Amor escondido

Autor: José Jorge Hernández Briones


“Todos están sedientos de amor; ven innumerables películas basadas en historias de amor felices y desgraciadas, escuchan centenares de canciones triviales que hablan del amor y, sin embargo, casi nadie piensa que hay algo que aprender acerca del amor”.

Erich Fromm, filósofo.

A todos los seres humanos nos llegan circunstancias que nos modifican la vida de un momento a otro. Sólo hay que percatarse de los hechos extraordinarios para poder cambiar nuestras vidas y las de los demás en el momento más oportuno. Y por lo regular esto acontece en situaciones personales en el cual hay un factor común de por medio: EL AMOR.

Páginas, canciones y poesías se han escrito sobre la palabra en cuestión, de la cual muchas personas dicen y aseguran que es sencillo de trabajar, cuando en realidad creo que es un arte.

Hace muchos años conocí de nombre a un filósofo por el título llamativo de un libro, “El Arte de Amar”; el psicólogo y filósofo estadounidense de origen alemán Erich Fromm, de quien empecé a leer su obra, pero cada línea me llevaba a una reflexión.

Del libro leía apenas unas cuantas palabras y me ponía a reflexionar. Al final, no pasé de siete páginas y lo regresé a su dueño, asegurándole que estaba muy bueno y que en otra ocasión lo leería.

Recuerdo sólo un párrafo que me llamó la atención y el cual trataré de desglosar en este escrito.

El pensador y estudioso del psicoanálisis escribió que el amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos. Dijo que cuando falta tal preocupación activa, no hay amor, porque la esencia del amor es “trabajar” por algo y “hacer crecer”. El amor y el trabajo son inseparables. Se ama aquello por lo que se trabaja, y se trabaja por lo que se ama.

Leo, pienso y reflexiono que tiene razón, pero me pregunto: ¿por qué dejamos la preocupación activa por la vida y crecimiento de lo que amamos?

Uno: creo que puede ser por el tiempo que le dedicamos al trabajo, al estudio, aficiones y amistades, hechos que nos hacen “olvidarnos” de esas personas especiales que hay en nuestra vida, ya sea padre, madre o hermanos, esposa o novia.

Dos: la distancia, caminos diferentes, formas de pensamiento y hasta tontas justificaciones.

Tres: la confianza de saber que la persona es nuestro familiar y siempre nos va a tener cerca de ella en todo momento y en toda situación y habrá reciprocidad.

Cuatro: Algunas ocasiones por orgullo, o por alguna situación del pasado, dejamos salir ese “Amor Escondido” y lo manifestamos a veces a tiempo y a veces a destiempo.

Cinco: nunca es tarde para demostrar amor, cambiar tú y cambiar tu entorno, y por supuesto tus relaciones sociales y laborales.

Recuerdo a una niña que me tocó ver recién nacida. La cargaba, le cambiaba los pañales, me divertía con ella y era ella en ese entonces, como ahora, todo mi querer, bueno, lo fue siempre, pero en mi corazón, ¡claro! la tenía llevaba ahí, pero era un “Amor Escondido”.

Creo que si el amor está en dicha situación en nuestro corazón y no se demuestra mínimo con palabras no fluye, por lo tanto no existe aunque esté escondido en el corazón.

La bella y graciosa bebé creció y se convirtió en niña. Yo le observaba cada gracia que hacía y ¿cómo no? Ffue la primera menor con la que conviví en mi adolescencia y a quien observé de cerca con cariño y amor inmenso.

Luego, la distancia nos separó, pero en la medida que pasaron los años el tiempo colaboró, junto conmigo, para que la relación se volviera distante, y creo que todos al ver que ocurren ciertas situaciones cubrimos el corazón con una coraza para evitar ser heridos, aunque el amor siga escondido.

Erich Fromm dice que no existe el amor cuando no se da. Yo estoy seguro de que sí, aunque no sirve de nada si no se comparte, ya que no lo manifestamos.

La joven en cuestión se convirtió en una brillante estudiante universitaria y luego en una profesionista exitosa. Yo, por mi parte, “desde la barrera” observaba y me deleitaba con sus éxitos; también sufría con sus tropiezos, que han sido pocos.

Orgulloso, alegre, lleno de satisfacciones y de la manera como podía seguía los pasos de la ya entonces bella muchacha que lograba ascensos laborales. Por mi parte, los disfrutaba, pero siempre desde lejos y callado.

Después de realizarse profesionalmente, le llegó el tiempo de cumplir su meta como mujer: casarse. Creo que fue ese el evento importante para que el “Amor Escondido” cambiara de nombre y de sitio.

Luego de varias acciones e intercambio de mensajes, palabras y acuerdos todo se dio por añadidura: ¡el amor dejó de esconderse! Bella alegría, excelente satisfacción y magníficos resultados posteriores en mi vida personal.

Bebé, niña, adolescente, joven y luego muchacha profesionista y ahora joven señora, quiero que sepas que mi cariño y amor por ti nunca desaparecieron, al contrario, siempre estuvieron presentes y hoy, como el día que naciste y que recuerdo como si fuera ayer, estoy muy orgulloso de ti.

Sagrario, mi hermanita más pequeña, doy gracias a Dios por la oportunidad que me da la vida de verte feliz y realizada, pero sobre todo, por liberar el “Amor Escondido”, hecho que nos hace plenos y felices. Amar es un arte sencillo, pero nosotros lo hacemos complicado.

Bien lo dice Erich Fromm: “Al amar se ha abandonado la prisión de soledad y aislamiento que representaba el estado de narcisismo y autocentrismo. Siente una nueva sensación de unión, de compartir, de unidad”.

Y usted, ¿administra su amor o lo tiene escondido para mejor ocasión? Ojalá no sea demasiado tarde cuando decida liberarlo.

Escrito por: José Jorge Hernández Briones (Saltillo, Coahuila)

Anuncios

7 pensamientos en “Amor escondido

  1. (: creo que el amor de papá, mamá, hermanos, abuelos, tíos… FAMILIA en muchas ocaciones será dificil de expresar, pero todo está en nosotros, en nuestro corazon, en nuestro sentir, por eso HOY YO’ te digo TE QUIERO MUCHO TÍO! porque quizas como tú ya lo dijiste despues será a destiempo, me gustó mucho tu escrito (: Dios Te Bendiga

  2. Me uno a las felicitaciones, definitivamente el único amor verdadero con el que contamos es con el de la familia que lleva nuestra propia sangre. Muy buen articulo!

  3. YES, o sea sí, sí, sí Yo también te felicito, ya que de esta forma plasmaste el sentimiento profundo, bello, inigualable que es el amor. y sobre todo felicito el abrir tu corazon hacia ese ser maravilloso que es sagrario.

  4. HE JORGE QUE BUENA PLUMA TIENES, ESTUPENDO ARTICULO GRACIAS POR COMPARTIRLO, Y SABES QUE CREO QUE TU ESTARAS EN SALTILLO PERO TU CORAZÓN SE QUEDO EN FRONTERA.
    SALUDOTES Y ARAZOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s