Letras del Norte

Blog de Análisis y Reflexión en torno a México y sus síntomas en el contexto de la posmodernidad

EL Lado Femenino de…

Autor: Adolfo Huerta Alemán 

“Durante   buena  parte  de  la  historia,  Ánonimo  fue  una  Mujer”  
De  Virginia  Woolf.  

¿A  quién  carajos  le  importa  el sacerdocio  de  las   mujeres?.  Pues,  a  ti  y  a  mi;  o,  cuando  menos  debería  de  importarnos  y  de  incluir  el  tema  en la  próxima  agenda  vaticana,  de  las  tareas  pendientes  que  tiene  la  Iglesia  católica,  no  es  justo  que  la  Iglesia  siga  escondiendo  la   cabeza  bajo  tierra,  y   hacer  como  que  no   pasa  nada  y  de  que  estamos   bien  así.  

¿Cómo  poner  el  tema  en  la  mesa  de  discusión?.  Ante  una  Iglesia  jerárquica comandada  por  hombres solamente a  lo  largo  de  un  poco  más  de  dos mil años  y  ante  una  feligresía  educada  tradicionalistamente  bajo  la  óptica  de  lo  masculino  y  por  sacerdotes  hombres.  ¿Cómo  sensibilizarnos  y  abrirnos  ante  ésta  propuesta?. Que  para  mí  yá  está  retrasada  y  tal  vez,  está  llegando  tarde  a  nuestra  Iglesia  universal,   tal  vez  el  sacerdocio  de  las   mujeres  llegue  cuando  yá  no  haya  católicas  y  católicos  que  quieran   vivir  y  celebrar  su   fe,  por  lo  tanto,  los  templos  católicos  sólo  serán  grandes   tumbas – mausoleos,  que  nos  recordarán  que  alguna  vez   hubo  creyentes.  

Como  dicen  por  allí,  tal  vez  la  Iglesia  no  se  acabe, pero  lo  que  sí  es  verdad  es  que  se  va  ir  quedando  sola,  espero  equivocarme.  

Aquí  la  tarea  es  de  inclusión  y  no  de diginidad, pues  no  está  en  discusión  la  dignidad  de la  mujer  y  su  igualdad, no  olvidemos  que  nosotras(os)  creemos  en un Dios  que  nos  creo  por  igual  a  la  mujer  y  al  hombre,  a  su  imagen  y  semejanza,  tampoco  se  trata  que  las  mujeres  tengan  el  orden  sacerdotal  para  ser  iguales  al  hombre,  o  para  tener  la  idea  equivocada  de  ganarse  así  su  dignidad.  
La  dignidad  de  todo  ser   humano  no  se  la  dá  un  Estado – gobierno,  o  una  supuesta  iglesia – religión  en  particular.  Todo  ser   humano  tiene  dignidad  por  el  simple  hecho  de  haber  nacido  y  estar  vivo:  toda  mujer  y  hombre  tiene  dignidad,  ésta  le  viene  intrínseca  a  su  Ser,  independientemente  de  su  color de  piel; o  raza;  nacionalidad;  o  religión; preferencia  sexual;  o estatus  social.  

Y  cuando  hablo  de  inclusión,  me  refiero  de  incluir  a las  mujeres  en el  orden  sacerdotal  y  no  dentro  de  la  Iglesia,  pues,  bien  sabemos  que  nuestras  iglesias  las  que  verdaderamente  trabajan  son  ellas,  solamente  las  mujeres  son  la  mayoría  que  tienen  apostolados  en  nuestras   comunidades  cristianas.    

Durante  el  siglo  XIX  el  desafío  moral  más  grande  fue  la  esclavitud.  En  el  siglo  XX  fue  el  totalitarismo.  En  este  siglo  es  la  brutalidad  ejercida  sobre  tantas  mujeres  y  niñas  alrededor  del  mundo: tránsito  de  miles  de  niñas  y  jovencitas  en  prostitución  y  tráfico  sexual;  pornografía  infantil,  ataques  con  ácido  contra  mujeres  no   vírgenes,   quema   de  novias  y   violaciones   sexuales  en  masa; (Un estudio  descubrió  que  Treinta y Nueve Mil  niñas  morían  anualmente  en  China porque sus papás no  les dan  el  mismo  cuidado médico  que  a  los  niños – hombres.- Letras Libres Nº 136 Abril 2010 página 15), que  no  se  nos  olvide   lo  que  dice  un  proverbio  chino: “Las  Mujeres  sostienen  la  mitad  del  cielo”. 

