Un Tributo Gofiano a Kafka

Autor: Adolfo Huerta Alemán

"Desintegración" by Mª Jesús Casal Rodriguez

Me  están  triturando  y  es  como  si  no  tuviera  huesos,   es  doloroso,  es  como  si  me  estuvieran  exprimiendo,  de  alguna  manera  me  están  sacando   la  sangre,  pero  no  es  sangre  la  que  sale  de  mí  cuerpo  amorfo,  son  sustancias,  solamente  jugos.   Me  siento  pequeño,  casi  insignificante, casi  nada.   El  dolor  me   hace  consciente,  el   maldito  dolor,  eso  que  te  hace  sentir  un   insecto,  eso   que  te  recuerda  que  la  vida  es   sólo   un  suspiro,  que  eres   comida   para   gusanos,  maldito  sea  el   dolor,  ¿Para  qué   sirve  el  maldito  dolor?  Sólo   para  recodarte  que  aún  estás   vivo  y  sigues  aquí.

Estaré  secuestrado  por  los  zetas,  no  creo  ¿Por  qué  habría  de  estar  secuestrado,  el  profe nos cuida, o no?  De  lo  que  si  estoy  seguro  es  que  me  están  triturando,  además,   no  recuerdo  haber  sido  levantado,  lo  último  que  recuerdo  es   que  estaba    bañando  a  Lady  Gaga  y   tenía  mí  mano  derecha  en  su  hermoso  y  delicado  seno  izquierdo,  dos  de  mis  dedos  jugaban   con  su  bellísimo  pezón  sediento  de  ser  tocado.

Ahora   me  mueven  de  un  lugar  a   otro  como  ropa  interior  de  mujer  en una  lavadora  automática,  la   vista   comienza  a  regresar  ò  más   bien  me  he  acostumbrado  a  la  oscuridad,   lo  que   puedo  ver  es   una   pared   roja  carnosa  y  lo  que  parece  que  me  tritura  son  rocas  blancas, , ,  como   dientes.

¿Dientes? ¿Cómo?  Y  lo  que  pensaba  era  mí  cama,  es  un  gran  pedazo  de  carne  rojiza  suave con  muchos  poros   que  absorben  los   jugos  que  salen,  de  lo  que  queda  de  mi  cuerpo  deforme,  qué  digo  deforme,  parece  vomitada  de  borracho  agrio,  después  de  nueve  días  de  estar  ahogado  en   tequila  y  haber  comido  menudo  con  cebolla  por  la  madrugada.

Resbalo por  un  tobogán  de  parque  de  diversiones  gigante, es  un  gran  tubo,  me  golpeo  a lo  que  parece  una  perilla  de  boxeo,  caigo  a  lo  que  me  imagine  que  es  el  infinito  ¿a  dónde  voy? ò  ¿me  llevan? Tal  vez,  nunca   he  sabido  a  dónde   voy  ¿debería  de  saberlo?  Me  siento  como  una  masa  que  nada  puede  hacer  contra  la  gravedad,  pareciera  material   de  desecho  eliminado,  pero  tirado  por  quién.  Con  el  súbdito  de la  caída  libre  he  dejado  de  sentir  dolor,  casi   es   pura  oscuridad  aquí,  me lascivo  como  semen  entre  los   dedos.

Por   fin  caigo,  se   supone  que  Soy  Yo, , , Soy  ò   qué  Soy  ¿qué  intenté  Ser? ¿qué  fuí?  Se  supone  que  estoy  vivo,  que  pienso:  ahora  no  sé   qué  Soy ¿dónde  estoy? ¿Quién  Soy  realmente?  Éstas   pinches   preguntas   existencialistas  que  siempre  te  siguen  como   una  sombra,  y  no  sé  si  nos  llevarán  a  algún  lado.

No  me  había  percatado,  pero  hay  silencio,  se  ha  calmado  todo,   todo  es  calma;  es  de  ese  silencio  monacal  seminarístico,  que  te  acosa  de  que  estás  en  el  lugar   equivocado,  en  la   hora  equivocada  y   para   joderte  más,   con  la  persona  equivocada,  por  lo  tanto,  has  hecho  la  elección   equivocada  de   tu  vida.   Me  quedo  inmóvil,  no  me  puedo  mover, me  quedo  sin   hacer  nada,  a  veces  es   bueno  no  hacer  nada  frente  a  lo  que  no  sabes  a  que  te  enfrentas,  a  lo  desconocido.   Tengo  la  sensación  de  ser  una  morsa  recién  parida  toda  pegajosa,  sólo  hay  quietud  inerme,  como   esa  quietud  en los  rostros  de  yeso  a  los  que  asisten  a  misa,  no  hacen  nada,  sólo  observan  y  no  hacen  nada,  se  contentan  con  su  quietud  mediocre.

