vieja,  no  de  edad,  sino  por  la  desesperación,  de  agonía  que  mata  lentamente  y  suavemente,  con  la  incertidumbre de  verlo  regresar  a  casa,  o  que  no  llegue.   Y  me  llegó  el  día.   Llegó   el  día  de  anunciarme  que  mi  esposo  fue  tragado  por  la  tierra,  como  si  se  vengara  ella  por  extraerle  el   polvo  negro  de  su   corazón.   Murieron  dos, pero  no  por  que  no  sean  muchos,  debemos  de  olvidarles  y  dejarles  olvidados  en  el  olvido  al  no  me  acuerdo.

Debo  decirlo,  no  sabía  leer  tampoco,  pero   tuve  que  aprender  a leer  y  a  escribir  para  lidiar  con  abogados,  que  no  hacen  otra  cosa  que  sacarnos  dinero: “No  se  vale  vieja  que  después  de  muertos  nos  sigan  jodiendo”  Decía  mí  viejo  cuando   vivo  aún  estaba.

Para  aprender  de  leyes,  pues   parece  que  en  nuestro  país  la  ley  protege  a  los  malos  y  está  de  lado  de   los  que  cometen  injusticias,  y  no  del  lado  de  nosotras;  la  ley  es  para  el  pueblo  y  debería  de  estar  del   lado  del  más  desprotegido  y  vulnerable:  que  somos  nosotras  las  mujeres  y  los  niños.

Hasta  tuve que  informarme  y  leer  historia  sobre  mí  pueblo.

Era  un  atardecer  del  31  de  marzo  de  1969,  nuestra  tierra  se  estremeció  por  dos  estruendosas  explosiones,  tan  seguidas  que  se  asemejaron  a  una  sola.   152  trabajadores   murieron   de  manera  instantánea  en  el  interior  de   dos  minas.  Una  bolsa  de  gas  grisú  fue  la  causa  del  estadillo;  el  detonador,   la  ancestral  inseguridad  de  los  yacimientos  carboníferos.   Ese   gas  que  es  el  verdugo  de  los  mineros,  aunque  ¿Quién  es  más  verdugo  el  gas  o   los  patrones?

El  saldo  es  impresionante  de  1902 a 1988  se  han  registrado  21  explosiones   fatales  con  más  de  845  trabajadores  muertos;  un promedio  de  10  vidas  cegadas  anualmente  por  la  negligencia  de  las  empresas  que   han  explotado   los  yacimientos  de  carbón  desde  hace  más  de  100  años.   Los   patrones  siguen  enriqueciéndose  a  costa  del   sudor  y  de  la   propia  vida  de  aquéllos  hombres  que  buscan  un  sustento  para  sobremorir  o  tendría  que  decir  sobrevivir,  mientras  las  condiciones  de  seguridad  en  las  minas  seguían   siendo  paupérrimas. 

 Nuestro  pueblo  sigue  hasta  el  día  de  hoy,  ante  el  deslumbramiento del  siglo  XXI,  sigue  pagando  su  cuota  con  sangre  humana  a la  industria  del  carbón.

Ahora  nos  espera  un  futuro  tan  negro  como  el   fondo  de  las  minas,  nuestro  pueblo,  es  un  pueblo  de   viudas;  estoy  desamparada  y  al   frente  de  8  hijos;  el  menor  de  apenas  3  meses  que  se  llama,  como  mí  viejo  Pedro.

Te  acuerdas  Pedro  que  cuando  nos  casamos,  no   había  padrecito  y  nos  casamos  en  tu  jacal,  el  altar  era  tu  cama,  se  te  olvidó  comprar  los  anillos,  pues  habíamos  acordado  celebrar  juntos  nuestro  primer  aniversario  de  amantes;  los  anillos  los  trajo  una  señora  de  Quintana  Roo.  Esa  vez  te  sentiste  avergonzado  por  olvidar  comprarlos,  lo   bueno  que  los  compré  y  los  llevé  para  esa  ocasión  tan  especial  para  los  dos;  te  dije  para  consolarte:  no  creas,   tú  pagarás  el  mío.