El  mundo   está  despertando  a  una  verdad   muy   poderosa:  las  mujeres  y  las   niñas  no  son  el  problema,  son  la  solución,  qué  lástima  que  la  Iglesia  católica   no  esté  despertando  a  esa  verdad,  ò   que  no  vaya  a  la   par  de la  humanidad,  y  una  vez  más  la  Iglesia  se  haga  a  un  lado  y  una  vez  sea  cobarde  y  no  acompañe  a  la  humanidad  en  sus  procesos  de  evolución.   No  soy  partidario  de  una   Iglesia  entonces  que  no  acompañe  a  la  humanidad,  que  vaya  a  su  lado  en  sus  sueños  y  frustraciones (Más  de  cien  millones  de  niñas  y  mujeres  están  desaparecidas.- Sen  The New  York  Review of  Books de 1990).  

Claro,  es  justo  preguntar,  ¿dar  más   poder  a  las  mujeres?  está  muy   bien,  pero  ¿cómo  hacerlo  de  modo  efectivo  en  nuestra  Iglesia?.

Haríamos  muy  bien  por  comenzar  con   la  educación  en   todos  sus  aspectos:  desde  la  educación  en   la   familia.  Provengo  de  una  familia  de  cinco  y  tengo  tres  hermanas,  cuyos  padres  nos  educaron  que  todas  y  todos  tenemos  las  mismas  oportunidades;  derechos  y  obligaciones.  El  machismo  no  comienza  en la  iglesia  ó  en  la  cultura,  comienza  en la  familia.  Y  la  educación  tiene  que  ver  mucho  en  las  primeras   influencias  de  nuestra   formación,  después   prosigue  en  la  escuela;  continua  en  la  Iglesia;  en  la  sociedad  y  luego  en la  cultura.  Hay  que  acabar  con  aquella  maldita  frase: “Si  eres  mujer,  para  qué  estudias  si  te  vas  a  casar ¿qué  más  te  queda  si  naciste  mujer?”.

No  es  una  moda  hablar  del  sacerdocio  en las   mujeres,  ni  tampoco  es  para  distraer  de  los  otros  problemas  urgentes  de la  sociedad  como  el  de  la  corrupción  y  violencia.  
Sino,  es  fruto  de  la  evolución  y  la  toma  de  conciencia  de  la   mujer   sobre   su  insustituible  papel  de  su  Ser:  en  la  familia;  en la  sociedad;  en  el  trabajo;  en la  cultura;  en la  política;  en  lo  social; y  en  la  Iglesia.   
Si  estoy  escribiendo  éstas  líneas,  es  por  que  responde  y  existe  una   triste  y  añeja   realidad:  constatamos  opresión;  injusticia  y  explotación  hacia  muchas  mujeres,  hoy  en  día   todavía.   Tenemos  que  reconocer  que  quienes  provocamos  esta   situación  prácticamente  somos  TODOS,  y  en  más  de  una  ocasión  es  la  misma  mujer  que  pasa  de  ser  víctima  a  ser   agresor – verdugo,  y  ella  misma  es  cómplice  de  su  propia  tumba.  

Es  muy  necesario  aún  hablar  y  escribir,  acerca  de  la  gran  deuda  que  tiene  el  hombre  y  su  Iglesia  con  respecto  a la  mujer  en  todos  los   campos  del   progreso   social  y   cultural,  y  no  se  diga  para  abrir  el  sacerdocio  a  las   mujeres.   Que  no   se  nos  olvide  en  un  país  como  el  nuestro,  en  donde  más  del  21%  de  los  hogares  lo  sostiene  exclusivamente  los  hombros  de  una  mujer;  en  donde  más  39%  de  las  familias  están  rotas  por  los   divorcios  y  es  la   mujer  divorciada  la  que  saca  adelante  a  sus  hijos. ¿Cómo  ser  mujer  y  no  morir  en  el  intento? ¿Exagerado? ¿Tú  crees?  y  ¿Tú  qué  piensas  Mujer?.  

