Ética y uso de psicofármacos

Autor:  @doctora 

El Dr. Joseph Biederman del Hospital General de Massachusetts es uno de los más influyentes paidopsiquiatrasde la Unión Americana.

Ha propagado su convicción de que el Trastorno Bipolar puede iniciar “desde el momento en que el niño abre sus ojos” al nacer, cuando era un padecimiento que se consideraba de inicio en la edad adulta.

Muchos psiquiatras ahora lo diagnostican en niños incluso menores de 4 años, basados en las investigaciones de Biederman, y tratándolos con potentes fármacos antipsicóticos.

“Necesitamos tratar a estos niños. Están en un estado desesperado” expresó Biederman en una entrevista, presentando un video de una llorosa madre describiendo la manera en que su hija en edad preescolar la atacaba antes de que la criatura comenzara el tratamiento para Trastorno Bipolar.

El jefe de psicofarmacología del Hospital General de Massachusetts comparó el trabajo de Biederman con los grandes avances científicos del pasado, como la invención de las primeras vacunas.

Sin embargo, la muerte de una niña de 4 años de edad por una sobredosis de fármacos que se le recetaron para tratar Trastorno Bipolar y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, ha disparado una creciente e intensa reacción contra Biederman y sus seguidores.

Mucha gente se preguntó por qué una niña tan pequeña estaba siendo tratada con ese tipo de fármacos, incluyendo uno que no estaba autorizado para su uso en niños. La psiquiatra que la atendía basó su defensa en los estudios de Biederman.

El problema con el Dr. Biederman es más profundo, y pronto trascendió entre la comunidad médica norteamericana, aunque no entre la mexicana: los extensos vínculos financieros entre la industria farmacéutica y sus investigaciones. Biederman ha recibido donaciones de 15 compañías farmacéuticas, incluyendo a Eli Lilly y Janssen, quienes fabrican los antipsicóticos Zyprexa y Risperidal, respectivamente, que les proporcionan ganancias multimillonarias y que curiosamente son los que Biederman recomienda.

Los diagnósticos de Trastorno Bipolar, Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), Trastorno de Conducta Disruptiva, Trastorno de Conducta en el Síndrome de Down, etcétera, se están convirtiendo en una moda entre los paidopsiquiatras, dejando a miles de niños con medicaciones peligrosas basadas en síntomas tan difusos como la irritabilidad y la agresividad, que podrían tener otras causas. Distinguir estos trastornos de los malos humores y caprichos comunes de los niños pequeños es difícil.

El padre de la niña que falleció, por ejemplo, acababa de regresar a su hogar después de una acusación de abuso infantil.

A partir de la muerte de la niña se ha  hecho una revisión de 8,343 niños que se encontraban con regímenes de tratamiento con los nuevos fármacos antipsicóticos para diagnósticos como los mencionados, para asegurarse que el tratamiento es adecuado.

Estos fármacos tienen efectos adversos documentados tales como diabetes, aumento considerable de peso, cardiopatías y trastornos en el desarrollo.

El modelo de práctica médica que tenemos en México es el norteamericano, desde mi punto de vista uno de los más perversos del mundo, y la psiquiatría no es una excepción.

Este modelo está fuertemente influenciado por la industria farmacéutica a la que no conviene que el paciente se cure sino que mejore, en una especie de “administración de síntomas” no sólo en las enfermedades psiquiátricas. Si se acabaran las enfermedades se quedarían sin negocio, es así de simple, y sé bien de lo que hablo porque trabajé para ellos en el área de marketing por mucho tiempo, hasta que decidí retirarme por motivos éticos cuando las reglas se modificaron.

La Industria Farmacéutica gana 5 a 6 veces más dinero que cualquier otra empresa de EU y quizás eso ha ocasionado que haya perdido su ética y cordura.En lo que más gasta la industria farmacéutica actual no es en la fabricación de los fármacos, ni tampoco en investigación y desarrollo sino en marketing.

La elaboración de los diagnósticos psiquiátricos cada vez con más frecuencia pasa por alto los problemas que las personas pueden tener en su vida cotidiana, así como la utilización de otros recursos como la psicoterapia y cambios en los hábitos cotidianos para enfrentarlos.

Cuando hablamos de psicofármacos, sobre todo, por lo general los pacientes permanecerán siendo usuarios de los fármacos ya sea ansiolíticos, antidepresivos o antipsicóticos por prácticamente de por vida, pudiendo presentarse síntomas de abstinencia muy serios si se suspenden.

Se han realizado investigaciones que demuestran que el ejercicio es más efectivo que el placebo y el antidepresivo con los que se comparaba en el tratamiento de la depresión.

No estoy en contra de la utilización de psicofármacos; cuando su administración está bien indicada como es en casos graves de depresión o de psicosis, pueden otorgar una mejor calidad de vida y mejorar el  pronóstico y función del paciente.

Pero abogo para que su utilización esté basada en investigaciones responsables que proporcionen información justa y equilibrada, sin investigadores pagados a modo por las grandes compañías farmacéuticas para que sus resultados cuadren con sus intereses, utilizando poblaciones de pacientes seleccionados para que así sea.

Los médicos debemos recuperar nuestra misión humanitaria y científica y nuestra responsabilidad, y enterarnos antes de prescribir que las indicaciones para un medicamento no están generadas por conocimiento médico, sino mercadológico.

Estamos obligados y tenemos el poder de exigir a la Industria Farmacéutica que regrese a prácticas responsables y éticas, pero también de voltear a vernos a nosotros mismos y cuestionar qué tipo de práctica médica estamos ejerciendo, sobre todo en la psiquiatría, en donde no hay nada que documente (como análisis de orina, sangre, escaneos, etc.) que el paciente padece una enfermedad, y concientizarnos de que existen en muchos casos opciones de tratamiento más efectivas y menos riesgosas que los fármacos, como la psicoterapia.

Escrito por:  @doctora  (Ciudad de México)

Anuncios

Un pensamiento en “Ética y uso de psicofármacos

  1. Lo que son capaces de hacer por tal de vendre Farmacos inutiles, Excusas basadas en infamias y absurdos para etiquetar a nuestros niños, ¿que acaso no es normal que un niño, ria, corra y sea feliz?

    Esa Mafia Medica que cree que excusandose con pseudo psiquiatras maquinas generadores de dinero o disque cientificos comprados por la ambicion. Como diria el doctor Jorge Carvajal: La medicina no necesita mas tecnologia, necesita MAS HUMANIDAD!!!

    Dios te bendiga y gracias por el post Saludos amiga

    Att: @Chiibiyu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s