Lavo  ropa  ajena,  pero  otras  de  mis  compañeras  han  tenido  que  trabajar  de  otra  cosa.   De  todo  el  trabajo  que  debo  conseguir  para  sacar  adelante  a  mis   hijos,  tengo  que  estar  en  una  huelga  donde  exigimos  justicia  y  la  indemnización,  que  no  estamos  exigiendo  nada  extraoficial,  pues  ese   dinero   se lo  ganó  mí  viejo,  les trabajó  por  casi   30  años, le  pertenece,  no   entienden  los  patrones  y  los  empresarios   que  tanto  ellos  como  los  trabajadores  se  necesitan  mutuamente,  el  capitalismo  se  hizo para  el  hombre  y  no  el  hombre  para  el  capitalismo.

Le  escribimos  una  carta  al   “Gobernador”  y  según  sus  achichicles  nos  mandó   unas  máquinas  de  coser,  pero  hasta  hoy  no  han   llegado,  no  ha   llegado  nada,  tal  vez  el   gobernador  está  muy  ocupado  bailando  el  pasito  de  “don  chorejas”  es  que  está  muy  orejón  el  gober.

Soy  mujer,  soy  madre,  soy  viuda  y  tendré  que   luchar   hasta  las  últimas   consecuencias.   Tengo  que  creer  en  mí  y  en  el  poder  de  mí  ternura.  Mí  ternura   como   revolución  y  mí  fuerza  para    lograr  justicia,  o  simplemente  para  no  olvidar, para  no  olvidarlos,  para  no  olvidarte  mí  señor,  me  acompañan  unas  pequeñitas  lágrimas  que  nacen  en  mí  rostro  curtido  por  la  injusticia.

Además   voy  a  pedir  trabajo  como  minera,  seré  la   primera  mujer  minera  de  mí   pueblo  y  desde  adentro  de  la   estructura  pugnaré  por  mejores   condiciones  de  seguridad  para  nosotras  las  mineras  y  para  los  mineros.  Haré  historia,  dejaré  huella, dejaré  mejor  éste  mundo del  como   llegué   a  él.

Estamos   de  pie  frente  a  las  oficinas  de  los   pozos  mineros,  llevamos   más  97  días  de  huelga,  sino  nos  hacen  caso,  como  ya  lo  dije,  pediré  trabajo  en  los  pozos,  y  desde  adentro  haré  que  los  patrones  doblen  sus  manitas  de  niños  ricos.  

Somos   puras   mujeres   las   que  estamos  en  pie  de  lucha ¿Dónde  están  los  hombres?  Los   nuestros, muertos  y  sin   poder  salir  todavía  ¿Los   otros?  Los   vivos,  viendo  televisión el futbol  y  en  el  peor  de  los  casos,  viendo   telenovelas  ¡Qué  vergüenza,  ahora  resulta  que  los  hombres  ven  telenovelas!.  

Seremos  nosotras   las  que  lograremos  poner  orden  en  este  pueblo;  así   como  Eva   mujer  fuerte  que  logró  poner  al revés  al  mundo,  sólo  ella   lo  hizo,  entonces   todas   juntas   las   mujeres  lograremos   corregir  toda   perversión  que  existe  en  el  mundo,  comenzando  por  este  pueblo  olvidado  por  el  gobierno,  por la  Iglesia,  por  los  partidos  oportunistas,  solo llegan  predicadores  fanáticos  hablando  de  falsas  salvaciones.  

Por  eso  aquí  me  encuentro,   gritando   por  la  muerte  de  mí  viejo,  gritando  que  se  haga  justicia,  haciendo  de  mí  voz  femenina  una  protesta,  no  sabía,  pero   tuve  que  aprender,  sobre todo  a  creer  en  mí: como  MuJER  que  SOY.

Escrito por : Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila)

Anuncios

5 pensamientos en “Yo no sabía…

    • Así es, está pendiente la justicia para todo México, espero que las mexicanas y los mexicanos nos unamos, para construir otro México Posible ¡Gracias por traernos a la memoria a ese engendro!

  1. Muy bien padre, las autoridades recuerdan la tragedia cada año, vale la pena no olvidarla y darnos cuenta que las viudas sigue sufriendo.

    • Gofo…me siento tan inquieta ….d verdad moviste mis sentimientos..no c si lamentarme x estas personas o levantarme y hacer lo q me toca desde donde estoy..aqui en mi vida diaria….q seria lo mas indicado…pero sin duda y xq soy mujer, me consta q si queremos podemos hacer cualquier cosa…ah y t falto mencionar a Maria Santisima ella tambien hizo (y hace) mucho…….saludos!!

  2. FELICIDADES MI corazon se estremecio UN GRAN APLAUSO para estas GRANDES MUJERES que han entregado su vida y continuan LUCHANDO hasta el final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s