Es  reto  de  la  misma  mujer  actual,  el  reconocer  su  propia  identidad – dignidad,  y  no  menospreciarse  por  ser  mujer.  

No  descartes  que   las  cosas  a  las  que  estamos  acostumbrados  acaban  volviéndose,  desde  nuestro  punto  de  vista  reducido, parte  de  la  naturaleza  y  de  una  naturaleza  inmutable.  La   costumbre  hace  ley,  y  ésta   acaba  siendo  exponente  calificado  de la  realidad.  El   orden  social  dominante,  por  lo  menos  en las  culturas  occidentales,  estableció  un  sistema   social  jerárquico  determinado  por  el  sexo,  este  orden  sexuado  determinó  las  estructuras  humanas  y  nuestras   relaciones,  por  lo  tanto  el  hombre  se  impuso,  y  no se  diga  nuestra   Iglesia  terminó  por  ser dirigida  exclusivamente  por  hombres – machos. 

Tenemos  la  tarea  de  quitarnos  los  prejuicios  que  han  acompañado  a  nuestra  Historia  en  cuanto se  refiere  a  la  mujer.  No se  diga  en  la  Biblia; en  los  textos  bíblicos  sobre  las  mujeres  son,  como  la  punta   del  iceberg,  mero  indicio  de  lo  que  está   sumergido  y  oculto  en  el   silencio  histórico.  Pero  bien,  ésto  dá  para  otro  ensayo,  que  más  adelante  hablaremos.  ¿Qué  clase  de  Dios  estamos  proclamando  los  cristianos  donde  la  mujer  está  siempre  en  segundo  lugar?. 

¿Cómo  abrirnos  al  sacerdocio  de las  mujeres?.  Divulgando  la  discusión  en  nuestras   familias;  en  nuestras  comunidades  y  en  nuestros  grupos.  Claro,  las  mujeres  deberían  de  ser  las  primeras  en  no  oponerse  y  subestimarse  para  esta  bella  tarea. 

“las  mujeres   han  de  ser  educadas  como <<mujeres  para  los  hombres>>.  En  consecuencia,  las   mujeres   temen  perder   su   identidad  y  su  prestigio  femenino  en  el  ámbito   cultural  y  religiosos  si  ya  no  digma  de  su   relación  con  Jesús,  el  hombre  prefecto  por  el  cual  viven”.  De   Elisabeth  Schüssler  Fiorenza  en  su  pólemico  libro; Cristología  Feminista  Crítica, , ,  Hacia  una  Cristología  Rosa;  Ed.  Trotta; 2000. 

No  tengamos  miedo  de  romper  con  todos  aquellos  tradicionalismos  y  prejuicios,  que  yá  no  responden  a  vivir  una  fe  en  una  sociedad  contemporánea.   Luchemos  por  los  nuevos   rostros  de  la  Iglesia,  para  que  realmente  llegue  a la  mujer  y  al  hombre  de  ésta  época.

No  estoy  afirmando  que  con  el  sacerdocio  de las  mujeres,  muchos  de  los  problemas  de  la  Iglesia  y  de  la  sociedad  se  vayan  acabar,  pero  si  los  compartiríamos,  y  los  complementaríamos  con  el  punto  de  vista  femenino,  ¡falta  tu punto  de  vista  MUJER,  en  nuestro  sacerdocio!.    

Por  ejemplo,  si  en mí  diócesis  hay  un poco  más  de  160  sacerdotes  para  atender  a   toda  la  población  que  abarca  mí  diócesis;  sí  yá   hubiera  mujeres  sacerdotes,  no  dudaría   que  nos  doblarán  en  número  y  habría  un  poco  más  de  160  sacerdotes  mujeres,   junto  con  los  hombres   seríamos  un  poco  más  de  300  pastores  entre  mujeres  y  hombres.    Habría  más  gente  atendida  y   dirigida;  habría  más  parroquias  en  nuestra  diócesis;  habría  más  promoción  sobre  la  ternura  de  Dios, pero  en  fin,  creo  que  salimos  más  perdiendo  la  Iglesia  al  seguir  cerrrándonos  ante  el  sacerdocio  de  las   mujeres.