De repente  se  abre  un  gran   hoyo  a  lo  que  parece  una  pared  roja,  aquí   todo  es  rojo  y  húmedo.

Comienzo  a  moverme  involuntariamente  y  algo  me  jala  hacia  el   hoyo,  descubro  ruidos  ò   voces  que  parecen  mascullar  frases,  que  no  logro  entender  en  una   lengua  extraña  a  mí  y  no  sé  por  qué,  ahora   resucitan  en  mí  las  clases  de  secundaria  sobre   biología,   del  capítulo   sobre  el  aparato  digestivo, podrá  ser  cierto  lo  que  me  dicen  las  viejas  clases  de  biología, , ,  El   hoyo. . .

Es  el  intestino   delgado ¿cómo?  y  lo  acompañan  movimientos   peristálticos,  hay   mucho   ruido,   es  el   movimiento  de la   digestión, esto  es   extraño,  acaso  estoy  pensando,  estoy   vivo,  es  una   pesadilla   kafkiana,  acaso   Soy   comida  ò  era   comida,    ahora   soy   un  material   viscoso  gelatinoso  que  va  como si  fuera  en  un  trenecito  de   mina,  que  va   dirigido  del  intestino  delgado  al   intestino   grueso.   Voy   pasando   cientos   de  millones   de   bacterias   y  no   puedo   reconocer  a   una  de  ellas,  tan  solo  ellas  existen   como   75  tipos  de   bacterias.

Entonces  no  estoy  secuestrado,  ni  nada  de  eso,  soy  desecho  de  comida,  pero  de  quién.   Ahora  llego  a  un  gran  filtro,  es  el   hígado,  me  convierto  como   queso  rallado  que  traspasa   una   pared    y   se   dirige  a   otra  que  recuerdo  que lo  llaman  páncreas.   Soy  expulsado  y   voy   cayendo   como  a  una   gran   alberca,    cuando  logro  sumergirme  en  esos   líquidos,  es  cuando  comienzo  a  sentir   una   quemazón   que  arde  y  no  la  soporto,  acaso   serán  los   jugos   intestinales   y  gástricos   que  están  compuestos   de  ácidos  clorhídrico,  para  asimilar   lo  que  sirve   para  el  cuerpo,  y   dividir  lo  que  ya  no   sirve.   Espero  ser  parte  de  lo  que  sí   sirva.   Pero  queman,  queman,   ¡quemaaan!. . .

Termina  el  martirio,  parece  como  si  me  hubieran  freído  en  aceite,  ahora  sé  lo  que  se  siente  cuando  echan   las  langostas   vivas  a  freír.   La  asimilación  llega  a  su   fin,  y  creo  que  no  he  sido  parte  de lo  que  sirva  para  el  cuerpo.

He  terminado  siendo  parte  del  desecho  desagradable,  de  lo  feo,  de  lo  fastidioso,  de  lo  asqueroso,  de lo  repulsivo,  de  lo  sucio,  de  lo  repugnante, de  lo  nauseabundo,  de  lo  corrupto,  de  la    porquería,  de  lo  apestoso, casi  como si  fuera  un  político  hoy  en  día:  tengo  la  maldita  certeza  de  que  he  terminado  siendo  caca;  mierda;  mojón;  un  gansito;  excremento; burócrata;  diplomático; heces;  deyecciones  como  dicen  las   buenas  conciencias  puritanas  y  moralinas.

Soy  mierda,  pero  de  ¿Quién? ¿Por  qué  Yo?  Esta  última  cuestión  no  puede  faltar.

Conducido  como  un  torpedo  por  el  tubo  del  recto  que  mide  tan  solo  12  centímetros,  pero  parece  que  recorro   una  cancha  de  fut bol soccer,  se   van  abriendo   las  grandes  paredes  del  canal   anal   como   hojas  planas  y   creo   reconocer   los  esfínteres   internos  y   ahora  los   externos,  la  lubricación  la   termina  lo  que  conocemos  como  mucos.

Me  lastima  la  luz,   pues  se  va  abriendo  el  gran  ano,  al  menos  así  lo  percibo  porque  es  chiquito  en  realidad,   así  sería  mí  nacimiento;  el  defecar  y el  nacer  estarán  unidos   por  su  semejanza,  serán  la  misma   experiencia ¿?.

Me  deslizo  cual  si  fuera  un   feto  no  deseado  y   tirado.   Caigo  en  un  charco  de  agua que  supongo  que  es  el  del  retrete.   Floto  en  paz,  ahora  el   olor  es  el  que  me  recuerda  de  alguna  manera  que  todavía  sigo   vivo,  es   un  olor  acidoso,  que  parece  que  te  lo  tragas,  es  insoportable  el   olor,  el  humor  de  algo  que  ya  no  sirve.  Se  aleja  el  ano  de  donde  salí  ¿de  quién  sería?  Como   si  se  tratara  de  dos  compuertas  de  un  calabozo,  no  es  del   todo  malo,   pues  me  siento  en  una   tranquilidad  inimaginable  jamás  vivida,  aquí  flotando  y  aunque  sea  mierda,  tengo  la  sensación  de   ser   libre  ahora, , ,  ¡Nooo!.

El  agua  forma   un   gran  remolino   y  me  arrastra   por  otro   hoyo  ahora  de  cerámica,  ya  no  hay    color  rojo,  ahora  es   blanco,  me   voy,  me   voy,  ¡aaa!.

Regresa  el   maldito   dolor,  pues  cada  vez   que  roso  en   los   muros  de  la    tubería  del  caño  voy  manchando  de  mí  mierda  las  paredes,  voy  dejando   parte  de  mí  como   si  fueran  grafitis  mal  hechos  de   niños  de  kínder.  El  camino será  largo,  no  lo  sé,  pero  mí  intuición  femenina  me  dice  que  a  donde  voy  a  ir  a  parar,  no  es  nada   agradable.

Lo  que  comienzo  a   vislumbrar  es  el desagüe  del  apestoso  drenaje,  salgo  impulsado  con el  resto del  agua  que  ya  no  es  virgen,  me   dirijo  a   una  inmensa  masa  que  parece  no  tener  límite  y   fin.    Parece  el  mar,  pero  ahora  no se  ve  el  bello  ocaso,  sino   todo  es  gris  y   con  un  mal  olor. . .

Por  fin  termino  por  caer,  no  es   posible,  ahora  termino  siendo  parte  de   toda  esta  masa  acéfala  sin  significado, sin  fundamento,  sin  horizonte,  sin  historia,  me  pierdo  dentro  de  toda  esta  mierda,  soy  parte  de  una  gran  masa  sin  rebelarse  por  lo  que  es,  pierdo  mí  identidad,  si   acaso   la  tuve  alguna vez, , ,

¿Qué   mierda  Soy? ¿Qué  mierda   Somos? ¿Ahora  qué  sigue?  ¿De  quién  fuí?  ¿Quién  Soy? ¿Qué  Soy?  ¿Mierda?  Soy  Mierda  de  Dios.

@GofoAutor

Escrito por: Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila)

Anuncios

7 pensamientos en “Un Tributo Gofiano a Kafka

  1. Es lógico que la humanidad sea mierda de Dios, siempre la ha tenido en el olvido, arrojada a la depredación y muerte en un mundo sin corazón.

  2. Excelente estructura e ideas..
    y comparacion entre la realidad y lo subjetivo..

    esta pequeña lectura te motiva a levantarte de toda la “mierda” (sociedad, gobierno, religiones.. lo dejo a su criterio..) en la ke estamos inmersos..

  3. jajajajajajajajja felicito de ante mano esta lectura divertida el saber que no somos nada ante los ojos de Dios y el saber que tal parese ue muchas veses somos de provecho para los demas cuando no lo somos, por eso al rescatarnos Jesus del pecado nos a echo libres y lentado de la nada de lo miserable de lo vil, a lo apresiable

    Felicidades muy buena la lectura jajajajaja

  4. Así es Juany, entendiste muy bien la crítica del cuento, , , GRACiAS por darte tiempo de leernos, , , Llevando la LECTURA por otros medios! ! !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s