Se  me  hace  que  el  Vaticano,  junto  con  todos  sus  obispos  y  sacerdotes  tienen  miedo  a  soltarles  el  poder  a  las  mujeres,  pues  sí  ellas, las  mujeres  yá  hubiera  sacerdotes:  serían  más  comprometidas  y   trabajarían  más  a lado  de   nuestro  pueblo.   ¡Aaa!  qué  machos,  no  que  muy  hombrecitos.     

A  ver,  a  qué  hora  reacciona   la  Iglesia  católica  y   veremos  nacer  el  primer  seminario  de  seminaristas  mujeres.  ¿Quién  se  apunta  para  ser  la   primera  mujer  sacerdotiza  de  Letras  del  Norte?.  

De  una  mujer  afro – norteamericana  y  ex  esclava  que  no  podía  leer  y  escribir,  Sojourner  Truth
¿De  dónde  vino  tu  Cristo?
¡De  Dios  y  de  una  mujer!
¡El  hombre  no  tuvo  nada  que  ver  con  él!
Si  la  primera  Mujer  que  hizo  Dios
fue  tan  fuerte  como  para  poner  el  mundo
del  revés  ella   sola
entonces   juntas   las   mujeres  deberían  poder
enderezarlo  otra  vez. 

Y  ésta  es  mejor: “Levantate  cada  mañana  y  vive  Mujer,  que  cuando  tus  pies  toquen  el  suelo,  hasta  el  mismo  pinche  Diablo  diga;  ¡en  la  madre!  Yá  se  levantó  ésta  ¡Cabrona!.   

Para  empezar  a  abrir  nuestra mentalidad,  no  dejen  de ver  la  película: “La  Leyenda  de  las  Ballenas”  la  puedes  rentar  o  verla  por  vía  internet.

@GofoAutor

  Escrito por: Adolfo Huerta Alemán (Saltillo, Coahuila. Mx.)

About these ads

3 comentarios el “EL Lado Femenino de…

  1. cristy reyes
    1 julio, 2011

    tiene razon el comentario de verduzco , hasta en las mujeres hay esa “igualdad” de corrupcion. pero es bien cierto que solamente a traves de nosotras” mismas y mismos” , es como podemos sanear los diferentes ambitos en lo que nos movemos, y claro hay que empezar desde lo mas pequeño y cercano como lo es la familia, el tabajo, la oficina, en el templo al que se asiste, en fin, pero creo que lo que lo que lo impide es la apatia, el moralismo, los prejuicios, pero quienes ya iniciamos no hay que declinar, !animo! hay que seguir.

  2. Adolfo Huerta Alemán
    27 junio, 2011

    Claro Gabriel, el Sacerdocio su sentido siempre ha sido el de servicio a la Humanidad, y también habría que purgar a la estructura eclecial para lograr una comunidad más participativa.
    Y las mujeres no están excentas de la corrupción, pero junto con Ellas trataríamos de sanear nuestra Iglesia de su visión de poder, y de que ese poder sirva para la realización y plenitud de toda y todo creyente.
    GRACiAS! ! ! LLevando la LECTURA por otros medios alternativos: Hacia un país mejor informado y más participativo! ! ! LEyENDO y ACTUANDO! ! !

  3. Gabriel Ignacio
    27 junio, 2011

    Ese Gofo, yo nomás apuntaría tres cosas:

    1) si seguimos leyendo el sacerdocio (femenino o no) en clave de PODER, sean hombres o mujeres quienes lo detenten, el testimonio evangélico no sería lo más auténtico. El sacerdote “ministerial” tiene como clave el servicio;

    2) ¿No abundan las mujeres que sirven de muchos modos en las comunidades cristianas? En mi opinión, habría que diluir el “despotismo ilustrado” de los obispos, párrocos, curias, etc. en la gente de la comunidad cristiana, responsable y comprometida de veras (al modo de los caracoles zapatistas);

    3) Hay muchas experiencias de mujeres “empoderadas” (como gustan decir ahora) y no son mejores que las de los varones. La corrupción y los vicios del poder también están ahí. Y si no, que miren a las diputadas “juanitas”, las lideresas de colonias, la maestra Elba Esther o Martha Sahagún… en fin.

    Primero habría que sanear a nuestra Iglesia de su ambición de poder.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 junio, 2011 por en Adolfo Huerta Alemán y etiquetada con , .
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 419 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: